Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | Grand Central

    Grand Central

    Los pecados del amor o la inevitable desorientación vital

    crítica a Grand Central (Rebecca Zlotowski, 2013)

    ¿Sabes cómo nacen los niños? ¿Cómo se hacen?, pregunta, micrófono y cámara en mano, Pier Paolo Pasolini a un grupo de niños. Así se inicia Encuesta sobre el amor (Comizi d’Amore, 1965), un viaje sociológico por la Italia de los ’60. Donde, sin ataduras y crítico a los tiempos que le tocaron vivir, Pasolini lucha por la verdad y la utopía del amor, la sexualidad y los aspectos identitarios que tales manifestaciones promueven. En una Italia marcada por la divergencia sociocultural de clases, la masiva ignorancia y el miedo, consecuencia de la desinformación y el Catolicismo. Una Italia, donde Roberto Rossellini proponía diez años antes, con Te querré siempre (Viaggio in Italia, 1954), una incisiva disección de los sentimientos humanos, coherentemente relacionados con su contexto social y cultural. Imagen del vacío que anida en el interior de sus protagonistas, interpretados por Ingrid Bergman y George Sanders. Y del deterioro progresivo de su relación. Poética meditación sobre como compartimos nuestros sueños y cómo estos se desvanecen con el tiempo, en contraposición a un prólogo casi insoportablemente emotivo: el desentierro de una pareja de amantes, abrazados, bajo las ruinas de Pompeya. Comprendemos, entonces, que el amor, la verdadera pasión amorosa, es la imposibilidad de aceptar la ausencia de la persona a la que amamos, de resignarnos a su inexistencia, y que sólo borrándonos en la nada conjuramos el temor a ese vacío. Hay una sabiduría aquí con la que tiembla toda la metafísica, como en algunas de las más inquietantes tragedias clásicas: podemos elegir, pese a las adversidades, la libertad de mantener ese amor y esa pasión para toda la eternidad.

    Hermosa en su estética y romántica en su esencia, con una apuesta sonora y visual muy pensada que acompaña al discurso emocional de la película, Grand Central consigue retratar a la perfección esta mirada neorrealista del amor: las historias personales de un triángulo amoroso que componen Gary Manda, Karole y Toni –interpretados por Tahar Rahim, Léa Seydoux y Denis Ménochet, respectivamente-, tres personajes cuyos respectivos sentimientos mutuos parecen agotados; con la problemática del mundo como telón de fondo. Que, como en las películas de Rossellini, presenta un espacio en ruinas en perfecta harmonía a unos personajes desconcertados, deprimidos, ensimismados, incomunicados. Grand Central supone el segundo largometraje de la realizadora francesa Rebecca Zlotowski (París, 1980). Quien, con su ópera prima, Belle Épine, presentada en la 49ª edición de la Semana de la Critica del Festival de Cannes, brilló con luz propia, revelándose como uno de los auténticos descubrimientos del festival. Hecho que demostró escribiendo y dirigiendo, con mucho realismo, una obra casi abstracta. Donde el paso del tiempo no es cronológico, sino una continua acumulación de actos, escenas o sucesos que consiguen crear una atmósfera inconsolable, sofocante, que refleja perfectamente el duro camino, y poco optimista, del aprendizaje vital, moral y material de la protagonista, Prudence Friedmann —interpretada también por la bellísima Léa Seydoux—. Su segunda obra pudiera ser un apéndice de ese discurso. Donde el desequilibrio ya no es cuestión de experiencias, sino un estado cuasi eterno con el que combatir en plena madurez.

    Grand Central

    Inspirándose en la novela de Élisabeth Filhol, La Centrale, Zlotowski —en su retorno a la riviera francesa para competir en Un Certain Regardmuestra con gran habilidad el entorno donde se desarrollará la historia y cómo el paisaje influye en la configuración de la percepción de aquello que nos rodea: la llegada de un personaje enigmático, un héroe solitario que, como en las películas western, aparece de la nada, misterioso y sin raíces. Buscando, únicamente, un espacio donde circunscribir su independencia, su libertad, al entrar en el mundo de los adultos, esclavos de una paga o remuneración. Así, entramos en Grand Central, una central nuclear cualquiera. Un mundo extraño, marginal. Un entorno laboral opresivo y tenso. Un desalentador microcosmos, a la ribera de un lago, poblado por nómadas nucleares: hombres de fuerza bruta, mujeres sumisas y jóvenes sin más equipaje que las migajas que guardan en los bolsillos de sus pantalones. Unidos, solamente, por una convivencia hecha de camaradería, equívocos, esfuerzo, descanso, toros mecánicos y celos amorosos. Zlotowski sume a sus protagonistas, y por ende a su público, en un estado de constante alerta, en un interrogante continuo de cómo acabará todo. De cómo acabará un camino hacia la sensatez que no tiene final. Donde la verdad, como tal, transpira a través de todos los fotogramas: el corazón de los personajes tiene grietas y la radiación, invisible y nociva, les contamina lentamente. El saber que los propios ríos de la vida les lleva a la auto-destrucción. Y el amor, inevitablemente, es participe de ello. Por ello, te dejas llevar. Como el roce entre los cuerpos de Gary y Karole sentados en el asiento trasero de un coche. Sus miradas, que se encuentran con su propio reflejo, así como su respiración entrecortada, lo dice todo: el saber que el destino los engulle al verdadero poder destructivo del amor. Funesto e inminente. Porque pocas películas habían plasmado antes, de manera tan devastadora y visceral, pero a la vez tan bella, la aventura de amar. La más peligrosa, emocionante e incontrolable de todas las aventuras. | |

    Albert Margalef
    Barcelona


    Ficha técnica
    Francia/Austria, 2013, Grand Central. Dirección: Rebecca Zlotowski. Guión: Rebecca Zlotowski y Gaëlle Macé. Productoras: Les Films Velvet / France 3 Cinéma / Rhône-Alpes Cinéma / KGP Kranzelbinder Gabriele Production. Presentación oficial: 67ª edición del Festival de Cannes. Música: Robin Coudert. Fotografía: Georges Lechaptois. Montaje: Julien Lacheray. Reparto: Tahar Rahim, Léa Seydoux, Olivier Gourmet, Denis Ménochet, Johan Libereau, Nahuel Pérez Biscayart, Camille Lellouche, Guillaume Verdier.


    Póster: Grand Central
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]