Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | The Fool (Durak)

    The Fool (Durak)

    Los Olvidados

    crítica a The Fool (Durak, Yuri Bykov, 2014)

    Lev Nikoláievich Myshkin o, el príncipe Myshkin, es el protagonista de una de las obras más importantes de la literatura universal. Nos referimos, por supuesto, a El idiota (The Idiot, 1869), de Dostoievski. Este idiota, que representaba la figura del aristócrata, dotado de unos valores que se irían perdiendo paulatina en el Moscú del siglo XIX, no era denostadamente llamado de tal manera por una falta de inteligencia, juicio o discreción en su carácter, sino por su ingenuidad, que lo llevaba a ser víctima de toda clase de burlas y objetivo de desaprensivos caraduras, quienes se aprovechaban de su inocencia para lucrarse sin compasión a su costa. El director, guionista y compositor Yuri Bykov, compatriota del propio Fiodor, presenta con su The Fool (Durak), una evolución de esa pérdida de valores, en la que transforma el ideal mesiánico dostoievskiano en una maldad secular e inherente a los ciudadanos de un pequeño pueblo ruso, descendiente del realismo mágico más pesimista. Encontramos en este microcosmos a dos tipos de “fool”. Por un lado, el presentado en la segunda escena de la película, cuando el protagonista, Dima Nikitin, su padre y su madre son tachados de tontos en una definición que se acerca mucho a la del príncipe Myshkin. Se les llama tontos, incluso idiotas, por su carácter humano, bondadoso, aferrados a la idea de respeto por el prójimo. Por otro lado tenemos al idiota burgués, que ha perdido definitivamente cualquier atisbo de educación, modales y respeto. Este “fool” se aproximaría mucho más a un Imbécil, cuya B queda convertida abruptamente en una especie de P esputada sin compasión, al tiempo que se sobreacentúa la posterior vocal tónica, É, para infligir, a continuación, todo el peso fonéticamente peyorativo en la C, que se prolonga y se arrastra sin piedad hasta el límite en el que deja de ser una C para convertirse en una Z. Un imbécil que queda tan deformado conceptualmente en la película como morfológicamente en nuestra descripción.

    La primera escena que se nos muestra es la de un vehemente drogadicto que, en un violento ataque fruto del síndrome de abstinencia, agrede brutalmente a su mujer y a su hija acusándolas de haberle robado el dinero que necesita para comprar su dosis. Esta escena será fundamental para entender el discurso moral que se llevará a examen a lo largo de toda la película. A consecuencia de esa discusión, se rompe una tubería y, en lo que parecía una inspección rutinaria, Dima, un estudiante de arquitectura, descubre una grieta en lo que pudiera ser un pilar maestro. Alertado, el protagonista se dirigirá al exterior del edificio para comprobar espantado que esa grieta se extiende amenazante desde el suelo hasta el piso noveno, por ambas fachadas del edificio, suponiendo una inminente amenaza que podría derrumbar la construcción en cualquier momento. Consciente de que el concejal de obras públicas no hará nada al respecto, como no lo ha hecho en los pasados 40 años, el héroe decide hablar directamente con la alcaldesa, que se encuentra celebrando, junto al jefe de policía, el de bomberos, el de servicios médicos, y el propio jefe de infraestructuras, su cincuenta cumpleaños en un restaurante. Dima, que calcula que los cimientos del edificio no resistirán durante más de 24 horas, trata de exponer su teoría a los mandatarios de la ciudad basándose en la inclinación de la edificación y el severo daño ocasionado por las dos enormes grietas. Su objetivo será convencer a la cúpula municipal de poner en marcha un dispositivo de emergencia para desalojar a las 820 personas que viven en el inmueble.

    The Fool (Durak)

    El director recurre a lo grotesco, tanto de las imágenes como del diálogo, para representar a los políticos. Éstos aparecen desde el comienzo como unos corruptos egoístas y, sobre todo, unos holgazanes sin principios que prefieren mirar a otro lado y llenarse los bolsillos antes que cumplir con sus programas electorales y ayudar al pueblo llano, que se muere de asco hacinado en viviendas mohosas sin luz ni agua. La crítica al comunismo se hace, para variar, como una defensa al mismo o, mejor dicho, como una crítica a la propaganda anticomunista empleada por los burgueses para justificar la pobreza, “no hay suficiente riqueza para todo el mundo; compártela y todos seremos igual de pobres”. El ayuntamiento de la ciudad funciona por lo tanto como representación alegórica del sistema político-administrativo de la Rusia de Putin, corrupto y podrido desde sus raíces, con auténticos dinosaurios obsoletos en el poder que llevan beneficiándose del dinero público desde hace décadas. Todo el mundo es consciente de la situación, pero parece que sólo una persona, Dima, está dispuesto a luchar contra ella, mientras el resto calla atemorizado y evita levantar la voz para no enfrentarse a un régimen tan represivo como violento. Finalmente, el arquitecto logrará llamar la atención de Nina, la alcaldesa homenajeada.

