Introduce tu búsqueda

Que la fiesta continúe
FICX Imatge Permanent
  • [8][Portada][slider3top]
    Cine Alemán Siglo XXI

    Crítica | Third Week

    || Críticas | ★★☆☆☆
    Third Week
    Jordi Torrent
    Reinserciones forzadas


    Miguel Martín Maestro
    Valladolid |

    ficha técnica:
    España, Estados Unidos, 2024. Título: Third week. Dirección y guion: Jordi Torrent. Música: Marc Durandeau. Fotografía: James Callanan. Edición: Ray Hubley. Productores: Jordi Torrent, Randy Simon. Compañías productoras: Duende Pictures, RFS Wolf Entertainment, Toned Media. Intérpretes: Aaron Poon, Lucinda Carr, Ron Barba, Richard Vetere, Edu Díaz.

    Las películas bien intencionadas naufragan por su ausencia de imprevisibilidad. La férrea dictadura del guion encorseta hasta tal punto su estructura y desarrollo que los personajes son incapaces de romper la monotonía, convirtiéndose en correas de transmisión de ideas tan simples como ineficaces y mil veces vistas. En Third week ocurre, y hasta la única imagen evocadora filmada con sentido pierde su sentido a fuerza de repetirse, pasando de idea metafórica de la imposibilidad de alcanzar el sueño americano a ser una postal recreativa que cualquier turista obtiene tomando el ferry de Nueva York a Staten Island. La primera vez que vemos al protagonista, Alvin, mirando hacia los rascacielos de Manhattan, o enmarcado con la imagen en la lejanía del símbolo del poder económico, percibimos esa barrera imposible de traspasar, la de diferencia de clase. Pero la idea queda en eso, una pincelada que pasa por ahí porque el director prefiere intentar explotar la veta sensible, con poco acierto, en vez de arriesgar a hacer una película social, y la palabra "intentar" no está puesta de manera inocente, toda la película es un intento, pero poco más.

    La famosa pregunta que mucha gente hace cuando se habla de una película es la recurrente "¿de qué va?". Apréciense la cantidad de lugares comunes acumulados que vienen a continuación. Alvin acaba de salir de prisión en libertad condicional y mediante amistades y recomendaciones consigue un trabajo en un taller (la tercera semana a la que hace referencia el título). Asumió en silencio la autoría de un delito de narcotráfico callando la identidad de los máximos responsables. A su salida hace todo lo posible por evitar los círculos que le han hecho perder dos años de su vida, incluidos los criminales que le ofrecen volver a colaborar, y los personales que le reclaman para ir de fiesta o para recuperar una relación sentimental. Rehúye a su antigua novia, quien le abandonó en cuanto entró en prisión, pariente del capo que maneja los hilos en la zona. Por otro lado tiene que conseguir la confianza de parte de los compañeros de trabajo, quienes dudan de su calidad moral por ser un exconvicto. Luego aparece el conflicto familiar, Alvin vive con su abuela y reniega de su madre, de quien siente que le abandonó y ahora pide ayuda para conseguir la fianza que le permita abandonar la cárcel. Si he catalogado la película de "bien intencionada" desde el principio que ningún espectador espere sorpresas en el desarrollo de las tres líneas argumentales.

    El drama familiar no emociona, hay un hecho consumado cuyo origen desconocemos y su desarrollo en la película no avanza pero sabemos que ha de terminar optimistamente; la idea del romance perdido es una excusa para mantener una especie de intriga alrededor de Alvin y si éste conseguirá mantenerse alejado del crimen o terminará recayendo, intriga que, de manera un tanto chapucera, acelerada e innecesaria, se cuela en la parte final de la película sin ninguna razón de ser. La parte más conseguida es la de las relaciones laborales y el progresivo desarrollo de las habilidades técnicas del joven, pero no abandona nunca los lugares comunes, un jefe amable, un encargado odioso, un compañero reticente y otro amistoso desde el principio. La película, en su estética (con ese falso blanco y negro que nada aporta), en su desarrollo, en su mecánica puesta en escena recuerda más a un telefilme de sobremesa que a un intento real de aportar algo interesante al espectador. De hecho la película termina donde empieza, con Manhattan al fondo; al final apenas nos hemos movido, ni física ni emocionalmente. ♦


    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    El concurso de piano
    El barco del amor
    Que la fiesta continúe
    Fuera de temporada
    El concurso de pianoEl barco del amor

    Estrenos

    Blondi

    Streaming

    Fuera de temporada
    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas