Introduce tu búsqueda

Joyland
Condeduque Goliath
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    POU HARK WONG (POKER KING, 2009)

    Poker King (2009), el enésimo éxito en la taquilla de Hong Kong que corrobora el poderío cinematográfico de los gamblers
    POU HARK WONG (Poker King, Hing-Ka Chan & Janet Chun, Hong Kong, 2009)

    Los cineastas Hing-Ka Chan y Janet Chun son los responsables de uno de los grandes éxitos del cine hongkonés de los últimos años, Pou Har Wong (2009), conocido en occidente como Poker King. Una sátira con toques románticos sobre el mundo del póker y poker online que tiene como gran atractivo el duelo interpretativo de dos de los mejores actores asiáticos del momento: Ching Wan Lau y Louis Koo.

    Koo caracteriza a Jack Chang, un joven perteneciente a un linaje donde el juego es su modus vivendi que cambia su estilo de vida – reacio a los negocios familiares – al conocer de manera exitosa el juego a través de un servicio de poker gratis en la red. La muerte de su padre le llevará a encabezar el emporio y allí se encontrará como rival al mejor jugador de la especialidad de Texas Holdem de Asia, Uno Cheuk (Wan Lau). Como siempre no faltará la presencia femenina como acicate para las andanzas del joven Chang.

    Pese a la búsqueda de tensión y un manejo dinámico de la cámara, Poker King no es nada más que una producción romántica con el póker como fondo. Pese a sus intentos de darle un cariz profesional – es el deporte estrella del país oriental – muy poco aporta con respecto a películas americanas o europeas. Su éxito en su país se basa en la gran consideración que le tiene el público al gambling (juego por niveles convertido en un subgénero cinematográfico) en Hong Kong y el carisma de sus protagonistas. Una película entretenida y olvidable, solo para los amantes del juego y del cine menos convencional.

    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Asuntos familiares

    Estrenos

    Asuntos familiares

    Streaming

    Inéditas

    Benediction
    Memoria