Introduce tu búsqueda

Totem
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica en Serie | Juego de tronos (3x05)

    Game of Thrones 3x05

    EL PASADO DE LOS HÉROES

    crítica de Besados por el fuego (Kissed by Fire) (3X05) | quinto capítulo de la tercera temporada de Juego de tronos

    HBO | EEUU, 2013. Director: Alex Graves. Guión: Bryan Cogman. Creadores: David Benioff & D.B. Weiss. Reparto: Peter Dinklage, Nicolaj Coster-Waldau, Lena Headey, Emilia Clarke, Kit Harington, Richard Madden, Iain Glen, Aidan Gillen, Natalie Dormer, Charles Dance, Liam Cunningham, Stephen Dillane, Oona Chaplin, Rose Leslie, Sophie Turner, Maisie Williams, Joe Dempsie, Rory McCann, Michelle Fairley, Diana Rigg, Gwendoline Christie. Ian McElhinney. Fotografía: Anette Haellmigk. Música: Ramin Djawadi.

    Mientras descansa al fin, Jaime revela a Brienne una traumática experiencia. Tyrion negocia los costes de la boda con Olenna Tyrell. Lord Baelish pone a sus espías a trabajar. Jorah y Barristan discuten su pasado y futuro. Robb ejerce justicia aunque le pueda costar la guerra. Stannis se reúne con su mujer e hija. Jon Nieve deja de ser un Cuervo al romper el voto más polémico. Arya aprende mucho de magia y de la vida.

    El ecuador de la 3º temporada llega con otro estupendo episodio. Cuánto talento hay detrás de esta serie -y en los libros que le sirven de base- para que en 57 minutos no haya bajones de ritmo ni momentos aburridos. Claro que hay tramas más interesantes que otras, pero hasta lo menos atractivo de este capítulo (la trama de Jon Nieve acostándose con Ygritte) es relevante para la historia. Nieve ha dejado de ser un miembro de la Guardia de la Noche, o eso nos quieren hacer creer, porque ha roto uno de los votos. Si una persona de tanta integridad como el bastardo de Ned Stark hace algo así, para él no hay vuelta atrás. Quien también ha tenido su ración de cama en este episodio es Loras, que retozó alegremente con un hermoso sirviente. Lástima que éste fuera uno de los espías de Meñique, mandado a su vez por la pérfida Cersei para averiguar las verdaderas intenciones de los Tyrell. En otra charla Lannister/Tyrell, la deslumbrante Olenna llega a un trato económico con Tyrion. Resulta muy refrescante que un personaje sea tan espontáneo y mire con desidia los cuchicheos y frases sutiles en la Corte. La anciana Tyrell va al grano y desarma con su fuerza. El Matarreyes recibe al fin un trato humano cuando es entregado a Lord Bolton. Su muñón podrido es tratado y puede limpiarse la mugre acumulada. En una secuencia magistral entre Jaime y Brienne, que comienza con humor (el juego de desnudos) para tornarse en desgarradora, éste confiesa la historia de cómo mató al Rey Loco y cómo su fama y maldición comenzaron. Nicolaj Coster-Waldau cumple con enorme talento como siempre al narrar en un afligido susurro la historia del Matarreyes. “Mi nombre es Jaime”, clama al final, al borde del desmayo. Otra leyenda en proceso es Robb Stark, que tiene la dura tarea de impartir justicia por un asesinato despiadado. Lo más interesante de eso es que las razones esgrimidas por el asesino de los niños Lannister tienen cierta verdad. Uno podría casi pensar que el heredero Stark decapita para acallar las incómodas voces. Cuando Besados por el fuego termina, Robb parece haber encontrado una estrategia que llevaría a su ejército a la victoria, pese a que puede traerle algún problema. Parece que el guionista Bryan Cogman siembra algo la segunda mitad de la temporada.

    Game of Thrones 3x05

    Arya vuelve a perder un compañero de viaje cuando Gendry sale de la historia, por el momento al menos. El joven decide quedarse con la Hermandad sin Estandartes. No más amos para el forjador de armaduras. Uno de los pocos fallos atribuibles al capítulo es el montaje de la espectacular pelea entre Clegane y Beric Dondarrion. Alex Graves -recordado especialmente por su magnífica labor dirigiendo El ala oeste de la Casa Blanca (1999-2006)- rueda la pelea con eficacia pero los rapidísimos cortes de la montadora Katie Weiland asfixian el carácter lúdico del enfrentamiento. Probablemente la razón sea que se note lo menos posible el trabajo de los dobles para la lucha de espadas, pero un público mareado no es aconsejable, y más cuando la escena es tan importante. Como ya ha reiterado este servidor en anteriores ocasiones, la magia es cada vez más importante en Juego de tronos, y la fe de Beric al Dios de la Luz le está devolviendo la vida. Literalmente. Otro creyente, Stannis, muestra su lado más humano al reencontrarse con su esposa -algo perturbada a tenor de la colección de fetos que tiene en su habitación- y su hija Shireen. La joven Baratheon comparte un precioso momento con Ser Davos, encarcelado por traición. Dos seres imperfectos y encerrados pero de gran corazón. Khaleesi sigue ganándose los favores del espectador al tratar con humanidad a los Inmaculados, soldados en su batalla por voluntad propia. Su interacción da lugar a un tierno momento cuando uno de ellos confiesa que conservará su nombre de esclavo porque así se llamaba cuando Daenerys le liberó. A escasa distancia, Jorah y Barristan revelan datos sobre su pasado mientras discuten la vida en la Corte y critican la política de castillo. Dos perros viejos que quizá con la última Targaryen se erijan en portadores del cambio. Hablando de política de castillo, Sansa es la clave para ganar la guerra. Así de claro lo deja Tyrion al cerrar el episodio con una decisión asombrosa. En los Siete Reinos, las guerras se pueden ganar arreglando matrimonios. El patriarca Lannister compromete a sus hijos como si de trozos de carne se trataran, asegurándose por el camino la supervivencia de Joffrey en el trono. ¿Tiene fin el resentimiento de este hombre para con Cersei y Tyrion? ★★★

    Adrián González Viña.
    crítico de cine & series de televisión.

    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania

    Estrenos

    Alemania

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    El deshielo

    Inéditas

    Rizoma