Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | Hello Ladies: The Movie

    Hello Ladies: The Movie

    La conclusión esperada

    crítica a Hello Ladies: The Movie (Stephen Merchant, 2014).

    TV-Movie | HBO | EE.UU, 2014. Director: Stephen Merchant. Guión: Stephen Merchant & Gene Stupnitsky & Lee Eisenberg. Reparto: Stephen Merchant, Christine Woods, Nate Torrence, Kyle Mooney, Kevin Weisman, Sean Wing, Stephen Tobolowsky, Henrietta Meire, Adam Campbell, Allison Tolman, Stephanie Corneliussem. Fotografía: Michael Price. Música: Vik Sharma.

    Cuando Hello ladies fue cancelada el pasado enero, los fans tuvieron el consuelo inmediato de saber que HBO daba la oportunidad a los creadores Stephen Merchant, Gene Stupnitsky y Lee Eisenberg de cerrar la historia con una TV-Movie o capítulo especial de mayor duración. Esta costumbre maravillosa viene importada de Reino Unido, y Merchant la ha tenido en sus tres series previas, co-creadas por Ricky Gervais: The office (2001-2003), Extras (2005-2007) y Life´s too short (2011-2013). Ojalá se instaurara como conducta obligatoria para cualquier cadena estadounidense, pero seguro que tiene que ser alguien como HBO y un grande del medio como Merchant para que algo así salga adelante. El fruto se llama Hello ladies: The movie, dura 80 minutos que se pasan en un suspiro y se ha emitido, un poco de tapadillo, el sábado 22 de noviembre. En ella, los creadores se han centrado en lo esencial para satisfacer al público: la historia entre Stuart y Jessica. El resto de personajes obtienen un cierre rápido (Wade conoce a su nueva novia en una secuencia de apenas tres minutos) o ningún cierre en absoluto, pero hay que administrar el tiempo de una forma y el objetivo es que al menos una trama sea potente y esté bien desarrollada. Se ha preferido ir al núcleo emocional y concentrado de la serie (¿puede Stuart encontrar el amor?) y no abarcar demasiado. El resultado es agradable y divertido, pero no muy memorable. Los rasgos de las series anteriores de Merchant están tan presentes que es muy difícil sentirse sorprendido; y la apuesta por el humor incómodo o poshumor marca de la casa funciona con irregularidad (sí en el grandioso cameo sorpresa, no en el momento de decirse guarradas en la cama).

    La gracia de la serie residía en que una vez el protagonista tenía el ojo puesto en una chica, su existencia cambiaba y se convertía en un manojo de nervios e inseguridades. Como nos pasa a todos. Un ser sin sentido del ridículo ni mesura, que se metía en múltiples líos por el camino. Ver la temporada era como contemplar un desastre del que no se puede apartar la vista, pero su conclusión favorece más el alma de comedia romántica que tenía la historia. Eso sí, parte de una situación con potencial de humillación: Stuart recibe la llamada de su más significativa ex-novia, anunciándole una visita a Los Ángeles con su marido, que le arrebató a nuestro protagonista a la chica en cuestión. Con la motivación de restregarle a la pareja una buena vida, Stuart les miente al hablarles de su espectacular novia modelo, pero el destino querrá que la candidata le ignore y, desesperado, Jessica tenga que hacerle el favor. A cambio de tres meses de alquiler gratis. Este es el punto de partida de la peripecia puramente sentimental, que lleva a los protagonistas a la cama es una de las escenas precoitales más divertidas vistas por el abajo firmante. La química entre Merchant y una Christine Woods estupenda y especialmente guapa aquí funciona a la perfección, y es un síntoma perfecto de nuestros tiempos que follen antes de amarse.

    Hello Ladies: The Movie

    Quizá sea por el carisma natural de Woods o porque a veces resultaba demasiado doloroso ver a Stuart meter la pata una y otra vez, pero siempre dio la impresión de que Jessica y sus historias eran lo más interesante de la serie. Y aquí no es distinto. La trama del protagonista es bastante delgada, sin apenas evolución, pero la mujer pasará por un cambio de vida radical en el año que cubre la acción, tomando las riendas de su existencia en un comentario muy interesante de los creadores sobre la naturaleza del ser humano y la indefinición vital, cada vez más larga en la edad. De hecho, la acción empieza en su 30 cumpleaños, con un plano-secuencia que nos pone al día con un par de pinceladas sobre dónde está cada personaje regular en su vida, y tiene el detalle de abrirse con una escena que sirve de espejo con la que abría la serie (Stuart y Wade tratan de ligar con dos atractivas mujeres, y los nervios del segundo dinamitan la posibilidad). El final de la historia es otra visita al mismo bar un año después, con 70 minutos en medio para comprobar si la conclusión nos satisface o no.

    Con un intercambio de la proporción en pantalla de los personajes de Kives (Kevin Weisman) y Rory (Kyle Mooney), debido quizá a la creciente popularidad de Mooney por su trabajo en Saturday Night Live y el fichaje de la estupenda Allison Tolman (la Molly de la Fargo televisiva) para dar vida al alma gemela de Wade, el trío de guionistas concentra su tiempo en que Stuart y Jessica definan qué buscan en una pareja y cómo el otro no es el/la adecuado/a tras la noche de sexo. La mujer deja la actuación y vuelve a la universidad, y el hombre deja de ser su casero porque le duele verla cada día. Como desenlace, Merchant recurre a su bolsa de trucos (la confrontación contra el personaje de Stephen Tobolowsky es en esencia la misma que la de David Brent y Chris Finch, “Finchy”, en el impecable cierre de The office) y no se lo pone fácil a la pareja, ya que una cosa que sí se puede decir de Hello ladies es que es creíble en el desarrollo de sus tramas, sin tender a idealizar nada. Si es que al final una relación no es cuestión de esperar a tu príncipe azul ni una modelo despampanante con la que ver la tele cada noche. No. Es cuestión de realistas porcentajes. | |

    Adrián González Viña
    Redacción Sevilla


    Póster: Hello Ladies: The Movie
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]