Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Crítica | The Spectacular Now

    The Spectacular Now, de James Ponsoldt

    LOS PROBLEMAS CRECEN

    crítica de The Spectacular Now | James Ponsoldt, 2013

    El cine independiente americano (eso que tan pedantemente se ha dado en llamar indie) tiene cierta querencia por las historias de adolescentes. Más concretamente, por las historias de crecimiento, de llegada a la madurez y de cómo los adolescentes afrontan las consecuencias de dejar de serlo. El tema ha dado para algunas cintas interesantes (Bienvenidos a la casa de muñecas, Ghost World, Margaret o la más reciente The Kings of Summer), y para una inmensa mayoría de productos no sólo sobrevalorados, sino tan llenos de clichés imposibles como cualquier película de John Hughes (de Juno a Adventureland, pasando por la insoportable Garden State o esa versión teen de las películas de Judd Apatow que es Supersalidos). Afortunadamente, The Spectacular Now, tercera película del director James Ponsoldt, pertenece, casi en su totalidad, al primer grupo. Y digo casi, porque a pesar de los esfuerzos de director y actores para desmarcarse del estereotipo, hay momentos que parecen sacados directamente de las comedietas adolescentes de loa '80. No es que eso sea necesariamente malo; de hecho, proporciona un interesante contraste con los momentos más serios de la historia. Pero es una prueba más de que, por mucho que quieran desmarcarse del cine comercial, el cine indie adolescente sufre de los mismos o similares lugares comunes, propios de quien concibe la adolescencia como una mezcla de recuerdo de la propia y suposiciones de la actual basadas en... lo que ha visto en el cine y la TV. En estereotipos, vaya.

    El protagonista de The Spectacular Now es Sutter (Miles Teller), un muchacho en su último año de instituto a quien la vida le sonríe: es popular, sale con una atractiva compañera (Brie Larson), con quien además se entiende a las mil maravillas, y todo el mundo parece adorarle. La cosa se trastoca cuando, debido a un malentendido absurdo, su novia le abandona, provocando de paso su encuentro casual con Aimee (Shailene Woodley), otra chica del instituto con la que nunca había hablado, y que, contra todo pronóstico, se convertirá en la fuerza impulsora de su paso a la madurez. Es todo un alivio que la relación entre Sutter y Aimee esté tratada con una considerable naturalidad, ya que ésta supone el núcleo de la historia; hay momentos, especialmente al principio, donde todo hace temer que nos vamos a encontrar con una comedia romántica adolescente. Por suerte, Ponsoldt decide evitar el terreno pantanoso y quedarse con lo que realmente vale la pena. Y es que, a diferencia de esas películas de las que antes hablaba, aquí tenemos a un chico y a una chica de 17-18 años que hablan y se comportan como tal. Son inteligentes, pero cometen errores; hablan claro —todo lo claro que se puede hablar con 18 años—, pero sin soltar frases lapidarias cada vez que abren la boca; incluso algo tan sobremagnificado en el cine americano como una primera experiencia sexual es abordado sin melodramas, sin campanillas y con una absoluta normalidad.

    The Spectacular Now, de James Ponsoldt

    El mérito, además de en la dirección de James Ponsoldt, reside en su pareja protagonista. Miles Teller, actor prácticamente desconocido para el gran público hasta ahora, resulta tan simpático en sus momentos más divertidos como vulnerable en los más dramáticos; el hecho de que además no tenga el clásico físico de guaperas adolescente, sino un aspecto de lo más corriente, ayuda a empatizar con él y a evitar el efecto "tipo-popular-pero-aborrecible", que suele darse en el género. Frente a él, Shailene Woodley. Qué decir de ella que no se haya dicho ya. Su interpretación de la chica de al lado (que sigue siendo la chica de al lado cuando termina la película) es absolutamente adorable, tierna y, francamente, mucho más simpática que en Los descendientes. Su química en pantalla no es explosiva, sino dulce y encantadoramente torpona. Es todo lo que una relación adolescente normal suele ser, aunque la mayoría no nos acordemos.

    Los adultos a su alrededor tampoco resultan la típica imagen de los padres perfectos aunque un tanto desconectados de la realidad que suele poblar el género. Son imperfectos, fallidos, defectuosos. Como la mayoría ya no de padres, sino de seres humanos. A la madre de Aimee apenas la vemos, aunque sabemos que es una madre sobreprotectora y bastante asfixiante; la madre de Sutter (encarnada por una casi irreconocible Jennifer Jason Leigh) es esencialmente una buena madre, aunque en su empeño por proteger a su hijo de una verdad que le puede hacer mucho daño acaba provocando justo aquello que hubiese querido evitar. En cuanto a su padre (un Kyle Chandler con un inquietante parecido al Maradona de finales de los '80), es lisa y llanamente un ser egoísta, incapaz de querer a nadie más que a sí mismo. Su reaparición en la vida de Sutter será el catalizador de ese paso a la madurez del que tanto hemos hablado. De la aceptación de que hay cosas que no podemos cambiar, y hay otras que están en constante cambio, y de que es mejor aferrarse al futuro que idealizar el pasado. A pesar de sus concesiones al género teen, The Spectacular Now resulta emocionante como drama, y fantásticamente certera como historia de amor adolescente. Sus personajes son de carne y hueso, reímos con ellos, sufrimos con ellos. Nos importan. Porque, aunque nunca hayamos ido a un instituto americano, ni a un baile de graduación, hemos compartido clase con ellos, les hemos visto pasar a nuestro lado. Hemos sido ellos, en definitiva. Aunque lo recordemos poco y mal. ★★★★

    Judith Romero.
    redacción Londres.

    Estados Unidos, 2013. Director: James Ponsoldt. Guión: Scott Neustadter y Michael H. Weber (basado en la novela de Tim Tharp). Productora: 21 Laps Entertainment / Andrew Lauren Productions (ALP) / Global Produce. Fotografía: Jess Hall. Música: Rob Simonsen. Montaje: Darrin Navarro. Intérpretes: Miles Teller, Shailene Woodley, Brie Larson, Masam Holden, Jennifer Jason Leigh, Dayo Okeniyi, Kyle Chandler, Andre Royo, Mary Elizabeth Winstead, Whitney Goin.

    The Spectacular Now poster
    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]