Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Recap | Hannibal (2x01)

    Hannibal (2x01)

    El nuevo Will Graham

    crítica de Kaiseki (2x01) | Hannibal (Temporada 2)
    este artículo contiene spoilers*

    NBC | EEUU, 2014. Director: Tim Hunter. Guión: Bryan Fuller & Steve Lightfoot. Creador: Bryan Fuller. Reparto: Hugh Dancy, Mads Mikkelsen, Laurence Fishburne, Caroline Dhavernas, Hettiene Park, Scott Thompson, Aaron Abrams, Raúl Esparza, Gillian Anderson, Cynthia Nixon. Fotografía: James Hawkison. Música: Brian Reitzell.

    Will trata de recordar para entender cómo Hannibal le tendió la trampa. Comienza una investigación interna en el FBI. Hannibal discute su situación con la doctora Du Maurier. Un grupo de cuerpos aparece cubiertos de resina.


    Hannibal ha vuelto. Ocho meses después de Savoreaux (1.13), la retorcida serie de Bryan Fuller hizo su regreso a la televisión. Un retorno discreto desde el punto de vista de las audiencias, pero vigoroso y estimulante creativamente hablando. Y eso es lo que importa. Kaiseki funciona en varios niveles: como continuación de la historia, con sus consiguientes escenas de pura recapitulación; como presentación de un gigantesco flashforward (la escena de apertura está situada 12 semanas después que este arranque) y como prueba de que Fuller no tiene tiempo que perder. El guión que firma junto a Steve Lightfoot sirve para 43 minutos de revelaciones. La más importante es que Will ha averiguado que Hannibal es un caníbal. A nivel onírico. El falso acusado está empezando a recordar. Aunque el horror que viene a su mente es demasiado grande como para creérselo. Todavía.

    Detengámonos antes en la apertura del capítulo. Las promos de la serie ya habían mostrado fogonazos de una pelea encarnizada entre el doctor Lecter y Jack Crawford. La duda surgió: ¿es una alucinación? ¿Sucede en el final de la temporada? ¿Nos está la cadena reventando una sorpresa? Pues ninguna de estas opciones. La pelea abre el episodio, y no sabemos nada sobre los hechos que la provocan. Solo sabemos que Jack estaba dispuesto a matar a Hannibal. Viendo la brutalidad del combate, tiene que ser personal. Quizá tenga que ver con la esposa del agente del FBI, recordemos enferma de cáncer. Quizá ni siquiera signifique que Jack haya descubierto al buen doctor. Lo único que podemos hacer es conjeturar. Que es lo que Fuller y su gente quiere. Una manera tan clásica como efectiva de tratar de enganchar al espectador. De unas circunstancias al límite, volvemos atrás en el tiempo para reflejar en una situación similar. Jack cena con Hannibal para discutir el caso y las acusaciones de Will. El doctor debe ser descartado como sospechoso y habrá una investigación interna para tratar de entender (y silenciar) cómo pudo “Will matar a todas esas personas” bajo la supervisión del agente Crawford. Entra así en escena un nuevo personaje, interpretado por la solvente Cynthia Nixon. Una mujer encargada de llevar esa investigación interna y que nos proporciona un nuevo dato: Alana presentó una queja formar contra Jack y no va a detenerse hasta que se esclarezcan las circunstancias de los crímenes de Will. Cree que el acusado debió cometer los crímenes sin ser consciente de ello, en parte por la enfermedad que sufrió durante gran parte de la temporada pasada. De visita en la cárcel, Will le pide ayuda para desentrañar sus recuerdos. Y este proceso da lugar a una de las escenas más tristes de la serie. Will recuerda fugazmente como llegó la oreja de Abigail a su estómago: a través de un tubo de plástico. Hannibal aprovechó uno de los episodios más extremos de la enfermedad de Will y le intubó para meterle la oreja garganta abajo. Es triste porque hace pensar en la cantidad de perrerías que el doctor puede haberle hecho al analista en esos estados de trance. Fuller y Lightfood no dejan duda alguna sobre la maldad del caníbal.

    Hannibal (2x01)

    Lo gracioso (recordemos que la serie tiene un saludable y negrísimo sentido del humor) es que Lecter es “el nuevo Will” del FBI. El nuevo analista encargado de asesorar sobre la psique de los lunáticos de turno. El doctor da la clave sobre cómo los cuerpos encontrados son los descartes del perturbado artista. Y Will complementa la visión apuntando que quiere crear un cuadro multirracial. La doctora Du Marier vuelve a escena para más sesiones con Hannibal. Verlos juntos sigue siendo asistir a una charla codificada, llena de frases medidas al milímetro y cargadas de significado, incluyendo la ambigüedad. Es evidente lo mucho que Fuller y sus guionistas disfrutan escribiendo estas escenas. La satisfacción es cada vez más palpable para el espectador, ya que este crítico se encontró de repente disfrutando de la charla y riéndose de cada nueva sentencia de ambos. Amenaza, respeto e inteligencia combinados. O cómo decir mucho sin apenas decir nada. A lo largo del capítulo, Will recibirá varias visitas. A la espera del juicio, está en la cárcel psiquiátrica del doctor Chilton, que se recupera de las torturas a las que Gideon le sometió, extracción de riñón incluida. Hannibal, Jack, Alana y Beverly verán a nuestro protagonista en su uniforme de preso. Bajo la mirada monitorizada del doctor Chilton, el nuevo psiquiatra de Will. Cada uno trae algo distinto a la mesa. Beverly, que recordemos tenía su ración de tensión sexual con él, le lleva fotos del caso en el que están trabajando. Ahí es donde Hannibal vuelve a ser la Hannibal que se aparece en nuestras pesadillas: la macabra imaginería del caso de la semana. O de las semanas, parece ser en esta ocasión. El psicópata de turno secuestra gente de todas las razas y las prepara siguiendo una idea que todavía no sabemos. La imagen que cierra el episodio y nos lanza al cliffhanger es la de su última víctima como pieza de una impactante construcción humana de “algo”. En unos días sabremos de qué. | ★★★ |

    Adrián González Viña
    Redacción Sevilla

    El fulgor efímero

    6 comentarios:

    1. Feísimo capítulo, como casi todos estos últimos

      ResponderEliminar
    2. EL PODER DEL DINERO

      El poder del dinero; que podemos ver con el enfrentamiento de poderes económicos, del espionaje industrial o la falta de escrúpulos y ambiciones del argumento de este trabajo, que modesto, entretiene.

      http://www.quepodemosver.com/2014/03/el-poder-del-dinero-critica.html

      ResponderEliminar
    3. De acuerdo contigo. M**rd* de capítulo. Por no haber, ni polvotere hubo.

      ResponderEliminar
    4. It also will close the book on an era reaching almost to the birth of TV. DB Product Review

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]