Introduce tu búsqueda

El deshielo
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    ADICTOS EN SERIE: TRUE BLOOD (2ª TEMPORADA)

    El grueso de la primera temporada de True Blood nos ofreció un serial original, entretenido y muy adictivo. Las crónicas vampíricas en la América profunda nos descubrieron grandes personajes cómo Bill Compton (Stephen Moyer), Jason Stackhouse (Ryan Kwanten) o Sam Merlotte (Sam Trammel). En su final esta primera temporada se le fue de las manos a su creador, Alan Ball, y eso le pasa factura al inicio de su segunda temporada, con la que cuesta conectar. True Blood es junto a Perdidos y House la serie televisiva americana más popular. Cabeza de lanza, junto a Crepúsculo, del fenómeno sobre los bebedores de sangre, todo un icono de la cultura pop actual. Un gran momento para Nosferatus cotidianos e idealizados que han marcado tendencia no sólo cine y televisión (Crónicas Vampíricas representa este estilo) también literatura y moda. Bram Stoker jamás hubiese pensado el cómo estas criaturas del folklore del este de Europa se convertirían en una raza más en la ficción actual.

    Tras un arranque poco prometedor, True Blood consigue engancharnos con una buena y elaborada trama que aporta nuevos personajes. Destacando un mayor protagonismo de Erik Northman (Alexander Skarsgaard), ese vampiro vikingo milenario lleno de carisma y que rivalizará con Bill por Sookie. Suyos son los mejores momentos durante esta segunda temporada, al igual que Sam Merlotte, cuyo personaje se va definiendo a cada episodio. Todo ese aumento de interés en personajes masculinos decrece en los femeninos. Los personajes de Sookie y Tara están desdibujados, haciendo perder la paciencia del público. Sookie, la protagonista, vaga sin sentido y con unas líneas de diálogo que la alejan de cualquier tipo de simpatía. Los capítulos en Dallas son una buena muestra de ello, pareciendo incongruente que dos vampiros luchen por ella, en este peculiar triángulo amoroso.

    Pese a Sookie, True Blood va ganando en cada capítulo, hasta que al final y como en la primera temporada, al director pierda el control. Los dos últimos capítulos son una continua repetición de despropósitos, cómo si su realizador no fuera capaz de rellenar los cincuenta minutos de cada capítulo. Al pertenecer al género fantástico este tipo de giros pueden tener justificación, pero acaban cansando y desesperando (Jason y Bellefleur haciéndose los héroes, La visita de Bill y Andy a la Reina…). El final te deja buen sabor de boca, pero sin olvidar todas las vueltas innecesarias que ofrece el guión. True Blood se convierte en un batiburrillo psicotrópico con toques mitológicos que esperamos que ofrezca algo diferente en su tercera temporada. Por lo pronto, la crítica habla de un comienzo interesante. Veremos que nos depara Sookie y sus pretendientes.

    Puntuación: **

    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania
    Alemania

    Estrenos

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    En nombre de la tierra

    Inéditas

    Rizoma