Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Tráiler de Les fantômes d'Ismaël, dirigida por Arnaud Desplechin


    Fotograma de «Les fantômes d'Ismaël», de Arnaud Desplechin.

    La cinta de inauguración del Festival de Cannes suele dividir a la prensa y Les fantômes d'Ismaël (Ismael’s Ghosts) no ha sido una excepción. Su laberíntico caos ha desconcertado a algunos y fascinado a otros, ofreciendo nuestro compañero Alberto Sáez Villarino una lectura conciliadora que, aun aplaudiendo su riesgo, cuestiona los resultados: «rupturas de la cuarta pared, historias dentro de historias, saltos en el tiempo y el espacio e incluso saltos de ficcionalidad jugarán a confundirnos y obligarán al espectador a un esfuerzo adicional para hallar una respuesta coherente en este universo de atrezo». De todos modos, la partición de la audiencia es algo habitual en el francés Arnaud Desplechin, quien se hizo el año pasado con su primer galardón de Cannes —el Premio SACD de la Quincena Realizadores por Tres recuerdos de mi juventud (2016)— tras haber competido por la Palma de Oro en cinco ocasiones —por La centinela (1992), Comment je me suis disputé... (ma vie sexuelle) (1996), Esther Kahn (2000), Un cuento de Navidad (2008) y Jimmy P. (2013)—, así como por el más humilde premio de la sección Un Certain Regard con Léo, en jouant 'Dans la compagnie des hommes' (2003). Curiosamente, el que quizá sea su mejor largometraje hasta la fecha, el melodrama Reyes y reina (2004), es el único que no pasó por la Croisette, probando suerte (también sin éxito) en la Sección Oficial de Venecia. Emulando las peculiares formas de Tres recuerdos de mi juventud (drama romántico que, por cierto, granjeó inesperadamente al realizador su primer César), Les fantômes d'Ismaël (Ismael’s Ghosts) muestra a un director de cine (Mathieu Amalric, quien ya formara parte del lenco de su último filme) cuya vida da un vuelco al regresar su examante (Marion Cotillard) justo cuando va a dar comienzo el rodaje de su próxima película, situación harto comprometida considerando que el hombre se encuentra emparejado con una nueva mujer a la que encarna Charlotte Gainsbourg. Como cabía esperar, el elegante reparto —que también incluye a Louis Garrel, Alba Rohrwacher e Hippolyte Girardot, así como al secundario favorito de Desplechin, László Szabó— es el único elemento aplaudido por unanimidad.

    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]