Introduce tu búsqueda

  • [8][Portada][slider3top]

    Crítica | Birth of the Living Dead

    Birth of the Living Dead

    Frugal estudio sobre el padre del terror contemporáneo

    crítica de Birth of the Living Dead | de Rob Kuhns, 2013

    1968, además de suponer un punto clave en materia sociológica, marcó también un antes y un después en la historia del cine de género. En ese año se estrenaron dos películas que vendrían a otorgar algo de dignidad al decadente cine de Ciencia-Ficción, que por aquel entonces no gozaba del beneplácito ni del público mayoritario ni de la crítica. Hablamos, claro, de 2001: Una odisea del espacio (2001: A Space Oddysey, Stanley Kubrick) y El planeta de los simios (Planet of the Apes, Franklin J. Schaffner). Existe cierto consenso entre la crítica especializada que determina que, gracias a estos dos títulos y a otros dos enmarcados en el terror, el cine fantástico entró en la edad adulta. Estos son La semilla del diablo (Rosemary’s baby, Roman Polanski) y, por supuesto, la imperecedera La noche de los muertos vivientes (Night of the Living Dead, George A. Romero). Con esta película, un puñado de jóvenes cineastas de Pittsburgh dio el salto de la publicidad a los autocines, destrozando de sopetón varios convencionalismos y causando verdadero pavor entre una audiencia que no estaba preparada para lo que se le venía encima. Con los años, George A. Romero fue escribiendo una mitología en torno a la figura del muerto viviente que ha sido objeto de estudio en numerosas ocasiones. Hace unas temporadas pudimos disfrutar del excelente documental One for the Fire: The Legacy of ‘Night of the Living Dead’ (Robert Lucas, Chris Roe, 2008), incluido en el DVD y BluRay de la La noche de los muertos vivientes que editó Tribanda. Acudiendo a un ejemplo más reciente, tienen el recomendable libro George A. Romero. Cuando no quede sitio en el infierno (Luis Pérez Ochando, Editorial Akal, 2013) que, para desgracia de algunos lectores (entre los que me incluyo), pone más énfasis en las conexiones psicológicas y sociales de los no muertos con nuestro mundo cotidiano que en el análisis cinematográfico de la obra de Romero.

    En ese mismo tono nos encontramos ahora Birth of the Living Dead, un nuevo documental que pretende arrojar algo de luz extra sobre los ya sobados zombis romerianos. Lamentablemente, no tiene mucho que ofrecer a los ya iniciados en la materia o que, como mínimo, conozcan cualquiera de los dos referentes que he citado en el párrafo anterior. Birth of the Living Dead (también conocido como Year of the Living Dead) carece de esa capacidad que tienen los buenos documentales de llevarte de un punto A a un punto B trazando por el camino un viaje de interés progresivo para el espectador. De realización excesivamente plana y con participaciones poco ilustres (salvo la del propio Romero, claro) o incluso demasiado coyunturales (Gale Anne Hurd, una de las productoras ejecutivas de The Walking Dead), el documental parece más oportuno para ocupar espacio en los extras de alguna edición doméstica del clásico de Romero que para ser proyectado en pantallas de cine. Rutinario, carente de ritmo y poco imaginativo, el trabajo de Rob Kuhns se limita a ir saltando de un tema a otro sin seguir un rumbo demasiado claro, confiando en los bustos parlantes contando anécdotas como máximo reclamo, y poco más. Y eso que los primeros minutos prometen bastante: las imágenes de los spots comerciales que filmaban Romero y sus compañeros en Latent Image son dignas de ver, especialmente las que pertenecen a uno titulado The Calgon Story que tomaba prestada la imaginería de Viaje alucinante (Fantastic Voyage, Richard Fleischer, 1966).

    George A. Romero en Birth of the Living Dead

    Pero el enfoque de Birth of the Living Dead pronto se aparta de la curiosidad cinéfila, las anécdotas sobre la filmación de la cinta de 1968 empiezan a quedar en un segundo plano y comienza a desvelarse la verdadera intención del documental: ofrecer un rápido estudio sobre por qué la película se convirtió en un hito más allá de las salas de cine; sobre cómo reflejó involuntariamente la ira y la decepción de la sociedad norteamericana (y global) de finales de los 60 y, especialmente, por qué se pensó que la película tenía un fuerte mensaje en contra de las diferencias raciales y cómo afectó el hecho de que el protagonista fuera afroamericano. Todos los buenos fans de Romero saben (y él mismo se encarga de aclararlo de nuevo aquí) que el hecho de que Duane Jones fuera el protagonista principal de La noche de los muertos vivientes se debió a su valía como actor y no al color de su piel. No había ninguna implicación sociopolítica en ello y el destino del personaje no obedecía a ninguna otra intención que no fuera la de dinamitar la narrativa tradicional y, de paso, hacer que el espectador abandonara la sala con la sensación de haber sido aplastado por una apisonadora. Pero parece que el público de la época no estaba preparado para algo así. Y, a tenor de la tinta que sigue generando, el actual tampoco. Si quieren profundizar algo más en la obra maestra de Romero revisen la película y vean el documental One for the fire. Si no han hecho ninguna de las dos cosas, puede que Birth of the Living Dead les resulte informativo, interesante y satisfactorio. Pero a este crítico le supo a poco. ★★

    Pedro José Tena
    redacción Badajoz

    Estados Unidos, 2013, Birth of the Living Dead. Director: Rob Kuhns. Productora: Glass Eye Pix, Predestinate Productions. Montaje: Rob Kuhns. Fotografía: Suprotim Bose, Rahsalih L. Campenni, Michael Grippo, Goro Toshima. Apariciones de: George A. Romero, Larry Fessenden, Mark Harris, Gale Anne Hurd, Elvis Mitchell, Samuel D. Pollard, Chiz Schultz, Jason Zinoman Duración: 76 minutos.

    Birth of the Living Dead póster
    Publicidad

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    Panorama

    Clásicos