Introduce tu búsqueda

Descansa en paz
FICX Imatge Permanent
  • [8][Portada][slider3top]
    Cine Alemán Siglo XXI

    Crítica | El último late night

    || Críticas | ★★★★★
    El último late night
    Cameron Cairnes, Colin Cairnes
    Entrevista con un demonio


    José Martín León
    Telde (Las Palmas) |

    ficha técnica:
    Australia, 2023. Título original: Late Night with the Devil. Dirección: Cameron Cairnes, Colin Cairnes. Guion: Cameron Cairnes, Colin Cairnes. Producción: Derek Dauchy, Mat Govoni, Roy Lee, John Molloy, Steven Schneider, Adam White. Productoras: Future Pictures, Image Nation, Spookie Pictures. Productor: Joel Anderson. Distribuidora: Cinetic Media. Fotografía: Matthew Temple. Música: Glenn Richards. Montaje: Cameron Cairnes, Colin Cairnes. Reparto: David Dastmalchian, Laura Gordon, Ian Bliss, Fayssal Bazzi, Ingrid Torelli, Rhys Auteri, Georgina Haig.

    Filmin se ha marcado un enorme tanto al hacerse con los derechos de distribución de uno de los fenómenos del año dentro del género de terror, El último late night, por lo que podemos disfrutar en cines de la película que causó tanto furor en el Festival de Sitges de 2023, del que sus directores, los hermanos Cameron y Colin Cairnes se fueron con el Premio al mejor guion bajo el brazo. Pocos títulos surgidos al margen de las grandes productoras pueden presumir de haber arrastrado tanto «boca oreja» en los últimos meses como este singular artefacto, perfectamente ideado y mejor puesto en imágenes por estos australianos que, en su tercer largometraje, han conseguido que todas las miradas se depositen sobre ellos, encumbrándose como nuevos talentos a seguir en el futuro. Y es que hay mucho que aplaudir en una obra que, en todo momento, se esfuerza en alejarse de todas las modas imperantes en el nuevo cine de terror para tratar de ofrecer algo completamente nuevo y diferente, capaz de pillar desprevenido a un público que creía haberlo visto todo. Para empezar, El último late night tiene un formato de found footage nada gratuito, ya que su intención es hacerse pasar por una grabación, maldita y difícil de encontrar, de un especial de Halloween de Night Owls, uno de tantos late night shows de la televisión norteamericana, que, a partir de la medianoche, intercalan monólogos y entrevistas con sarcásticos sketches cargados de mala baba y bastante crítica política. En concreto, sería el testimonio audiovisual del programa emitido en directo durante la noche de Halloween de 1977, con el que su conductor, el carismático Jack Delroy, trataría de quemar sus últimos cartuchos para elevar unas audiencias que habían caído en picado en los shares. Los Cairnes ya habían reflejado, en su anterior cinta, Scare Campaign (2016), cómo se las gastan los productores de las cadenas de televisión para captar la atención de su audiencia, valiéndose del todo vale, y aquí vuelven a ofrecer otra virulenta imagen de cómo funciona, desde dentro, este negocio del entretenimiento. Si el público quiere pan y circo eso es lo que obtendrá.

