Introduce tu búsqueda

German Film Fest
Eismayer Alma viva
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    LA VIDA DE PI (ANG LEE, 2012) | CRÍTICA

    Crítica de La vida de Pi, Life of Pi review
    CUANDO PI ENCONTRÓ A RICHARD PARKER
    La vida de Pi (Life of Pi, Ang Lee, 2012)

    De todos los realizadores orientales que han desembarcado en Hollywood con la intención de expandir sus talentos, tal vez sea Ang Lee el mejor ejemplo de perfecta integración en la maquinaria estadounidense, sin renunciar por ello a su maestría para asumir cualquier género. El taiwandés lo mismo borda un drama de época (Sentido y sensibilidad, 1995), que un retrato de la Ámerica de los 70 (La tormenta de hielo, 1997), pasando por un curioso western (Cabalga con el diablo, 1999), una exótica fantasía de artes marciales (Tigre y dragón, 2000), un cuestionado blockbuster de superhéroes (Hulk, 2003) y, especialmente, el romance homosexual Brokeback Mountain (2005), que le supuso el Óscar al mejor director. Esta hazaña bien podría repetirse en 2013 con la adaptación del best-seller del canadiense Yann Martel La vida de Pi, una superproducción de 120 millones de dólares que, a priori, podría despertar desconfianza a causa de la dificultad de plasmar semejante historia a la pantalla. Afortunadamente, el reto ha sido solventado con resultados brillantes.

    Ang Lee se sirve de los últimos avances en efectos especiales, los que James Cameron y su equipo crearon para Avatar (2009), para ofrecernos un espectáculo visual en toda regla, con la mejor utilización de la tecnología 3D vista en muchos años. La preciosa fotografía de Claudio Miranda nos zambulle desde los maravillosos títulos de crédito, donde se nos presenta la exuberante fauna del zoológico. Un derroche de color y exotismo que nos remite a los aquellos clásicos de los 40 en technicolor protagonizados por Sabu. La historia está contada en primera persona por Pi Patel, el hijo del dueño de un zoo, que cuenta sus vivencias a un joven que acude a su casa buscando una narración que, supuestamente, le convencerá de la existencia de Dios. En el primer tramo de la película, Ang Lee nos presenta perfectamente a su protagonista, un adolescente que se plantea preguntas y que busca a Dios en tres religiones distintas: el hinduismo, el Islam y el cristianismo. Se nos presenta su relación con los progenitores y su hermano, el nacimiento de su primer amor y las visitas a una iglesia católica donde busca respuestas. Esta vida idílica para un joven se verá truncada cuando la familia decide emigrar a Canadá, a causa de la situación política, llevando consigo a algunos animales del zoo. Una terrible tormenta desencadena la tragedia, haciendo naufragar el barco y dejando a Pi como único superviviente a bordo de un bote salvavidas, acompañado de una cebra herida, una hiena voraz, un orangután y, sobre todo, un imponente tigre de Bengala, de nombre Richard Parker. La escena del naufragio está rodada con una perfección técnica apabullante, con un despliegue de efectos visuales que saben otorgarle todo el realismo necesario, como no se había visto desde La tormenta perfecta (2000) de Roland Emmerich. A partir de ahí, el filme se convierte en otra cosa: una parábola sobre la lucha por la supervivencia contra los elementos. Se le ha criticado mucho la fuerte carga religiosa, filosófica o teológica a esta obra, pero dejando aparte sus segundas lecturas, es un auténtico placer como película de aventuras al estilo de Naúfrago (2000). Resulta apasionante contemplar cómo va evolucionando la relación entre Pi y Richard Parker, que pasan de ser unos enemigos que luchan por hacerse con el liderazgo del bote a acabar dependiendo el uno del otro. Una relación que puede recordar, salvando las distancias, a la que se establece entre Lee Marvin y Toshiro Mifune en Infierno en el Pacífico (1968). El joven lo resume perfectamente cuando recuerda que pescar para mantener a la fiera alimentada, salvaba cada día su propia vida. Y hablando de Pi, sería injusto no destacar que el joven actor Suraj Sharma ofrece una interpretación completísima, impropia de un debutante. El reto era difícil, ya que la mayor parte de la película se la pasa interactuando con animales digitales. Muy en la línea de lo que Tom Hanks hizo en la ya citada Naúfrago. Eso sí, son animales digitales que parecen absolutamente reales. La fabulosa creación del tigre Richard Parker debería pasar a la historia como una de las más logradas a golpe de píxel, dejando al león Aslan de Las Crónicas de Narnia como un trabajo de aficionados.

    'La vida de Pi', de Ang Lee (Life of Pi, EE.UU.,2012)

    La vida de Pi aúna sobresalientemente cine de entretenimiento con reflexión, utilizando las últimas tecnologías para construir momentos tan hermosos como la aparición de la ballena o esa isla carnívora poblada de mangostas. A lo largo de 125 minutos nos emocionamos, reímos (divertido momento del pis para marcar el territorio) y sufrimos con la odisea de Pi, pero lo más importante es que, varios días después de su visionado, permanece en la memoria. Ese final, magnífico, donde se desvela la “sorpresa” de la historia, hace verdaderamente reflexionar. Tal vez no hasta el punto de hacer que creas de Dios si eres agnóstico, pero sí da más que pensar que la mayoría de títulos con los que compite en las carteleras, jugando sabiamente con la ambigua línea que separa la realidad de la fantasía. En definitiva, estamos ante uno de esos productos que parecen diseñados para acaparar candidaturas en los Óscar, de los que gustan a todos, crítica y público. Ang Lee puede respirar tranquilo, ya que su película es una de las citas obligadas para los aficionados al buen cine de este 2012 y tiene todas las papeletas para ser recordada en los años venideros como un auténtico clásico.

    José Antonio Martín.

    Estados Unidos. 2012. Título original: Life of Pi. Director: Ang Lee. Guión: David Magee (novela: Yann Martel). Productora: Fox 2000 Pictures/Haishang Films. Presupuesto: 120.000.000 dólares. Música: Mychael Danna. Fotografía: Claudio Miranda. Montaje: Tim Squyres. Intérpretes: Suraj Sharma, Irrfan Khan, Rafe Spall, Tabu, Adril Hussain, Shravanthi Sainath, Ayush Tandon, Gérard Depardieu.

    Life of Pi poster
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Ti mangio
    De humanis
    El colibrí

    Estrenos

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas

    Las ocho montañas

    Streaming

    Contadores