Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    D'A 2014 | Sexta jornada

    Stop the Pounding Heart

    Consecuencias

    crónica de la sexta jornada de la IV edición del Festival Internacional Cinema D’Autor de Barcelona

    Intensa tarde el el D’A. Dos de los platos fuertes del festival: Stop the Pounding Heart y Blue Ruin marcaban el inicio y el fin de la jornada, respectivamente. Y, entre ellas, Les Apaches y Puppylove, dos miradas muy diferentes sobre la adolescencia que conformaron las secciones paralelas de los grandes festivales de 2013.



    Stop the Pounding Heart [★★★] (Crítica) nos muestra una familia de ganaderos tejanos que forma parte de una comunidad ultra religiosa. Sara, la hija mayor de la familia, a raíz de conocer a Colby, un simpático chico que sueña con llegar al rodeo profesional, y a su llegada a la madurez se empieza a plantear todas las doctrinas adquiridas durante su niñez. Roberto Minervini plantea un documental de ficción que, como hiciera la catalana La plaga, busca la historia en su propio entorno y construye una trama sutil para convertirla en un producto 100% cinematográfico; en el que las barreras entre lo ficción y lo real se funden en una obra sólida y con carácter propio. Su neutra naturalidad supone su mayor acierto. La cámara solo pretende ser una ventana para que el espectador juzgue. Minervini, además, juega con tino con el rico imaginario del sur de Estados Unidos y la cultura texana, mimando tanto los detalles visuales como los diálogos. Estamos ante una obra cuidada que trata con mucha sensibilidad y objetividad un tema polémico en el que es muy fácil caer en el maniqueísmo y en el producto panfletario.

    A continuación, llegó el turno de Les Apaches [★★], de Thierry de Peretti, que había pasado por Cannes y Gijón con muy buena acogida. El filme aborda las terribles consecuencias después de un acto vandálico por parte de un grupo de jóvenes en una pequeña fiesta. Pese a su premisa poco original, va aumentando en intensidad e intriga descubriendo la verdadera naturaleza de los componentes de ese grupo de amigos. Sin embargo, los razonamientos clasistas de su director suponen una salida fácil, cobarde y poco arriesgada que tira por tierra la interesante evolución de esta ópera prima, a la postre, fallida. A la misma hora que la cabeza de cartel del sexto día, Blue Ruin, se proyectó Puppylove [], comedia de Delphine Lehericey que sitúa el foco en el despertar sexual de Diane, una chica de 14 años que vive con su padre y su hermano. Su monótona vida dará un vuelco de ciento ochenta grados cuando Julia, una chica de edad parecida, aparecerá en su vida. En ese momento Diane descubrirá que sus expectativas de madurez no encajan con sus deseos. Un punto de partida trillado para un filme que desprende ternura en su primera mitad, pero que poco a poco se va oscureciendo y que, como las dudas de su protagonista y los comportamientos de algunos secundarios, acaba en tierra de nadie. No hay profundidad ni sorpresa, sólo desencanto. Promesas incumplidas.

    Para cerrar el día, la citada Blue Ruin [★★★]. Apoyada en un más que fructífero palmarés en certámenes de nivel, la cinta de Jeremy Saulnier subió el nivel de expectación en las calles adyacentes a los Aribau. Historia de un don nadie llamado Dwight, un hombre que vagabundea por las calles y vive en su coche y cuya vida cambia completamente en el momento que la policía del pueblo le comenta que un tal Wade Cleland acaba de ser excarcelado. Será el comienzo de una búsqueda sin cuartel. Blue Ruin habla de venganzas, de familias y de conflictos irreparables. El filme tiene un inicio fulgurante que mantiene pegado al espectador a la butaca, pero una vez se ponen todas las cartas sobre la mesa, Jeremy Saulnier divaga indeciso entre introducirse en la psique de Dwight o continuar con la acción frenética. Todo para quedarse a medias. A pesar de ello, estamos ante un largometraje sólido que no acaba de explotar su potencial. A destacar la factura técnica y el juego de luces entre los tonos azulados que denotan los momentos más serenos y los tonos amarillos y ocres que muestran más los momentos extremos y perturbados. Posible aspirante a obra de culto.

    Ginebra Bricollé Nadal
    enviada especial al Cinéma D'Autor de Barcelona 2014

    El jardín

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]