    La película se abre con una sucesión de imágenes que sitúa la historia en el contexto de la época en la que transcurre, unos turbulentos años 70 azotados por la Guerra de Vietnam, las violentas revueltas civiles o la proliferación de sectas adoradoras de Satán –el caso de la “Familia Manson”, que asesinó a siete personas, entre ellas a la esposa de Roman Polanski, la actriz Sharon Tate, aquel fatídico 8 de agosto de 1969, causó una expectación sin precedentes–. Se dio el caso de que Polanski acababa de conseguir un gran éxito con un filme que hablaba, precisamente, de este tipo de cultos demoniacos, La semilla del diablo (1968), el cual, junto a El exorcista (William Friedklin, 1973) y La profecía (Richard Donner, 1976), despertó en el público un gran interés por todo lo relacionado con el demonio, llegando al punto de producirse toda una oleada de supuestas posesiones por todo el país. Pues bien, El último late night bebe de estas ilustres referencias para situarnos, una vez más, en una América, la de los 70, sumergida en un estado de crispación social y política. Al mismo tiempo, su protagonista, Jack Delroy, también pasa por su propio bache personal y profesional, después de que un cáncer fulminante le arrebatara a su esposa, la actriz Madeleine Piper y las bajas audiencias de su programa nocturno amenacen con la cancelación del mismo. Su última baza será un especial de Halloween que prometía ofrecer algo nunca antes visto en televisión. Algo que sus televidentes jamás podrían olvidar y, desde luego, ni ellos ni nosotros, espectadores indirectos desde nuestra butaca de cine, imaginábamos una experiencia tan extrema y aterradora. ¿En qué consistió la fórmula de tan sugestivo cóctel? En juntar en el mismo plató a un psíquico y médium especialista en sacar los fantasmas ocultos de las personas del público, un escéptico que practica la hipnosis y que promete entregar un cheque de medio millón de dólares si no encuentra una explicación lógica a cualquier suceso de carácter paranormal que pudiera presentarse durante la retransmisión, y, como plato fuerte, una investigadora y escritora que llega acompañada de la niña que sobrevivió al suicidio colectivo de una secta satánica y que, supuestamente, está poseída por un demonio que será invocado en el programa.

    Los Cairnes se revelan, no solo, como unos realizadores (y montadores) sobresalientes en la impecable puesta en escena y en su perfecta recreación de las formas y el ritmo de un late night show setentero, sino, también, en la dirección de actores, sacando del gran David Dastmalchian una interpretación complejísima y genial. El actor se mueve como pez en el agua en su papel de egocéntrico maestro de ceremonias de este macabro programa, ofreciendo una actuación tan natural que hace que nos creamos, totalmente, que estamos ante un presentador de la época, capaz de vender su alma al diablo con tal de alcanzar el éxito. A su lado, brillan todos y cada uno de los secundarios, desde Fayssal Bazzi, como el mago Christou, a Ian Bliss como el escéptico empeñado en desarmar, a golpe de sugestión, la que considera una farsa, pasando por la joven Ingrid Torelli, absolutamente inquietante en su personificación de la chica posesa. La película transcurre, a un ritmo vertiginoso y con la textura y colores añejos propios de un show de los 70, entre espectáculos clarividentes, entrevistas y reportajes de investigación –incluso los Warren y la maldita casa Amityville se cuelan con cierta sorna–, que se intercalan con las imágenes, rodadas en blanco y negro, de lo que sucede entre bambalinas cada vez que la emisión pasa a la publicidad, donde se puede adivinar que jugar con el demonio se les está yendo de las manos, al tiempo que un clima de terror se va apoderando, cada vez más, de los miembros del equipo involucrado en el programa. Es entonces cuando El último late night termina desembocando en un orgiástico festival del horror catódico, alocado y truculento, donde sus directores no escatiman en la profusión de vísceras o fluidos sanguinolentos y muertes de lo más impactantes, valiéndose de unos efectos especiales muy apañados, teniendo en cuenta la modestia del proyecto. Gracias a ellos, quedarán para el recuerdo algunas imágenes muy poderosas, que nos remiten a clásicos del género como Scanners (David Cronenberg, 1981) –ya el póster parece rendirle homenaje– o Carrie (Brian De Palma, 1976), otra joyita que lo dio todo en su clímax final. Los Cairnes han alcanzado esa buscada madurez como cineastas, regalándonos una de las películas de terror más sorprendentes, creativas y (por qué no decirlo) divertidas de los últimos tiempos, rara avis dentro de un subgénero tan desacreditado como el de las posesiones demoniacas, del que es, desde ya, una de sus obras maestras. ♦


    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    La patria perdida
    Green Border
    German Film Fest
    Alternativa Pro
    Alternativa Oficiales
    Green border Alternativa Ofi

    Estrenos

    Alternativa Pro German Film Fest

    Streaming

    Alternativa OficialesLa patria perdida
    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas