Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Crítica | Other people

    Other people

    Reencuentros, despedidas y crisis existenciales

    crítica ★★★ de Other People (Chris Kelly, Estados Unidos, 2016).

    Hablar de una película como Other People (2016) es hacerlo de una de esas diminutas sorpresas agradables que, de vez en cuando, se descubren gracias a los buenos comentarios cosechados en su paso por los festivales. No se trata de ninguna obra maestra, ni pretende serlo. Tampoco está destinada a ser ese producto destinado a arrastrar a multitudes de espectadores a los cines, pero, seguramente, los pocos que se acerquen a echarle un vistazo saldrán del cine con un buen sabor de boca. El camino hacia el (modesto) éxito de este filme comenzó hace justo un año, con su estreno mundial en Sundance en enero de 2016. Las críticas fueron, en su mayoría, benévolas con el debut como director de Chris Kelly, un joven de treinta y tres años cuya carrera se había forjado, hasta ese momento, en el mundo de la televisión, escribiendo guiones para Saturday Night Live o la serie Broad City, por los que llegó a ser nominado a premios como los Emmy o los del Sindicato de Guionistas (WGA). El escritor, que había demostrado en aquellos trabajos sus excelentes aptitudes para la comedia, en su puesta de largo como cineasta se muestra mucho más ambicioso al combinar humor y drama en un relato con marcado componente autobiográfico, ya que se inspira en las vivencias de los miembros de su propia familia durante la cruel enfermedad que arrebató la vida de su madre en 2009. La jugada le ha salido bien al director y Other People, sin hacer demasiado ruido, continúa muy presente en la carrera de premios de 2017 gracias a las 4 nominaciones obtenidas en los prestigiosos Independent Spirit Awards –mejores ópera prima, guion novel, actor (Jesse Plemons) y actriz secundaria (Molly Shannon)–, algo que siempre ayuda a dar visibilidad a este tipo de cintas que no cuentan con una importante campaña publicitaria detrás.

    La película se abre con la dolorosa imagen de los cuatro miembros de una familia abrazados y llorando sobre la cama en la que yace la madre muerta. A continuación, la historia nos traslada un año atrás en el tiempo para presentarnos a David (álter ego de Kelly en pantalla), un chico cercano a la treintena que escapó de su Sacramento natal para tratar de triunfar como guionista de comedias en Nueva York. A la expectativa de que una cadena de televisión apruebe un proyecto que ha presentado y con la relación con su novio rota tras muchos años de relación, el protagonista se ve obligado a aparcar su vida para retornar al nido familiar cuando a su madre le es diagnosticado un cáncer terminal. Una forzada vuelta a los orígenes que le servirá a David para recuperar amistades del pasado, acercar posturas con un padre que no aceptó demasiado bien su homosexualidad (se trata de una familia conservadora y religiosa) y, sobre todo, disfrutar de los últimos momentos de Joanne, esa luminosa, divertida y comprensiva matriarca que, poco a poco, comienza a apagarse pese a sus esfuerzos por sobrellevar la enfermedad con entereza y dignidad. Lejos de ser el dramón tremebundo en el que se podría haber incurrido con facilidad de no tocar los resortes adecuados (a pesar de que tampoco renuncia a mostrar el deterioro físico y anímico de la enferma), Other People encuentra sus mayores aliados en su amable costumbrismo y en el retrato de unos personajes secundarios rebosantes de autenticidad que acompañan a David durante su encrucijada vital. El tema de la enfermedad terminal de la madre, aunque decisivo en la trama como detonante del resto de acontecimientos, es solo un elemento secundario más dentro del camino hacia la autoaceptación que emprende su protagonista, un tipo demasiado preocupado en no ser una decepción para los demás, lo que le lleva a ocultar su auténtica realidad laboral y sentimental.

    Other people

    «Más que una historia compleja, lo que ofrece es un retazo de vida, tan sincero como agridulce, y tocado por ese encanto innato de la comedia dramática indie. Es una lástima que no termine de alcanzar la excelencia a consecuencia de una realización un tanto televisiva y poco imaginativa».


    El estupendo guion de Kelly acierta de pleno cuando tiene que introducir humor (de manera natural y nada forzada) en medio de unas circunstancias tan tristes, apoyándose, no solo en los amplios recursos tragicómicos del excelente Jesse Plemons –una suerte de joven Philip Seymour Hoffman en potencia–, sino en las valiosas aportaciones de personajes como los excéntricos abuelos (Paul Dooley y June Squibb), Gabe (John Early), el entrañable amigo desde la infancia, o, sobre todo, el hermano menor de este último, Justin –genial J.J. Totah, marcándose un número de baile que haría palidecer al de Abigail Breslin en Pequeña Miss Sunshine (Jonathan Dayton, Valerie Faris, 2006)–, un extravagante preadolescente gay que, a su corta edad, simboliza toda la seguridad y falta de complejos de las que David anda escaso. Pero si hay una sorpresa a nivel interpretativo en este filme esa es Molly Shannon, una de las actrices cómicas más populares de Estados Unidos, desmarcándose con una conmovedora interpretación dramática en el papel de la desahuciada Joanne. Se nota el cariño que el guionista ha depositado en sus criaturas, haciéndolas tremendamente humanas y cercanas –incluso los personajes que podrían haber sido más antipáticos (el ex novio de David, el intolerante padre)– a los ojos del espectador. En este sentido, la estrecha relación existente entre David y su madre está plasmada con extrema delicadeza, como si el director, en un acto de catártica reconciliación con su pasado, se hubiese propuesto rendir un cálido homenaje a su familia, a la que representa cargada de dudas y defectos pero, a la hora de tener que hacer piña ante la adversidad, unida como la que más. Está claro que Other People está muy lejos de ser la octava maravilla del mundo. Más que una historia compleja, lo que ofrece es un retazo de vida, tan sincero como agridulce, y tocado por ese encanto innato de la comedia dramática indie. Es una lástima que no termine de alcanzar la excelencia a consecuencia de una realización un tanto televisiva y poco imaginativa (Kelly es aún mucho más eficiente en la escritura que tras las cámaras) y un ritmo titubeante en algunos pasajes de su alargado tramo central. Son defectos propios de un realizador novel, que se pueden perdonar con facilidad y que no ensombrecen, en absoluto, las innegables virtudes de la obra. | ★★★ |


    José Martín León
    © Revista EAM / Madrid


    Ficha técnica
    Estados Unidos. 2016. Título original: Other People. Director: Chris Kelly. Guion: Chris Kelly. Productores: Sam Bisbee, Adam Scott, Naomi Scott. Productoras: Park Pictures / Gettin' Rad Productions. Fotografía: Brian Burgoyne. Música: Julian Wass. Montaje: Patrick Colman. Dirección artística: Leigh Poindexter. Reparto: Jesse Plemons, Molly Shannon, Bradley Whitford, Zach Woods, Maude Apatow, Madisen Beaty, Paul Dooley, June Squibb, John Early, J.J. Totah. PÓSTER OFICIAL.


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]