Introduce tu búsqueda

Totem
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    BELLFLOWER (EVAN GLODELL, 2011)

    Crítica de Bellflower, de Evan Glodell - Bellflower, 2011
    MOTHER MEDUSA
    Bellflower (Evan Glodell, 2011)

    Hay películas que son difíciles de abordar. Filmes que por su continente, por su contenido, dejan sensaciones de compleja discriminación y que acaban encontrando el oasis prometido en un acotado—o no tanto — grupo de seguidores. Es algo que va en consonancia con cada época. Década tras década se rompen y reinventan los tiempos narrativos, marcando tendencia, generando expectación o indiferencia. De la elección de una u otra dependerá su lugar en los anales. El mismo paso de los años ha ido sumergiendo el concepto de clasicismo a la par que emergía el lado irracional en el cine. El subconsciente obtiene vida propia a ojos del celuloide y algunos autores como Stanley Kubrick, David Lynch o, de manera más reciente, Richard Kelly— ¿Recuerdan ‘Donnie Darko’ (2011)?— abanderan la disociación realidad-irrealidad a través de una lente. En la actualidad la producción independiente es el páramo que funciona como banco de pruebas para este tipo de creaciones que, normalmente, suelen pasar inadvertidas. Es el caso de ‘Bellflower’ (2011), ópera prima de Evan Glodell.

    Jessie Wiseman Bellflower
    Jessie Wiseman en una escena de 'Bellflower', de Evan Glodell
    Con una pequeña cámara digital—creada artesanalmente — y 17.000 dólares de presupuesto nace esta alegoría del apocalipsis personal que tras su presentación en pequeños certámenes de género saltó a la palestra en Sundance como una de las curiosidades del pasado año. Menciones en los Independent Spirit y Gotham Awards avalan una propuesta más cercana al experimento que a lo cinematográfico. ‘Bellflower’ nos acerca a las vivencias de dos veinteañeros amantes de ‘Mad Max’ que buscan su sitio en un recóndito pueblo de la Arizona profunda. Allí, ocupan su tiempo fantaseando con una guerra apocalíptica, construyendo armas, rediseñando vehículos y, de paso, mocearse con las pocas féminas del lugar. Estamos ante una historia de amor, de cómo las inseguridades la dominan y como hombre y mujer llegan a los límites más cercanos a la putrefacción en cuestión de tres detalles. Todo desde el punto de vista masculino, postrado ante la falta de expectativas, la ausencia de futuro.

    Algo que recuerda irremisiblemente a ‘El club de la lucha’ (Fight Club, David Fincher, 1999) y su acertado retrato de la sociedad derrotada por el consumismo. Todo sorprende en ‘Bellflower’; desde el uso de una cámara con planos desenfocados y sobreexpuestos que acentúan el tono alucinógeno del filme, hasta ese guión redactado a base de opiáceos por ese hombre orquesta apellidado Glodell. Él, es el verdadero descubrimiento de este hiperbólico retrato de la juventud americana. Dirige, escribe, interpreta y es el creador de todos los aparatos protagonistas –incluida la cámara –, en una exhibición imaginativa inédita en el cine reciente. Al igual que sus personajes, desconocemos que le deparará el futuro; lo mismo no pasa de camarógrafo de comuniones. En este mundo las reglas están para romperlas. Y Glodell vaya que si lo hace. No nos deja indiferente, con un regusto indefinido, agridulce. ‘Bellflower’ es una sórdida ‘buddy movie’ destinada a desaparecer. También a reaparecer en algún momento del próximo milenio y recordar que el cine también es intrépido y arriesgado.

    Emilio Luna.

    Estados Unidos, 2011. Título original: ‘Bellflower’. Director: Evan Glodell. Guión: Evan Glodell. Productora: Coatwolf Productions. Presupuesto: 17.000 dólares. Fotografía: Joel Hodge. Música: Jonathan Keevil, Kevin MacLeod. Intérpretes: Evan Glodell, Jessie Wiseman, Tyler Dawson, Rebekah Brandes, Vincent Grashaw, Zack Kraus, Keghan Hurst, Alexandra Boylan, Bradshaw Pruitt, Brian Thomas Evans.
    Bellflower poster
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania

    Estrenos

    Alemania

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    El deshielo

    Inéditas

    Rizoma