Introduce tu búsqueda

Totem
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    RABBIT HOLE

    VIDA EN STANDBY

    "Poderoso y realista retrato sobre la pérdida personificado por unos excelentes Aaron Echkart y Nicole Kidman que nos dejan uno de los mejores dramas del año."

    Revolutionary Road (2008) nos ofreció una descripción anatómica del derrumbe paulatino de un joven matrimonio. El film de Sam Méndes, que adaptaba con tino la novela de Richard Yates, se convirtió en el silencioso triunfador de su curso con una realista historia espejo de las relaciones sentimentales. Una bella crudeza que paso de puntillas por la carteleras pero dejando huella en un público habituado al edulcorante. Este año se estrenan dos filmes de temática similar pero con fondos diferentes: Blue Valentine (Derek Cianfrance, 2010) y Rabbit Hole (John Cameron Mitchell, 2010). La primera es un lienzo independiente sobre la autodestrucción de una joven pareja (Ryan Gosling & Michelle Williams) que combina la magia con el dolor en diferentes etapas vitales. La segunda, el film que nos ocupa hoy, es la descripción del estancamiento de un matrimonio de mediana edad como consecuencia de un hecho que marca sus vidas: la pérdida.

    Rabbit Hole es el tercer film de John Cameron Mitchell. Erigido como director de culto tras las notables Hedwig and the Angry Inch (2001) y Shortbus (2006), en su tercera y esperada obra adapta la novela homónima de David Lindsay-Abaire (también guionista del film) ganadora del Pullitzer. Rabbit Hole representa el lento caminar hacia la esperanza de un matrimonio que ha perdido a su joven vástago. Un sentimiento de desolación que los aparta de la realidad y los aleja el uno del otro. El gran mérito de Mitchell es una narración pausada y exquisitamente sutil que traspasa la angustia de la pareja al espectador de manera inmediata. Todo envuelto en un aura independiente y modesta donde sus actores cargan con el peso del filme con interpretaciones creíbles y sin estridencias. Un mérito compartido por Nicole Kidman y Aaron Eckhart que se entregan por completo en sus papeles.

    Aaron Eckhart, actor de carrera ecléctica e interesante confirma en The Rabbit Hole lo apuntado en Gracias por Fumar (Thank You For Smoking, 2005) y El Caballero Oscuro (The Dark Knight, 2008). Capacidad de adaptación a cualquier tipo de papel dotándolo de presencia y carisma. Eckhart representa el arquetipo de actor clásico solvente y versátil con cualquier tipo de guión o género. En Rabbit Hole da piel a un marido que busca rescatar a su mujer de los brazos de la desesperación. Como si de un Orfeo derrotado se tratara, Howie (Eckhart) no sólo convive con el triste y latente recuerdo también con la ausencia de una Eurídice rendida en su lento descenso al infierno. Siendo Nicole Kidman la principal protagonista en Rabbit Hole, son encomiables los momentos de Eckhart. Él representa el optimismo en una situación cercana al filo. Su excelente monólogo final recoge la esencia del film. Un extracto positivo pese a su realismo y dolor.

    Si Eckhart demuestra su enorme talento, Nicole Kidman vuelve a su mejor momento en Rabbit Hole. Demasiado superficial y con papeles estereotipados, Kidman había perdido el norte de su dilatada carrera con creaciones de dudoso éxito como Australia (2008) o Nine (2009). Innegable su capacidad, sólo era necesaria una mejor elección en sus proyectos para retornar a la senda correcta. Ese camino se lo muestra John Cameron Mitchell y Kidman responde con una notable interpretación que le pudiera deparar una nueva nominación al Óscar. Becca (Kidman) permanece anclada en el pasado y no logra relanzar su vida. Un vacío terrenal que no es capaz de llenar su marido, su madre (Dianne Wiest) o su hermana. Una particular Eurídice que sólo halla el consuelo en el joven culpable de la muerte de su hijo. Kidman soberbia, al igual que su partener Aaron Eckhart, trasmite con sus gestos y miradas desolación y dudas en un personaje que busca, ante todo, alivio.

    Un drama elegante de desnudos sentimientos que sin el amparo de una campaña mediática de cara a la temporada de premios tendrá una inmerecida poca repercusión. Cameron Mitchell logra una excelente película articulada con dos actores sobresalientes y un sólido guión que refleja con naturalidad una de las constantes del alma del ser humano.

    “Únicamente aquellos que evitan el amor, pueden evitar el dolor del duelo. Lo importante es crecer, a través del duelo, y seguir permaneciendo vulnerables al amor.”
    JOHN BRANTNER

    Lo Mejor: Nicole Kidman y Aaron Eckhart. El guión de David Lindsay.

    Lo Peor: No tendrá la repercusión merecida.

    Puntuación: 8/10 CINE USA 2010.

    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania

    Estrenos

    Alemania

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    El deshielo

    Inéditas

    Rizoma