Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Recap | American Horror Story: Freak Show (4x02)

    American Horror Story: Freak Show (4x02)

    Comienzan las enemistades

    crítica a Massacres and Matinees (4x02) | American Horror Story: Freak Show. | ★★★ |

    FX | EE.UU, 2014. Director: Alfonso Gomez-Rejon. Guión: Tim Minear. Creadores: Ryan Murphy & Brad Falchuk. Reparto: Sarah Paulson, Evan Peters, Michael Chiklis, Frances Conroy, Finn Wittrock, Angela Bassett, Kathy Bates, Jessica Lange, John Carroll Lynch, Skyler Samuels, Naomi Grossman, Jyoti Amge, Erika Ervin, Matt Fraser, Rose Siggins, Ben Woolf, Patti LaBelle. Fotografía: Michael Goi. Música: Mac Quayle.

    El segundo capítulo de Freak show ha introducido otro de los rasgos característicos de la serie, y que uno esperaba que tardara en llegar: las hostilidades entre los personajes. En el mundo de American horror story, las cosas se viven con intensidad. Aman con intensidad, follan con intensidad y, sobre todo, odian con intensidad. Un odio casi químico, inmediato, que lanza a los intérpretes que les dan vida a un ejercicio de canalización de rabia (tanto en gestos como en la manera de decir las frases) que a veces roza lo ridículo. ¿La fuente de conflictos? La llegada al espectáculo de dos nuevos feriantes: Wendell “Dell” Toledo y Desiree Dupree, estrambótica pareja de talentos insospechados. La conexión con el pasado, parece que un aspecto muy importante en Freak show, es que Wendell solía estar casado con Ethel, y es el padre de Jimmy, aunque éste no lo sepa. El Hombre Forzudo, Toledo, se hará cargo de la seguridad del show e impondrá su carácter violento sobre el resto. Queda así establecido un enemigo. En el papel de Desiree, Angela Bassett regresa con una encarnación que no podría ser más distinta a Marie Laveau. A su ya conocido rasgo “monstruoso” de tener tres pechos se ha sumado la sorpresa de que es hermafrodita, lo cual permite a los guionistas lanzar un comentario (no sé si documentado o directamente demencial) sobre terapias de cura de la homosexualidad.

    Pero hay más conflictos, ya que en solo dos capítulos queda bastante claro que Elsa no se preocupa especialmente por sus monstruos, sino por usarlos como cebo para tener público que la vea actuar. El guionista Tim Minear no oculta por un segundo esta dinámica, hasta el punto de que crea una amenaza para la alemana en la figura de las siamesas. Resulta que aunque Bette sea la que quiere ser artista, es Dot la que tiene talento para la canción. Con su querencia por lo bizarro, no sería extraño que una de las cabezas rodara antes de que termine la temporada, y la maquiavélica visita de Elsa al final del episodio parece apuntar esto. El sentimiento de hermandad entre los miembros del espectáculo que propugna Jimmy y, falsamente, la jefa Mars no parece muy sólido, habida cuenta de que ninguno duda en tratar de eliminar a Dell y no confiesan la verdad cuando el apresado es el pobre Meep, incapaz de defenderse. Lo verdaderamente jugoso del capítulo está fuera del circo, en la trama de Twisty, unido en una gran ocurrencia de guión a Dandy Mott, que la serie presentó en el capítulo anterior junto a su madre Gloria (Frances Conroy es otra composición tan histérica como irresistible). Dandy tiene todo el dinero del mundo e incipientes rasgos de psicópata, así que su instrucción ante Twisty parece más que posible. El payaso asesino prosigue su extraña y parece que aleatoria masacre, matando y decapitando a los encargados de una tienda de juguetes... pero no a Dandy, a su madre o a su criada (interpretada por la legendaria cantante Patti LaBelle en una de esas decisiones de casting puramente mitómanas y siempre bienvenidas). Su autobús de los horrores es el lugar más aterrador imaginable, y la revelación para la audiencia de lo que hay detrás de su sonrisa es espeluznante.

    American Horror Story: Freak Show (4x02)

    El resto del capítulo lidia con las ansias de normalidad de Jimmy y sus compañeros en oposición con el interés mercantil de su padre y la jefa. Una desafortunada visita a un restaurante de la ciudad o el destino de Meep parecen dejar claro que el clima de bienvenida no va a ser una realidad, solo un deseo. El personaje de Kathy Bates está convenientemente ausente durante gran parte del metraje, pero nos pone en antecedentes de su matrimonio con Dell en una intensa charla. Al Hombre Forzudo lo interpreta Michael Chiklis, que regresa a su hogar con una serie de FX. Chiklis fue la primera gran cara reconocible de la cadena de basic cable al liderar The Shield (2002-2008). Sus posteriores experiencias televisivas no han pasado de la primera temporada, pero en Freak show ha encontrado una serie de gran éxito (el arranque de la 4ª batió records de audiencia) y esperemos un lugar donde pueda desplegar su gran talento. Otro regreso, aunque en menor medida, es el de Alfonso Gomez-Rejon, que dirige el episodio adaptado al nuevo estilo de la serie, más calmado. Como Murphy ha establecido que las tomas sean fijas siempre que se pueda, el director de origen mexicano saca máximo partido a la propuesta, con primeros planos de los rostros de sus intérpretes que desbordan fuerza (piensen en la charla final entre Elsa y Bette) o los juegos de montaje, como el primer encuentro entre Dandy y Twisty, rodado desde varios ángulos fijos. Envuelta toda la acción en una música que mezcla composición original con extractos del trabajo de George Antheil, compositor de cine de terror en los 50, la acción culmina con un grito desesperado que parece clamar guerra. | |

    Adrián González Viña
    redacción Sevilla



    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]