Introduce tu búsqueda

Descansa en paz
FICX Imatge Permanent
  • [8][Portada][slider3top]
    Cine Alemán Siglo XXI

    Crítica | Megalópolis, Francis Ford Coppola [Cannes 2024]

    || Críticas | Cannes 2024 | ★☆☆☆☆ ½
    Megalópolis
    Francis Ford Coppola
    Una ambición desmedida


    Rubén Téllez Brotons
    Cannes |

    ficha técnica:
    Estados Unidos, 2024. Título original: Megalópolis. Duración: 138 min. Dirección: Francis Ford Coppola. Guion: Francis Ford Coppola. Música: Osvaldo Golijov, Grace VanderWaal. Fotografía: Mihai Malaimare Jr. Compañías: American Zoetrope. Reparto: Adam Driver, Giancarlo Esposito, Nathalie Emmanuel, Shia LeBeouf, Aubrey Plaza, Jon Voight, Laurence Fishburne, Talia Shire, Dustin Hoffman, Jason Schwartzman.

    Es de conocimiento público que Francis Ford Coppola ha tenido que vender gran parte de sus viñedos para financiar ese proyecto de ensueño que imaginó por primera vez durante el rodaje de Apocalypse Now, al que fue dando forma a lo largo de los años y que hoy, cuatro décadas después, ha visto la luz en la Sección Oficial del Festival de Cannes. La cinta se llama Megalópolis y desde antes de su alumbramiento ya tenía colgada la etiqueta de obra maldita, en tanto que el autor de El padrino ya había intentado sacarla adelante en más de una ocasión: en 2001 estuvo a punto de materializarla con Kevin Spacey como protagonista, pero los atentados del 11-S provocaron su cancelación. Así, cuando hace un par de años se anunció que Coppola, harto del silencio de las grandes productoras, había decidido autoproducir la cinta, las expectativas que se generaron fueron enormes; y no era para menos, puesto que una de las grandes figuras del Nuevo Hollywood volvía a ponerse tras las cámaras doce años después para ofrecer la que, parecía, iba a ser su obra testamentaria.

    Pues bien, Megalópolis ha llegado y la decepción ha sido grande. La historia, situada en unos Estados Unidos imaginarios que han sido rebautizados como La Nueva Roma, gira alrededor de César Catilina (Adam Driver), un poderoso arquitecto que, además de haber ganado el Premio Nobel por haber descubierto un material con propiedades casi mágicas, sueña con construir una urbe moderna y utópica en la que, según dice, la calidad de vida de sus habitantes será muy alta, y cuyos pilares fundamentales serán la educación y la justicia. Para hacer realidad su fantasía, César está derribando, en contra de la voluntad de los ciudadanos, barrios enteros sin tener siquiera el permiso del ayuntamiento. El alcalde (Giancarlo Esposito), dado que disfruta de las ventajas que el sistema neoliberal le ofrece a los poderosos y los corruptos, se opone frontalmente a los planes de Catalina. Entre ambos se sitúa Julia (Nathalie Emmanuel), hija del segundo que se enamora del primero. Y, alrededor de este trío protagonista, distintos personajes, a cada cual más esperpéntico, pululan por la pantalla sin llegar a tener una función clara dentro de la narrativa.

    Coppola construye un caótico laberinto que, en gran medida, fluctúa entre la ciudad real en la que sucede la acción de la cinta y la visión futurista de la misma que imagina (hasta la extenuación) el personaje de Adam Driver. No se trata de un dispositivo milimetrado que se alambica siguiendo un orden preestablecido con el objetivo de imbuir al espectador en un bosque expresionista en el que se oponen dos visiones diferentes del mundo, sino de una macedonia de imágenes barrocas que se mezclan en la pantalla siguiendo la brújula del sinsentido, y que extenúan la mirada del espectador a fuerza de sobreestimularla durante dos largas horas. “El exceso de ambición, la codicia y los intereses personales de unos cuantos hombres han hecho caer civilizaciones enteras”, dice una voz en off al inicio de la cinta. Resulta paradójico, por tanto, que Megalópolis se vea completamente lastrada por la ambición desmedida de un Coppola que mezcla diferentes recursos de puesta en escena, géneros y tonos sin ser capaz de cohesionarlos en un todo con sentido completo. La cinta lo mismo vira del drama romántico a la ópera épica, que de la ciencia ficción con toques oníricos a la acción alocada.

    La película resulta bastante desconcertante a nivel sociopolítico, en tanto que la lectura que ofrece de la actualidad es muy plana y la opción que Coppola propone para solventar la profunda crisis en la que el capitalismo salvaje, representado por Cicero (Giancarlo Esposito), tiene sumido al mundo, es a través de una dictadura totalitaria dirigida por el personaje de César. El director filma con una grandilocuencia preocupante la figura de este arquitecto (que bien podría haber salido de una novela de Ayn Rand) cuyo código de valores (la voluntad como motor, el individualismo descarnado y la necesidad de un líder que sea capaz de guiar a una población inmadura) es eminentemente fascista. Megalópolis se levanta sobre un clasicismo formal algo feísta, que deja bastante patente el hecho de que fue ideada hace más de cuarenta años. El problema no es que Coppola emplee recursos de puesta en escena desusados (Víctor Erice lo hacía en Cerrar los ojos obteniendo magníficos resultados), sino que el choque que se produce entre la forma y el fondo da lugar a unas imágenes anacrónicas que se ven muy desfavorecidas por la baja calidad de los efectos visuales. Para el final, queda una sensación de profunda pena al comprobar que uno de los maestros que reinventaron el cine estadounidense en los años setenta ha decidido cerrar su carrera con una obra tan hueca, tan pobre. ♦


    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    La patria perdida
    Green Border
    German Film Fest
    Alternativa Pro
    Alternativa Oficiales
    Green border Alternativa Ofi

    Estrenos

    Alternativa Pro German Film Fest

    Streaming

    Alternativa OficialesLa patria perdida
    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas