Introduce tu búsqueda

  • Malas calles.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Down by Earth.
    «Song to Song», de Terrence Malick.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Loyal to the nightmare of my choice.
    «Dunkerque», de Christopher Nolan.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino (Próximamente).

    Sitges 2014 | Día 4. Críticas: 'The Voices', 'A Girl Walks Home Alone at Night' y 'Réalité'

    A Girl Walks Home Alone at Night (Ana Lily Amirpour, 2014)

    Dos damas y un mago

    Crónica de la cuarta jornada de la 47ª edición del Festival de Sitges

    Sin prisa pero sin pausa, el festival ya ha entrado en su última semana. Las horas de sueño perdidas, poco a poco, van cobrándose sus primeras víctimas en forma de películas a las que ya hemos tenido que decir adiós sin tan siquiera llegar conocerlas. Hoy hemos empezado el día con la nueva creación de Marjane Satrapi, The Voices, una cinta que sigue estando lejos de la calidad de su adaptación de Persépolis a la gran pantalla, pero, aun con todo, parece dibujar un camino interesante en su periplo por el cine norteamericano. Eso sin contar el mérito de sacarle partido a un Ryan Reynolds que, quizás, nunca haya estado mejor que aquí. Réalité, en cambio, sigue confirmando el talento de un director que, a partir del absurdo, sigue edificando valientes obras que bordean el suicidio. En su nuevo largometraje, a partir de un complejo entramado de sueños dentro de sueños que hace honor a la linea temática que este año propone el festival. El día lo despedimos con la ligera decepción con la que hemos acabamos A Girl Walks Home Alone at Night, una jarmuschiana (y pretenciosa) romántica historia de vampiros que condensa los males de muchos ambiciosos debuts. Producto Sundance de ruidoso séquito en forma de buenas críticas pero que, a la hora de la verdad, no es más un producto de marketing cuyo origen es su razón.

    The Voices
    The Voices (Marjane Satrapi, 2014)

    The Voices, la nueva película de Marjane Satrapi, empieza poseída por un arrebato de delirio kitsch, tan exagerado, que parece chillar al espectador algo que ya se puede intuir desde sus propios títulos de crédito: que tras aquella recargada fachada naïf se esconde otra realidad mucho más oscura. Salvando las distancias, sería algo parecido al espléndido arranque del Terciopelo azul de David Lynch. Como en aquella, Satrapi parece querer escarbar tras las apariencias y la vida idealizada y colorista de Jerry (Ryan Reynolds) para mostrar una parte oculta apenas visualizada. Sobre el papel el punto de vista marca la frontera entre esos dos mundos. Por un lado, lo kitsch vendría a responder al punto de vista del propio Jerry, mientras que, por el otro, la realidad se descubre en el relato cuando un tercero corre la cortina de ese mundo multicolor.

    Sobre la práctica, desgraciadamente, la lógica del punto de vista y la concepción diferenciada de puesta en escena no siempre parecen seguir la lógica expuesta unas líneas más atrás. No es el único elemento en el filme de Satrapi que acaba quedándose en tierra de nadie. Incluso cuando la película se adentra por derroteros más oscuros y macabros, se muestra reticente a poner toda la carne en el asador. Y aunque hay que reconocer que tiene sus momentos, ni siquiera en el humor negro es todo lo gamberra que debería ser. Como si lo kitsch lastrase la realidad de la que se quiere huir. Es el peligro de intentar contentar a todo el mundo: que al final no se contente a nadie. | ★★ |

    Estados Unidos, 2014, The Voices. Directora: Marjane Satrapi. Guion: Michael R. Perry. Productoras: Mandalay Vision / Vertigo Entertainment. Presentación oficial: Festival de Sundance. Premiere europea: Festival de Sitges. Fotografía: Maxime Alexandre. Reparto: Ryan Reynolds, Gemma Arterton, Anna Kendrick, Jacki Weaver, Stephanie Vogt, Adi Shankar, Gulliver McGrath, Paul Brightwell, Ricardia Bramley, Helena Prince. Apartado Sitges 2014: OFICIAL FANTÀSTIC EN COMPETICIÓN.

    Réalité (Quentin Dupieux, 2014)

    Réalité (Quentin Dupieux, 2014)

    Entrar por primera vez en el universo de Quentin Dupieux, cuando ya existen tres trabajos que le avalan como uno de los nuevos enfants terribles del cine francés, de entrada puede dar un poco de vértigo. Su apuesta extrema por lo absurdo, ciertamente, no es plato para todos los gustos. Réalité, su último trabajo, parte también de lo absurdo para acabar construyendo un juguetón y vertiginoso juego de muñecas rusas. En él, un director de cine, que en realidad es operador de cámara de un show cuya productora está en manos de un productor enemigo del surf; quiere hacer una película. Pero el aval, la puerta de entrada, solo se abrirá si consigue hacer un gemido perfecto. Como en la proposición humorística de Los Pioneros del S.XXI, Dupieux también se sirve aquí de la imposibilidad creativa para erigir un castillo fílmico.

    Réalité no solo es el nombre que da título a este tapiz, sino que es también el nombre de una niña que, paradójicamente, resultará la actriz protagonista de una película dentro de otra película. Realidad y ficción, universos paralelos y sueños dentro de otros sueños. Quizás, todos dentro de otra gran alucinación que todo lo abarca. Capas y más capas. Pero, quizás, lo más sorprendente de todas estas interacciones de diferentes fantasías y realidades es que parecen precisar de ese caos para terminar de dar forma al rompecabezas final. Sin miedo a reírse de sí mismo, pocas obras habrán en este Sitges 2014 más arraigadas al mundo onírico que el interesantísimo divertimento metacinematográfico de Quentin Dupieux. | |

    Francia, 2014, Réalité. Director: Quentin Dupieux. Guion: Quentin Dupieux. Productoras: Orange Sky / Realitism Films / Rubber Films. Presentación oficial: Festival de Locarno. Fotografía: Quentin Dupieux. Música: Quentin Dupieux. Reparto: Jonathan Spencer, Alain Chabat, Matt Battaglia, Kyla Kenedy. Apartado Sitges 2014: SECCIÓN OFICIAL FANTÀSTIC SITGES 47.

    A Girl Walks Home Alone at Night (Ana Lily Amirpour, 2014)
    A Girl Walks Home Alone at Night (Ana Lily Amirpour, 2014)

    El hecho de que nos fijemos en una película como A Girl Walks Home Alone at Night, el debut en la dirección de Ana Lily Amirpour, podría partir del propio contexto y el espacio geográfico en el que, supuestamente, se ha filmado. No sólo porque sea una película que apuesta abiertamente por el cine de género, en un país tan poco dado a ello como Irán, sino también por las formas que adopta Amirpour a la hora de poner en imágenes esta historia de vampiros adolescentes. La mezcla de todo ello convierten A Girl Walks Home Alone at Night en casi una pieza única. Amirpour construye una película en un blanco y negro que parece responder al estado anímico de sus letárgicos personajes. Las calles, los espacios, de la propuesta de la cineasta persa se presentan casi siempre vacíos en una suerte de reflejo de la soledad de sus personajes: un joven que no solo debe cuidar de un padre drogadicto sino que debe hacer frente al acoso de un mafioso local; y una vampiresa condenada a vagar por las desérticas calles de una ciudad muerta en busca de alimento.

    La realidad, sin embargo, es que A Girl Walks Home Alone at Night es una película que no ha pisado suelo iraní, ni en su concepción ni en su distribución. Un cine en el exilio que busca, bajo el paraguas del género, tomarle el pulso al actual estado de su patria originaria. Para ello, Amirpour la disfraza bajo una batería de referencias al cine indie norteamericano que son, precisamente, las que también acaban firmando su condena. Porque en su incontrolable impulso de plasmar imágenes con todo un imaginario prediseñado, acaba con una película sobrecargada, a medio camino entre lo visceral y la pretenciosidad. | ★★★ |

    Irán, 2014, A Girl Walks Home Alone at Night. Directora: Ana Lily Amirpour. Guion: Ana Lily Amirpour. Productoras: Say Ahh Productions, SpectreVision, Logan Pictures. Presentación oficial: Festival de Sundance. Premiere europea: Festival de Deauville. Fotografía: Lyle Vincent. Reparto: Sheila Vand, Arash Marandi, Dominic Rains, Marshall Manesh, Mozhan Marnó, Milad Eghbali. Apartado Sitges 2014: SECCIÓN OFICIAL FANTÀSTIC SITGES 47.

    Daniel Jiménez Pulido
    Enviado especial a la 47ª edición del Festival de Sitges


    El fulgor efímero

    4 comentarios:

    1. Linda película. Atrapa, entretiene, emociona. El interés no decae en ningún momento a pesar de la sencillez de la trama. Ghilherme Lobo realiza una actuación excelente y el resto del elenco está muy bien. Sin dudas, una de las mejores películas brasileñas de los últimos años: 7,5 puntos.

      ResponderEliminar
    2. Es una película maravillosa!

      ResponderEliminar
    3. La verdad este tipo de filmes me causan un poco de repulsión. Qué asco. Dios los perdone. Aunque en el día del juicio... Quién sabe.

      ResponderEliminar
    4. jajajaajajajajaja vale, ¿escribe desde qué monasterio? Fustíguese más bien, con bolas de cebo, arrodillada sobre pepitas.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Esto no es una crítica. Convenimos en llamarlo cuaderno de viaje por darle algún nombre a un texto que, en los esquemas que habitualmente manejamos al escribir sobre cine/TV, no encaja en ninguna categoría definida. Evitaremos cualquier sentencia evaluativa escudándonos en que estamos hablando de una obra que no hemos visto en su totalidad, si bien esta excusa oculta también un acto de pura comodidad...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos...».

    Classics

    Trailers

    [12][Trailers][slider3top]