Introduce tu búsqueda

Totem
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    UN PROFETA (UN PROPHÈTE)

    PROMESAS DEL OESTE

    “Drama carcelario poderosamente escenificado e interpretado que fusiona los mejores elementos del cine europeo y americano en la mejor película europea del curso pasado.”

    Nunca un film había generado tanta unanimidad y tan poca repercusión. Un Profeta (Un Prophète, 2009), tras su triunfal presentación en Cannes, prosiguió una marcha llega de galardones y grandes críticas, que sin embargo, contrastan con bajas taquillas y proyecciones en salas de versión original. En su contra pesa el sello de cine francés, de cinematografía europea destinada, al parecer, a una minoría de cinéfilos. Nada más lejos de la realidad, el cine europeo actual combate sin complejos a las grandes producciones con excelentes ideas y autores que convergen en la idea común de la magia del séptimo arte. Celda 211, Déjame Entrar, Fish Tank, La Cinta Blanca o De Latir mi Corazón se ha Parado, representan junto a esta cinta francesa la perenne salud del cine del viejo continente. Prueba ello, son las nominaciones a los Óscar de la última temporada en la categoría de mejor cinta extranjera. La terna participante superaba en calidad a muchas que ocupaban el apartado principal.

    Jacques Audiard, va construyendo una más que interesante filmografía, que traspasa las fronteras galas llenando su saco de elogios. Cine de autor que obtuvo su primer gran reconocimiento con De Latir Mi Corazón se ha Parado (De battre mon coeur s'est arrêté, 2005), interpretada por un gran Romain Dùris. Con Un Profeta, Audiard ha dado el paso definitivo al estrellato, invadiendo Norteamérica con esta cruel y realista historia sobre el crimen. Su nominación al Óscar como mejor film extranjero es el reconocimiento a una de las cintas europeas más importantes de la década. Cine francés de primera calidad con lo mejor del efectista cine americano. Un Scarface galo, que desde el primer momento te atrapa y no te deja escapar de la cárcel de Brecourt. El relato del ascenso desde los infiernos de Malik El Djebena hasta la cúspide de una sociedad marcada por la vileza pero que siempre mantiene un halo de esperanza.

    Un joven árabe ingresa en prisión, solo y desorientado, pero gracias a su personalidad y ambición logra unirse a los “capos” de los intramuros, la mafia corsa. Ascendiendo paulatinamente, logra crear unos pilares sólidos tanto dentro como fuera de la cárcel y conseguir ser un líder, desafiando incluso a aquellos que lo salvaguardaron. “Hay que salir de la cárcel menos gilipollas que cuando entras” reza uno de los diálogos del film. Un Profeta tiene clara sus influencias que pasan por el Al Pacino de Scarface, El Padrino y Atrapado por su Pasado hasta la más actual cinta de David Cronenberg, Promesas del Este. El ascenso en seis años de un ignorante árabe, que se convierte en un mafioso culto, intuitivo, perseverante y muy ambicioso. Un progreso que vivimos cómo un compañero más de El Djebena, gracias a la maestría de Audiard al mostrarnos una historia que ya conocemos.

    La empatía con el protagonista es la clave, su cercanía y simpleza hace que nos sintamos atraídos por este personaje. Un hombre sin objetivos ni esperanzas que, sin embargo, obtiene en las cloacas sociales del sistema penitenciario francés. La relación que mantiene con el jefe de los corsos (interpretado por Neil Arestrup, que ya intervino en la producción anterior de Audiard) está sostenida con una tensión increíble al límite entre la servidumbre y el temor. Un temor que acaba intercambiado, como los papeles de ambos personajes. Al igual que en Promesas del Este, no sólo de la superficialidad criminal se sustenta el film, momentos humanos como la relación con su amigo Ryad (Adel Bencherid) y su futura paternidad, ofrecen un alivio entre tanta crudeza. Un Profeta mantiene el nervio tanto fuera como dentro de los muros; y su final, con una escena propia del cine americano, en las calles de París conlleva a un clímax perfecto, un broche final a una más que sugerente y adictiva historia. El futuro de Malik El Djebena tras los títulos de crédito, ya es asunto de nuestra imaginación.

    Lo Mejor: La magnífica dirección de Jacques Audiard. La interpretación de Tahar Rahim.

    Lo Peor: Escasa publicidad pese a sus premios y éxito de crítica.

    Puntuación: 9/10
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania

    Estrenos

    Alemania

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    El deshielo

    Inéditas

    Rizoma