Introduce tu búsqueda

  • [8][Portada][slider3top]

    Karlovy Vary 2013 | Cuarta jornada

    Viva la libertá | Kviff 2013

    ANIMANDO LA PASARELA DE LA FAMA

    crónica del cuarto día en Karlovy Vary 2013 | Críticas de Viva la libertá, The Congress, El triste olor de la carne, XL y Papusza

    Ayer pedía a quién me oyese que la sección oficial de esta 48ª edición del festival de Karlovy Vary incluyera una propuesta más ágil y divertida. Mis deseos fueron colmados a la mañana del día siguiente. Efectivamente, la cuarta jornada se iniciaba con el pase de Viva la libertà (Roberto Andò, 2013), tragicomedia italiana con el protagonismo absoluto de un genial Toni Servillo. Justo después debía recuperar el visionado de The Congress (Ari Folman, 2013), pues las expectativas manifiestas que había levantado este filme agotaron las entradas de su anterior proyección. Y por la tarde me quedaban tres películas en competición. Dos eran igualmente de la selección oficial; XL (Marteinn Thorsson, 2013) y Papusza (Joanna Kos-Krauze & Krzysztof Krauze, 2013), la peor y la mejor por ahora; mientras que la otra forma parte del Forum of Independents: la española El triste olor de la carne (Cristóbal Arteaga, 2013), una propuesta de nimio presupuesto y radical resolución a cuya proyección sorprendentemente asistieron bastantes valientes. La cuarta jornada ha sido pues intensa, tanto más cuanto que la misma ha discurrido bajo un sol que ya se acerca a su definición veraniega.

    Viva la libertá

    VIVA LA LIBERTÀ

    de Roberto Andò
    Intérpretes| Toni Servillo, Valerio Mastandrea, Valeria Bruni Tedeshi
    Italia
    SELECCIÓN OFICIAL | COMPETICIÓN

    Una época de penuria suele encararse mejor con humor e ingenio. Así lo plasma el cineasta Roberto Andò, que adapta su propia novela sobre la huida del secretario del partido de la oposición en Italia, ante el pánico de sus partidarios, en el contexto actual de crisis social y política. A su mano derecha se le ocurre entonces que su hermano gemelo, un filósofo recién salido de un manicomio, ocupe su puesto y calme los ánimos. Sin embargo, esta extravagante solución tomará un camino inesperado. Tal premisa apunta por tanto a la clásica comedia de suplantación de identidad, aunque el efecto cómico se refuerza por las implicaciones a mayor escala que tiene la historia, por cómo refleja una situación tan actual y criticada, y por el gran trabajo de Toni Servillo a cargo de los dos hermanos protagonistas. La película en definitiva goza de un ritmo elegante y de una gracia muy sana, y. aunque no es especialmente original ni memorable, le deja a uno con un gustoso sabor de boca cuando llegan los créditos. ★★★★★

    The Congress

    THE CONGRESS

    de Ari Folman
    Intérpretes| Robin Wright, John Hamm, Harvey Keitel, Danny Huston, Paul Giamatti
    Israel, Alemania, Polonia, Luxemburgo, Francia, Bélgica
    SECCIÓN HORIZONS

    La esperada y ambiciosa película de Ari Folman, con un reparto de campanillas y una historia de ciencia ficción extraordinaria, apuntaba alto, pero la recepción ambivalente, por no decir dura, que sufrió en Cannes también generaba dudas. Y en efecto, la cinta es decepcionantemente irregular, sobre todo teniendo en cuenta que su primera media hora aproximadamente, o más precisamente el tiempo que dura hasta el primer sueño que Robin Wright tiene en el hotel donde se celebra el congreso que da título al filme, es vibrante y apasionante. Aquella parte se corresponde principalmente con la propuesta que el estudio Miramount le hace a Wright (que hasta cierto punto se interpreta a sí misma) para escanear su imagen y utilizarla sin su posterior consentimiento en cualquier producto audiovisual que se genere a partir de entonces. Su agente es interpretado por Harvey Keitel, el médico de su hijo por Paul Giamatti y el jefe del estudio por Danny Huston: los tres tiene conversaciones alargadas con Wright, que a veces casi se convierten en monólogos, con diálogos trascendentales captados con una planificación tan sucinta como inquietante, pero ello no chirría porque el contexto es altamente intrigante. El conflicto es fortísimo y estamos deseando saber en qué va a desembocar esta innovadora propuesta: por eso aunque aquí se sobreactúe un poco y haya quizás demasiada solemnidad, funciona porque la situación es casi de vida o muerte y las espadas están permanentemente alzadas. Y para terminar de dejarnos boquiabiertos, la película da un salto temporal de veinte años y vemos a una Robin Wright envejecida, convocada a un congreso futurista emplazado en una región animada, una animación psicodélica que a partir de entonces domina la pantalla. Su entrada en el hotel, contemplando criaturas a cada cual más singular, al son del Piano Trio de Schubert, prolonga el asombro. Pero Folman ya no puede sostenerlo mucho más, y partir de ahí la el interés de la película va decayendo progresivamente. Ya no hay un objetivo claro en juego, que nos mantenga en vilo, sino una mera sucesión de secuencias visualmente excitantes e imaginativas. Además, en su último acto la cinta comete el imperdonable error de caer en elementos de lo más convencionales del género, como la píldora que permite volver al mundo real pero solo a uno de dos amantes, o el guardia que espera a la salida y que nos remite al mismo personaje que dejaba entrar anteriormente a Wright en ese hotel de pesadilla. En otras palabras, estamos ante un caso claro de película que va de más a menos, de una trama brillante y prometedora a una que pierde casi toda originalidad, por mucho que el tratamiento visual siga siendo inventivo. Es por tanto un defecto mayor en una película que constantemente pretende mostrarnos algo nuevo. ★★★★★

    Triste olor de la carne

    EL TRISTE OLOR DE LA CARNE

    de Cristóbal Arteaga
    Intérpretes| Alfredo Rodríguez, Ruth Sabucedo, Sabela Vázquez
    España
    FORUM OF INDEPENDENTS

    De otra sección menor en competición hemos rescatado esta película española sobre los últimos 90 minutos de un desahuciado. Lo seguimos mientras intenta a toda costa conseguir algo de dinero, vendiendo objetos de su casa e incluso abandonando su coche: suponemos que para pagar la cantidad suficiente que permita evitar el desastre, aunque dejamos ya apuntado que no es así. De hecho, el desenlace se desconoce durante todo el metraje, porque el mismo está rodado enteramente en un plano secuencia (que casi siempre se corresponde a un primer plano del protagonista), por lo que toda la acción gira en torno a las vicisitudes de dicho protagonista y no tenemos pistas de lo que sucede fuera de su campo de visión, más allá del contexto que nos proporciona el debate sobre el estado de la nación retrasmitido en la radio. La solución técnica del plano secuencia es atrevida y justificada, en tanto que realmente estamos asistiendo a las últimas horas de una vida tal como se conoce, y narrativamente puede ser interesante ya que compartimos incluso el cansancio y el desasosiego que sufre este hombre. Sus viajes en coche y en autobús se nos muestran de forma íntegra, durante varios minutos. sin diálogo ni movimiento más allá de un desvío de la mirada o una torcedura de gesto. Pero las elipsis en el cine son necesarias, y se requiere mucho ingenio y mucho dinamismo para que no se echen de menos. El triste olor de la carne, rodada con unos 2.500 euros de presupuesto, carece en gran medida de tales cualidades, pues las situaciones que se nos van mostrando no son excesivamente sorprendentes ni la planificación es tal brillante como se espera. El esfuerzo en cualquier caso es meritorio. ★★★★★

    XL, de Marteinn Thorsson

    XL

    de Marteinn Thorsson
    Intérpretes| Ólafur Darri Ólafsson, María Birta Bjarnadóttir, Nanna Kristín Magnúsdottir
    Islandia
    SELECCIÓN OFICIAL | COMPETICIÓN

    En casi todo festival de clase A del viejo continente se espera que una de las inclusiones de su selección oficial genere polémica y provocación. Tales festivales no serían lo mismo sin al menos una película grosera y vanguardista que revuelva un poco el ambiente. Pues bien, en esta edición del certamen checo tal ejemplar ha llegado con la islandesa XL, un alocado y frenético retrato de los excesos sexuales y alcohólicos de un diputado. Con un montaje invertido o alternado y una fotografía a menudo en subjetivo, con planos desenfocados o extrañamente cromáticos, Thorsson pretende trasmitir cierta idea de decadencia y de enardecimiento a la que le falta con todo un hilo más sugerente al que agarrarse. En efecto, pocos elementos del filme son atractivos y la sensación final es más de indiferencia que de morbo o perturbación, algo que va totalmente en contra de sus objetivos. Es en definitiva también un riesgo que corre esta inclusión de rigor, por ahora la peor de su sección. ★★★★★

    Papusza

    PAPUSZA

    de Joanna Kos-Krauze & Krzysztof Krauze
    Intérpretes| Jowita Budnik, Antoni Pawlicki, Zbigniew Walerys
    Polonia
    SELECCIÓN OFICIAL | COMPETICIÓN

    Y en casi todo festival de esta clase también suele haber, con algo de suerte, una propuesta que les de bastantes vueltas a las demás y se perfile como favorita para alzarse con el mayor premio, aunque seis contendientes aún no se hayan presentado. Ha sido una mera coincidencia que la misma haya llegado poco después de la anterior, de la mano del matrimonio Krauze, habiéndose sido el marido ya premiado en una edición anterior del certamen. En Papusza ha unido fuerzas con su mujer para contarnos la historia de una gitana poeta, desde su infancia hasta su vejez, aunque no necesariamente en este orden. Los flashbacks en los que se estructura la narración, que además no se suceden de forma cronológica, tienen sentido pues lo que presenciamos en ello se corresponde con el momento concreto de otro nivel de narración que transcurre al margen de esa alteración temporal. El mismo se refiere a la evolución vital de esta mujer condenada desde su nacimiento pero más globalmente a las vivencias de la comunidad gitana, plasmadas con todo en un guion que sabe construir una historia dramática y emotiva en base a unos cuantos puntos clave (las supersticiones y maldiciones, la maternidad, las relaciones de pareja o la educación). En cualquier caso, lo más destacable de la película es su impresionante fotografía en blanco y negro, su medida planificación y su experta composición, aspectos sobre los que se elabora una retrato pictórico madurado y absorbente de estos personajes, en parte reminiscente de La cinta blanca (Michael Haneke, 2009). Estamos pues ante una película sin apenas fisuras dramáticas ni estéticas, que ha sido recibida con el aplauso del público del Grand Hall más prolongado de todos. El hecho de que comparta además nacionalidad con la presidenta del jurado, Agnieszka Holland, puede ser otro punto a su favor. ★★★★

    En la quinta jornada de hoy tendré la ocasión de asistir a otras dos películas en competición oficial: Bluebird (Lance Edmands, 2013) y O ouro do tempo (Xavier Bermúdez), siendo esta última la representante española de la que lógicamente esperamos grandes cosas. Además, fuera de competición les haré llegar mi parecer sobre Nobody’s Daughter Haewon (Hong Sang-soo, 2013) y sobre Jeune et jolie (François Ozon, 2013). Aquí les esperamos para ello, en El Antepenúltimo Mohicano.

    Ignacio Navarro.
    enviado especial a la República Checa | director & crítico cinematográfico.


    Valeria Golino a su llegada al Kviff | imagen cortesía de la organización
    Casanova, su último amor

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    Festivales