    Su mayor preocupación se fundamenta en la repercusión y el impacto que la muerte de 800 personas podría tener sobre su carrera, por lo que tendrá que valorar todas las posibilidades antes de tomar una decisión. Y aquí es donde encontramos los verdaderos dardos envenenados del guion hacia el gobierno. Borrachos, tanto de poder como de vodka, los dirigentes comenzarán a atacarse los unos a los otros, destapando trapos sucios ante la atónita mirada de Dima, desesperado por la lentitud de actuación ante una situación crucial. Al mismo tiempo, el joven será odiado y humillado, él es realmente un simple mensajero, pero pagará cara su indiscreción. ¿Por qué no has hecho como todo el mundo y has mirado hacia otro lado? ¿Qué te importa a ti toda esa escoria? El protagonista es interrogado con irracional y colérica animadversión por su honestidad, la característica principal del “fool”. En ese momento se continúa con la presentación, comenzada en la primera y fundamental escena de metraje, de los habitantes del edificio en cuestión, que corresponde a un bloque de pisos sociales donde viven drogadictos, prostitutas, ancianos sin familia y viejos miembros de la mafia que presumen del número de puntas que las estrellas tatuadas en sus hombros y rodillas —correspondiente al número de años en prisión— lucen amenazantes. De esta manera el director compara, tanto metafóricamente a la terrible y despiadada mafia rusa clásica con los modernos mafiosos de la especulación gubernamental, como tácitamente el valor de las vidas de la alta sociedad y la baja, donde parece asumido de forma unánime, por beneficiarios y por resignados desamparados respectivamente, que la ley protege al fuerte.

    The Fool (Durak)

    La tensión creada por la inminencia de la situación se ve incrementada exponencialmente por la maestría de un director que focaliza toda la trama en el transcurso de una sola noche. Mediante una estructura narrativa que nos recuerda a la estupenda ¡Jo, qué noche! (After Hours, 1985), Bykov destroza con audaz cinismo las convenciones sociales de un país que no hace más que dar muestras de su mezquindad, y lo hace impertérrito desde el interior, como su personaje, negándose a dar la espalda a sus compatriotas, mirar hacia otro lado o huir de una situación con la que está en claro desacuerdo. Sin embargo, no todo en la película es política, también encontramos dos historias paralelas de carácter puramente social. La primera de ellas refleja las relaciones sentimentales, enfocada mucho más hacia la relación paterno-filial que hacia la recurrente relación de pareja. Se aprecia una clara transmisión de valores padre-hijo, de tal palo tal astilla, dos figuras entrañables en las que, mediante sus escenas conjuntas, podremos vislumbrar el apoyo incondicional del padre, el respeto, la admiración mutua, el constante aprendizaje recíproco de dos figuras que se tornarán una sola en el desenlace, y paralelamente el amor ciego de la madre, un amor que por momentos no responde a ninguna lógica más que a la necesidad de cuidar y amar por encima de todo aquello que forma parte de sí misma. La segunda historia plantea la posición femenina en esa jerarquía de poder. Observamos que en la cima de esa estructura de rango se encuentra una mujer. Una mujer a la que todo el mundo obedece y admira hasta que las cosas se tuercen, en ese momento será el centro de todas las acusaciones y culpas, vemos a la mujer poderosa rusa como una estrategia machista del hombre, quien la situará adrede en esa posición para cubrirse las espaldas y tener una cabeza de turco, a la que sigue considerando inferior, y a quien culpará y responsabilizará sin compasión cuando llegue el momento. El desenlace, completamente imprevisible, responde al ideal pesimista posmoderno que destruye la figura del héroe y sus principios, haciendo que ese título y epíteto de “idiota” cobre un sentido absoluto cuando se vea rodeado de una completa soledad: “Vete. No te das cuenta de que, ahora mismo, te odio”. Ya no hay duda, el idiota de Bykov es alguien a quien humillar, a quien maltratar y de quien aprovecharse por su inocencia e ingenuidad. La honestidad está a la baja, y se pagará finalmente con indolente crueldad. | |

    Alberto Sáez Villarino
    Enviado especial al Jameson Dublin International Festival 2015


    Ficha técnica
    Rusia. 2014. Título original: Durak. Director: Yuri Bykov. Guion: Yuri Bykov. Duración: 116 minutos. Diseño de vestuario: Olga Pogodina. Música: Yuri Bykov. Fotografía: Kirill Klepalov. Productora: Rock Film Studio. Intérpretes: Artyom Bystrov, Natalia Surkova, Dmitry Kulichkov, Ilya Isaev, Maxim Pinsker,Lyubov Rudenko, Irina Nizina, Gordey Kobzev, Petr Barancheev, Yury Tsurilo, Boris Nevzorov, Kirill Polukhin, Aleksandr Korshunov, Olga Samoshina, Daria Moroz, Sergey Artsybashev, Elena Panova. Presentación en el Festival de cine internacional de Dublín.


    Póster: The Fool (Durak)
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]