Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Tráiler de Operación U.N.C.L.E., de Guy Ritchie

    Operación U.N.C.L.E., de Guy Ritchie
    Estreno en Estados Unidos y España el 14 de agosto.

    The Man fron U.N.C.L.E. (también conocida como El agente de CIPOL) fue una exitosa serie emitida por la NBC entre 1964 y 1968, inspirada en las novelas de James Bond de Ian Fleming, quien contribuyó a la concepción de los personajes protagonistas, el estadounidense Napoleón Solo y el ruso Illya Kuryakin, dos espías que trabajaban para una organización internacional de lucha contra el crimen. Robert Vaughn y David McCallum fueron los encargados de meterse en la piel de estos agentes envueltos en multitud de aventuras que combinaban perfectamente acción y comedia. Era solo cuestión de tiempo que Hollywood se decidiera a poner los ojos en ella para su correspondiente adaptación cinematográfica, vistos los buenos resultados de otros traslados de la televisión a la gran pantalla como la saga de Misión imposible. También es cierto que otras como Los vengadores (Jeremiah Chechik, 1998), Starsky y Hutch (Todd Phillips, 2004) o S.W.A.T. Los hombres de Harrelson (Clark Johnson, 2003) se pegaron el gran batacazo, por lo que la efectividad del proyecto nunca está del todo asegurada.

    El siempre estiloso Guy Ritchie — Lock & Stock (1998), Snatch. Cerdos y diamantes (2000)— es el encargado de llevar a buen puerto esta gran producción de 75 millones de dólares que cuenta como protagonistas con dos estrellas recientes como Henry Cavill —a la espera del estreno de su segunda aventura como Superman en Batman v. Superman: El amanecer de la justicia (Zack Snyder, 2016)— y Armie Hammer —intentando quitarse el mal sabor de boca de la fracasada El llanero solitario (Gore Verbinski, 2013)—, metidos en la piel de Napoleón y Kuryakin. La chica de moda Alicia Vikander —Ex Machina (Alex Garland, 2015)—, el cada vez más difícil de ver en pantalla Hugh Grant y Eliza Debicki como una villana muy chic completan el reparto de una cinta que, a la vista de las primeras imágenes, no ha escatimado en medios para reconstruir el periodo de la guerra fría mediante un cuidado trabajo de ambientación. Espectaculares escenas de acción y mucho humor a través de los piques típicos de todo buddy film que se precie, son los ingredientes más destacados de otro de los blockbusters en los que la Warner deposita más esperanzas para romper las taquillas del verano.



    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]