Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Crítica (II) | Lost River

    Lost River

    La cámara de los horrores

    crítica a Lost River (Ryan Gosling, 2014)
    este artículo contiene spoilers

    Detroit se ha convertido en la Pompeya del siglo XXI. Sepultada bajo los devastadores efectos del volcán económico conocido como “La gran recesión”, la ciudad que impulsó la economía estadounidense con el gran “boom” automovilístico, quedó reducida a escombros que ocultaron entre sus cenizas lo que un día fueron algunos de los edificios más prestigiosos del mundo. Muchos han sido los artistas que, tratando de captar el devastado paisaje post-apocalíptico, han retratado la otrora ciudad del motor para la creación de multitud de obras que reflejan la desolación más absoluta. El actor Ryan Gosling, emulando a otros artistas como el fotógrafo canadiense Philip Jarmain, ha utilizado el fantasmagórico escenario de la nueva Detroit para llevar a cabo su primer ejercicio tras las cámaras: Lost River. El recurso inicial al que apela Gosling es la metafórica presentación de la propia urbe dentro de un fantástico mundo irreal, para ello sitúa la acción en un pueblo encantado que vive bajo la maldición de un dragón misterioso. Parte de ese pueblo quedó sumergido por el agua, la otra parte, que no corrió mucha mejor suerte, se vio obligada a sobrevivir en un estado de caos donde los personajes más perversos tomaron el control, dejando a los ciudadanos indefensos en un medio hostil donde no existe representación de las fuerzas del orden, y los grandes héroes, o se marcharon huyendo del terror, o fueron aniquilados —asesinados o vendidos por piezas como pudo haberle pasado al mítico Robocop—. El entorno es la pieza fundamental de esta película en la que sus habitantes heredan el desamparo patrimonial y lo trasladan a su comportamiento. La angustia y la violencia son transmitidas como forma existencial de vida basada en la experiencia que cada individuo ha obtenido en el mencionado contexto.

    El guion establece desde el comienzo una única premisa que avanza de manera lineal hasta que, en un momento determinado, esa sencilla estructura narrativa se divide en dos líneas argumentales paralelas que sólo volverán a unirse en el desenlace. El director aplica ciertos conceptos y diálogos que juegan a despistarnos desde el comienzo, como la fantasmagórica ambientación o la onírica sensación perceptible en todo momento, que posteriormente comprobaremos no se trata más que de una estrategia procedimental, ya que ninguna de las acciones acontecidas responde a la lógica inverosímil del relato surrealista. Y aquí volvemos a la clave del filme, ese metauniverso subacuático donde el absurdo prevalece por encima de la razón o la ley, sin embargo, hasta la más cruda antinomia encuentra sentido gracias a unos personajes que reflejan el tradicional concepto de bondad y maldad inherente al ser humano y condicionante de su proceder en situaciones extremas. Personajes como Bones, Rat y Billy, mártires de las buenas causas que siguen en pie sólo por su necesidad de luchar. De los tres, Bones será el catalizador de todas las historias y, al mismo tiempo, el nexo que relacionará a todas las almas descarriadas que pueblan Lost River. Billy es la madre de Bones, tanto ella como su hijo pequeño, Franky, representan el presente del héroe y, al mismo tiempo, la justificación indirecta de sus actos amorales, ya que su forma de buscarse la vida —pérdida de la dignidad y la honradez— es robar tuberías de cobre para conseguir dinero con el que poder pagar la casa en la que viven. Rat personifica el futuro, la esperanza de una vida mejor que da sentido a toda esa lucha. Es al mismo tiempo la sensatez, la voz de la conciencia de Bones y, como veremos más adelante, su protectora.

    Lost River

    Lost River

    Lost River

    La relación entre los tres personajes se ve amenazada por Bully y Dave, dos perversos degenerados que precipitan la separación de las historias y dan lugar a dos narraciones por separado. Si bien la relación entre los representantes maléficos de la cinta es explícitamente inexistente, ya que no se aprecia ninguna conexión entre ellos, finalmente comprobaremos que la única forma de vencerlos —y por lo tanto sí se aprecia la conexión maligna— es romper el hechizo que cae sobre la ciudad; para lo cual habrá que recurrir a uno de los actos más icónicos y heroicos de la legendaria literatura cuentística: cortar la cabeza del dragón. Bully es un violento enajenado que se presenta como la gran amenaza desde el comienzo del metraje, mientras pasea en su “carroza” con un megáfono autoproclamándose, en una ignominiosa demostración de fuerza, el amo y señor del pueblo. El primer enfrentamiento no se hará esperar, el héroe, tendrá que huir acobardado abandonando todo el cobre de la jornada para que sea robado por su enemigo. La puesta en escena de esta secuencia será un claro reflejo del procedimiento audiovisual y simbólico que utilizará Gosling, con la ayuda del fantástico director de fotografía, Benoît Debie, durante la totalidad de la película. El mayor atractivo vendrá de la imagen nocturna creada por Debie, que podríamos definir como una estética de lo abstracto, la cual creará una sensación enrarecida a consecuencia de la falta de luz, intensificada por la iluminación indirecta y parcial empleada, valga como ejemplo, una bicicleta en llamas. Aquí se distingue claramente ese ejercicio de plano surrealista —falso— y su contraplano explicativo del que hablábamos anteriormente: El joven sale de un edificio, un plano frontal lo enfoca mientras avanza firmemente hasta que algo le obliga a detener el paso. En ese instante aparece, por el lado derecho de la pantalla, su bicicleta envuelta en fuego, la veremos avanzar conducida por un ente invisible hasta que desaparezca por el lado izquierdo. El siguiente plano muestra a Bully y a Face (su compinche) en una actitud amenazante, de esta forma queda explicado el misterio de manera inmediata, permanece la incertidumbre sin necesidad de recurrir a saltos surrealistas clásicos.

    Lost River

    Lost River

    Uno de los mayores problemas que encontramos en la historia de Bully es el mal aprovechamiento conceptual que se hace de los escenarios. Si bien es cierto que la composición visual es inmejorable, y vemos al malvado personaje viviendo en un recinto penitenciario abandonado, las posibilidades que esa prisión podría haber aportado a la historia, en cuanto a buscar un elevado nivel de profundidad cognitiva de la maldad, quedan limitadas al simple hecho anecdótico. Vemos la instalación aislada en medio del bosque, pero en ningún momento se asocia dicha cárcel a un templo de hacinamiento, reclusión y tortura, algo que hubiese fortalecido el relato, se queda en la simple vivienda del personaje más fuerte con necesidad de mantener su estatus por medio de un sistema defensivo desproporcionado. Por el contrario, ese concepto de santuario del terror sí que lo encontraríamos en la segunda historia, la de Dave y Billy. Dave es un banquero lascivo que, tratando de ayudar a Billy (o eso es lo que creemos en un principio) le ofrece un trabajo misterioso con el que poder evitar la demolición de su vivienda. Una vez que la cámara nos introduce en ese escalofriante lugar, nos damos cuenta de la perversidad del antro y de sus parroquianos, gente de la peor calaña, entre la que destaca el propio Dave como el miembro más respetado, gente que disfruta del fetichismo erótico de la sangre y las vísceras. El oscuro barroquismo del siniestro local, que recuerda al más gótico David Lynch, se mezcla con una explicitud ultra-sanguinolenta y el concepto de mutación física propulsado por Cronenberg y su “Nueva carne”, para desembocar en una orgía lujuriosa de sexo, sangre y voyerismo.

    Lost River

    A diferencia de Bully, que se vale de unas afiladas tijeras para llevar a cabo personalmente sus desmesuradas brutalidades; identificaremos a Dave con un uso de la violencia mucho más psicológico y relacionado con el macho dominante. El primero es alguien de quien huir, alguien con quien no querrías enfrentarte cara a cara, pero al que no se le llega a tomar tan en serio como para evitar faltarle al respeto en ocasiones; el segundo, por el contrario, es alguien que utiliza su posición social superior para ganar la confianza de la gente y, desde ahí, atacar sin compasión. Este personaje nos vuelve a dirigir a Lynch, en concreto a Frank, protagonista de Terciopelo azul (Blue Velvet, 1986), dos hombres enfermos y sádicos que se obsesionan con una mujer a la que tienen que controlar por medio de la extorsión. Y aquí aparece otro elemento clave de la película: la oreja. En Terciopelo azul, Frank corta la oreja de Dan, el marido de Dorothy y la amenaza con la posibilidad de matarlo a no ser que se someta a sus más desquiciados deseos, siempre usando el humor negro como pieza fundamental del violento diálogo “Hazlo por Van Gogh —refiriéndose a su marido mutilado—”; Dave tiene problemas de audición y, del mismo modo cómico-macabro, emplea una actitud despótica hacia Billy excusándose en ese problema. En cualquier caso, esa oreja disfuncional simboliza la incomunicación entre el mundo real y el inframundo de maldad, pero también es una forma de someter a la mujer, desdichada e indefensa, hasta que por fin decida alzarse contra el tirano de la única manera posible: la violencia.

    Ambos relatos utilizan como eje central la idea del opresor contra el oprimido. Al llegar la noche, los invisibles personajes fotofóbicos que conforman el espectro aséptico del pueblo fantasma, se dirigen hacia lugares pecaminosos donde poder dar rienda suelta a sus degeneraciones existenciales. Todos ellos representan los nuevos apéndices auto-regenerables de esta metafórica Hidra de Lerna policéfala que ha maldecido a la población y que seguirá creciendo hasta que se corte la última de sus cabezas. El desenlace final, marcado por la intervención del constante fuego, aportará toda la originalidad de una historia muy repetida, dando un giro despiadado a la idea del final feliz, que se recupera —parcialmente— para enlazar de nuevo las líneas narrativas y poner punto final a una ópera prima muy trabajada y con muy buenas intenciones. Gosling puede que por momentos peque de inseguridad, al tratar de referenciar de manera muy evidente la gran cantidad de influencias que han condicionado su visión del cine, sin embargo, tras ese homenaje al séptimo arte, se adivina un realizador muy prometedor que ha sido injustamente denostado. | |

    Alberto Sáez Villarino
    Enviado especial al Jameson Dublin International Festival 2015


    Ficha técnica
    Estados Unidos. 2014. Título: Lost River. Director: Ryan Gosling. Guión: Ryan Gosling. Fotografía: Benoît Debie. Música. Johnny Jewel. Montaje: Nico Leunen y Valdís Óskarsdóttir. Intérpretes: Iain De Caestecker, Saoirse Ronan, Christina Hendricks, Barbara Steele, Eva Mendes, Ben Mendelsohn, Matt Smith. Fotografía: Benoît Debie. Banda sonora: Johnny Jewel. Montaje: Nico Leunen, Valdís Óskarsdóttir. Productoras: Bold Films, Marc Platt Productions, Phantasma. Presentación en Jameson Dublin International Film Festival.


    Póster: Lost River





    El jardín

    3 comentarios:

    1. Como echo de menos películas como "2 Policias Reveldes" o "Enemigo Público"

      ResponderEliminar
    2. Me gusto mucho, no se centra tanto en el conflicto como en el personaje principal pero aún así lo refleja mejor que muchas otras películas. 9/10

      ResponderEliminar
    3. La belleza y frescura de Margot Robbie, fueron las únicas razones por las cuales no tire a la
      borda este bodrio. A diferencia tuya no soporte ver a Smith compartiendo pantalla
      con este bombón, mejor
      dicho no soporte a Smith. Hollywood vende la exaltación de su personaje estrella,
      más el lujo inalcanzable para la mayoría de sus espectadores (carros lujosos,
      fiestas, despilfarre de dinero). Combinación infalible a la hora de hacerse con
      millones de dólares en taquilla. Película de guion pobre, con una idea más o menos
      interesante. De personaje femenino florero solo utilizado para engrandecer al
      protagonista masculino, la ignorancia de ella hacia las triquiñuelas de

      Smith es
      comparable a la de nosotros los espectadores, para después valerse de un factor
      sorpresa que resulta agotador. Película para verla una vez, o no verla
      nunca.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]