Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | Non-Stop (Sin escalas)

    Non-Stop (Sin escalas)

    Terrorismo panfletario

    crítica de Non-Stop (Sin escalas) | Non-Stop, de Jaume Collet Serra, 2014

    Jaume Collet Serra lleva casi una década entregado a las mieles de la industria norteamericana. El director catalán debutó en 2005 con aquel producto de terror de fuerte esencia noventera titulado La casa de cera. Película cuyo reclamo se centraba en la carnaza mediática, por la inclusión de Paris Hilton (inteligente jugada del director de casting), más que por los hallazgos que el filme podía presentar. La estrategia funcionó de forma relativa. La taquilla internacional salvó los platos rotos, superando el presupuesto de 40 millones de dólares de su debut. Cuando en 2009 el cineasta decidió entregar un ejercicio de estilo de esencias televisivas con La huérfana, su nombre ya era seguro de nómina barata, y cuando menos, una taquilla decente. Su asociación con Liam Neeson sería la jugada definitiva. Sin identidad, estrenada en 2011, entraría directamente al número 1 de la taquilla americana, doblando y triplicando el presupuesto inicial. Lo que parecía un proyecto aislado, Collet Serra ha terminado convirtiéndolo en un seguro de éxito para sí mismo y para su carrera. Al citado filme, se acaba de sumar la reciente estrenada Non-Stop, y en 2015, la próxima Run All Night, también con Neeson, también un thriller de acción. En esta ocasión el cineasta catalán utiliza la excusa de la seguridad aérea post 11S y lo hace a través de un personaje clave: un policía que ha perdido a su familia y su trabajo y que ahora se refugia en el alcohol, entregado a regañadientes a un trabajo que para él ya es rutinario.

    Collet Serra entrega un entretenimiento musculado, bien definido. Con sus giros y sus sorpresas, manteniendo la atención de manera casi constante durante los 106 minutos que vemos a Neeson correr sufridamente a través de los pasillos de la clase turista. Un anónimo le ha comunicado a través de su teléfono que, a menos que ingresen una enorme cantidad de dinero a una cuenta determinada, un pasajero morirá cada media hora. El punto de partida ya ofrece un enganche envidiable de cualquier thriller aéreo que se precie. Aunque formalmente el director ha demostrado su experiencia, ofreciendo un pulso de tensión que va creciendo gradualmente hasta explotar en los debidos fuegos de artificio finales, hay que decir que es poco sutil a la hora de introducir en el clímax una idea de alarmantes tendencias políticas. La de la confianza en una seguridad nacional reforzada, que ha aprendido de los errores del pasado, en concreto del fatídico 11S, al que se hace mención de manera explícita, no sólo mediante palabra, sino mediante la acción misma. Y resulta al mismo tiempo alarmante que pocos medios se hayan hecho eco de ello. Hay una escena con fuertes paralelismos al United 93 de Paul Greengrass, en la que, tras un acto temerario por parte de los pasajeros, queda en evidencia que en última instancia las altas esferas han actuado siempre desde la presión externa, pero con corrección. Por mucho que uno no pueda vislumbrar el porqué de sus acciones, debe confiar en ellas ciegamente. Y no es una idea implantada con sutilidad, pero sí está lo suficientemente maquillada entre explosiones y estrellas como para que uno no le de más importancia de la que tiene.

    Non-Stop (Sin escalas)

    En esencia, Non-Stop es un cóctel básico del menú de Hollywood. Una estrella especializada en el género, en este caso en personajes sufridos. Una secundaria de lujo, algo metida con calzador, respondiendo a la llamada del cheque, (ya conocemos la costumbre de Moore de darnos una de cal y otra de arena en su filmografía). Un último tramo efectivo, y por supuesto, numerosos actores televisivos haciendo sus pinitos en el cine, tal es el caso de Michelle Dockery a la que ya es difícil disociar de Downton Abbey, o actrices recientemente oscarizadas abriéndose paso como buenamente pueden en papeles que no querrán recordar de ahora en adelante. Collet Serra ha añadido un nuevo miembro a la querida familia de las películas sobre terrorismo aéreo. Ahí está como referencia la ya icónica Air Force One reclamando su lugar como cita televisiva año tras año, o los intentos de Wes Craven con Vuelo nocturno y Robert Schwenke con Plan de vuelo: Desaparecida. Un subgénero en sí mismo, con sus reglas y esa oportunidad de abrirte a la inventiva. De imaginar una situación rocambolesca con twist final (o no) que normalmente es más excusa para engrosar las arcas mundiales que para ofrecer un filme verdaderamente sólido. Por fortuna, Collet Serra se preocupa por este último factor, y Non-Stop es la película perfecta para matar un sábado por la tarde con algo que aunque no te sorprenderá en exceso, puede incluso conseguir que no mires el reloj. Sólo evidencia el mensaje final de turno igual que hace el protagonista, con una broma barata y un tiro certero. | ★★★★ |

    Gonzalo Hernández
    redacción Madrid

    Estados Unidos. 2014. Título original: Non-Stop. Director: Jaume Collet Serrat. Guión: John W. Richardson, Christopher Roach, Ryan Engle. Intérpretes: Liam Neeson, Julianne Moore, Scoot McNairy, Michelle Dockery, Nate Parker, Corey Stoll, Lupita Nyong'o, Omar Metwally, Shea Whingham, Linus Roache, Jason Butler Harner, Anson Mount, Quinn McColgan, Corey Hawkins. Fotografía: Flavio Martínez Labiano. Banda sonora: John Ottman. Productoras: Studio Canal, Silver Pictures. Fecha de estreno oficial: Francia, 27 de Enero de 2014.

    Non-Stop (Sin escalas) póster
    Feelmakers

    1 comentarios:

    1. Nunca he escrito al final de una crítica pero no me puedo contener: ¿el autor de esta crítica conoce el significado de la palabra "spoiler" ?. He tenido que leer la crítica dando saltos para que no me destripase la película. Al final, por sea caso he decidido ir al final de la crítica para ver su conclusión y ¡toma ya! termina la crítica explicando como termina la peli. Con un par. Muchas gracias. .

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]