Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    SEFF 2014 (II) | Críticas: Amour Fou, Turist & El capital humano

    El capital humano

    Raciones de egoísmo desde Austria, Suecia e Italia

    Crónica de la segunda jornada en el XI Festival de Cine Europeo de Sevilla.

    La segunda jornada del festival se abrió, pertinentemente, con una co-producción de Austria, Luxemburgo y Alemania (donde sucede la acción de la cinta). El país invitado del festival es Austria, con una sección entera dedicada a algunos de sus títulos más destacados y una retrospectiva para el artista Martin Arnold. Respecto a Amour fou, Jessica Hausner regresa a Sevilla tras ganar el Giraldillo de Oro con Lourdes (2009) hace cinco años, y lo hace con una historia felizmente ambientada en el pasado. Partiendo de un sorprendente hecho real que involucró a un poeta y una mujer moribunda, la directora quería, según ha dicho en la rueda de prensa, “contar una historia sobre ese hecho pero sin hacer una biografía del poeta”, más bien una descripción de lo que las personas creemos o queremos creer, dependiendo de las circunstancias.

    La Sección Oficial continuó con Turist, donde Ruben Östlund cuenta una historia de desintegración familiar tras un susto inesperado. Se proyecta el mismo día en el que se han conocido las nominaciones a los Premios del Cine Europeo, donde Östlund y la propia película están nominados. La cinta plantea los límites de la importancia que lo inconsciente debería tener y la fragilidad de las relaciones (actuales). Y se cerró la jornada con una nueva obra de la Selección EFA, que además tiene otras dos nominaciones en las recién anunciadas candidaturas: es El capital humano, y tanto su director Paolo Virzì como su esplendorosa protagonista Valeria Bruni-Tedeschi optan a la estatuilla en la ceremonia del próximo diciembre, tras arrasar en Italia hace unos meses. El filme narra las múltiples perspectivas alrededor de un accidente de tráfico, con un tono de picaresca y cinismo socioeconómico que hace honor a su título.

    Amour fou

    Amour fou

    Dirigida por Jessica Hausner.
    Reparto: Birte Schnoeink, Christian Friedel, Stephan Grossmann, Katharina Schüttler, Hana Sofia Lopes, Sebastian Hülk.
    Austria, 2014.
    Sección Oficial.

    Berlín, 1811. El poeta Heinrich von Kleist deslumbra con su poesía del amor no correspondido a una dama modesta. La mujer es Henriette Vogel, que sufre una misteriosa dolencia que le hace replantearse las cosas, hasta el punto de cambiar prioridades en la vida. El “amour fou” que reza el título de esta curiosa película es un amor imaginado, idealizado, pero no por eso menos real. ¿O sí? La apuesta plástica de Amour fou, buscada, según la directora, con la voluntad de escapar del naturalismo negro y gris, suma un barniz extra de colorido –con una iluminación cenital que da un cariz pictórico– a un humor punzante y soterrado, que pone a Hausner por encima de los personajes, sin que esto implique que no los respete. Lo que hace es observarlos ensimismados en sus asuntos.

    La intención, que durante buena parte del metraje casa con los resultados, es contar una historia de amor extremo sin pasión, con personajes que guardan las apariencias y no dicen lo que sienten ni sienten lo que dicen. “Más que amor, egoísmo”, se podría titular una película rígida en las formas y consecuente hasta el final, que nunca levanta la voz y aprovecha su contexto social para hacer un comentario sobre la naturaleza del cambio. Esto, unido a su reivindicación de las artes como entretenimiento y lo desdramatizado de toda la peripecia le confiere una distinción especial, aunque a veces los personajes desesperen por su pasividad. Amour fou trata en última instancia de una época donde las ideas eran tan potentes que condicionaban las acciones, donde hasta la muerte puede llegar por no atreverse a ser maleducado. 70/100.

    Turist

    Turist

    Dirigida por Ruben Östlund.
    Reparto: Johannes Bah Kuhnke, Lisa Loven Kongsli, Clara Wettergren, Vincent Wettergren, Kristofer Hivju.
    Suecia, Dinamarca, Noruega, 2014.
    Sección Oficial.

    En su cuarto largometraje, Ruben Östlund se propone hablar de la fragilidad de las relaciones humanas usando un sabio detonante: la reacción instintiva. Crónica de cinco días que se convierten en un infierno empapado en lágrimas y sarcasmo, Turist atrapa al espectador desde que explota con efecto retardado el conflicto, ya que plantea preguntas interesantes sobre lo que hacemos inconscientemente y la importancia de la familia. Cuando ésta se ve sorprendida en una estación de esquí por una avalancha controlada cuya honda les alcanza, el padre y la madre tienen diferentes versiones de un mismo hecho: la reacción de él ante el alud. El espectador lo ha visto y sabe la verdad, pero los personajes van a ver dañada su relación —y por extensión, su familia, la relación de unos amigos, y la comparsa de secundarios se verán más o menos implicados en el tema— hasta unos límites insoportables, una fina línea de comedia de la crueldad y drama inconsolable.

    El director y guionista cambia el foco de razón y absurdo entre Tomas y Ebba hasta revelar que no se posiciona con nadie, ni siquiera con los hijos de la familia, una pareja de malcriados. Una escapada vacacional de lugar paradisiaco (la película saca mucho partido a las espectaculares localizaciones), deviene en estancia intensa, confesional y muy hablada. La carcajada convive con el sudor frío en una peripecia que da vueltas sobre su jugosa premisa hasta emplazarse en un final que nadie podría haber adivinado, contrastando la última prueba de Ebba con una decisión que la acabará avergonzando. Un empleado del hotel funciona como eficaz recurso cómico al ser espectador del drama de la pareja, lo cual da una idea de las intenciones del director. Lástima que la cinta se pierda a veces sobre sí misma, incapaz de no titubear a la hora de buscar su respuesta final. 75/100.

    El capital humano

    El capital humano

    Il capitale umano.
    Dirigida por Paolo Virzì.
    Reparto: Valeria Bruni Tedeschi, Fabrizio Bentivoglio, Valeria Golino, Fabrizio Gifuni.
    Italia, Francia, 2014.
    Selección EFA.

    Curiosa adaptación libre de la novela de Stephen Amidon y galardonada hace unos meses con hasta siete premios David di Donatello, El capital humano es un trabajo que no podría ser más actual, que describe sin enfatizar en exceso los estratos de la sociedad italiana y fabula sobre el valor de mercado de los seres humanos. La obra usa “la estructura Rashomon” para narrar en capítulos/puntos de vista una serie de hechos clave: la primera toma de contacto entre los padres de una pareja adolescente; la entrega de un premio escolar con su posterior noche de eventos; y el día después de tales eventos, donde un trabajador fue golpeado por el todoterreno de un niño bien. ¿Cómo se relacionan las familias protagonistas con el hecho? Virzì dedica buena parte del metraje a jugar con nuestras expectativas en los cruces de historias.

    Con “Dino, “Carla, “Serena” y “El capital humano”, la historia vuelve seis meses hacia detrás y hacia delante hasta crear una panorámica que hace que solo el espectador entienda los hechos en su totalidad. El resto de personajes están tan sumidos en sus egocéntricas posiciones que son incapaces de pensar en los demás. La ambición y las sonrisas falsas les ciegan, y El capital humano radiografía sus motivaciones hasta hacer que les entendamos, seguramente demasiado bien. Aunque no escapa de un guion estructurado en puntos de giro que hacen de la experiencia algo previsible y algunas de sus decisiones clave sean cuestionables (esa oportuna confesión en el portátil), la convicción del reparto y el cínico mazazo de los carteles que cierran el largometraje —un recurso habitualmente desprovisto de su potencial dramático— dejan un recuerdo mucho más positivo que negativo. 75/100.

    Adrián González Viña
    redacción Sevilla


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]