Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Crítica | La voz de una generación

    La voz de una generación

    En un mundo…

    crítica de La voz de una generación | In a World, de Lake Bell, 2013

    Alta, guapa y talentosa, Lake Bell está destinada a hacernos pasar muy buenos ratos frente a la gran pantalla en los próximos años. Mujer polifacética y emprendedora, ha desempeñado papeles fundamentalmente secundarios en películas de éxito como Algo pasa en Las Vegas (2008) o No es tan fácil (2009), donde demostró sobradas cualidades para el género de la comedia. Su salto a la dirección con el cortometraje Worst Enemy (2010), presentado en Sundance, fue recibido con entusiasmo por la crítica y la hizo merecedora de numerosos premios en distintos festivales. Tan brillante resultado la animó a realizar su primer largometraje como directora, La voz de una generación (2013), de la que además es autora del guión y principal protagonista, rodeándose de un acertado grupo de actores con los que trabaja desde hace seis años en la serie online Childrens' Hospital tales como Rob Croddry y Ken Marino, algo que se refleja en el buen rollo y la sana complicidad que traspasa la pantalla. Para este debut, Bell ha elegido, cómo no, el humor, pero desde su faceta de guionista demuestra una gran inteligencia al salirse de los cánones de las comedias románticas más adocenadas para adentrarse en unos escenarios y situaciones poco transitados por el cine comercial. El “cine dentro del cine” es un subgénero que ha dado no pocas obras memorables a la historia del cine, entre ellas la magnífica El juego de Hollywood (1992, Robert Altman), pero casi siempre se ha mostrado la trastienda en la que se mueven los directores y los actores. La voz de una generación se acuerda de otros profesionales, aquellos a los que no les vemos las caras y que ejercen la profesión utilizando su herramienta más preciada: la voz.

    La voz de una generación

    Carol es una joven de 31 años que trabaja como entrenadora vocal para estrellas de Hollywood como Eva Longoria. Hija de Sam, un egocéntrico actor de doblaje conocido como el rey de las voces en off de los tráilers, la joven vive frustrada por no haber sido capaz de explotar al máximo todo el potencial que tiene en su garganta, conformándose con ser reconocida por su facilidad para copiar distintos acentos. Sin embargo, por azares del destino, a Carol se le presenta la oportunidad de hacer historia en esta industria sexista y llena de zancadillas, posicionándose como la persona favorita para ponerle voz a la publicidad de una tetralogía de películas que promete convertirse en la sensación taquillera de los próximos años. Para este trabajo tendrá que competir con su propio padre, incapaz de permitir que una mujer (para colmo, su hija) pronuncie el In a World… que se convirtió en su sello de identidad, y con un joven discípulo de Sam que parecía destinado a recoger su testigo tras la retirada del veterano artista del negocio. La voz de una generación muestra con ironía los entresijos de este poco conocido trabajo, así como la lucha de una mujer por consolidarse en un mundo injustamente manejado por hombres. Al mismo tiempo que se nos presenta la aventura laboral de Carol, la cinta abre generosamente el abanico a una serie de subtramas familiares y sentimentales que, con cierto aire de sitcom norteamericana, robustecen la historia. Desde la relación del padre con una muchacha de la edad de sus hijas (personaje que se aleja totalmente del tópico de madrastra ambiciosa tan manido) a la complicada situación del matrimonio de la hermana de Carol con su marido debido a las tentaciones de la carne que amenazan a las dos partes, pasando por los líos amorosos de la protagonista, el universo concebido por Bell es capaz de otorgarle idéntica importancia a todos sus elementos sin que ninguno de ellos estorbe o desvíe la atención sobre el tema central de la película. El resultado: Mejor guión en el Festival de Sundance y una nominación a los Independent Spirit Awards en la misma categoría. Lake Bell ofrece una interpretación deliciosa, todo un prodigio de comicidad que se convierte en la clave del éxito de una película en donde todas las actuaciones están a un nivel notable para lo que es exigible en el género. Es un absoluto placer comprobar cómo es posible que una historia llegue a ser tan divertida sin caer en ningún momento en chistes fáciles o lugares comunes, algo que Bell esquiva sabiamente escena tras escena. Por todo ello, La voz de una generación ha sido una de las sorpresas agradables de la cosecha de cine independiente americano de 2013, una de esas comedias que nacen a espaldas de la industria, sin intención de recaudar grandes cifras en la taquilla, pero que no defraudan a los pocos afortunados que decidan dejarse cautivar por su estimulante propuesta. | ★★★

    José Antonio Martín
    redacción Madrid

    Estados Unidos. 2013. Título original: In a World. Directora: Lake Bell. Guión: Lake Bell. Productora: 3311 Productions / In A World / Team G. Fotografía: Seamus Tierney. Música: Ryan Miller. Montaje: Tom McArdle. Intérpretes: Lake Bell, Fred Melamed, Michaela Watkins, Ken Marino, Demetri Martin, Rob Corddry, Alexandra Holden, Tig Notaro, Nick Offerman, Eva Longoria, Geena Davis, Stephanie Allynne.

    La voz de una generación póster
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]