Introduce tu búsqueda

El último verano
FICX Imatge Permanent
  • [8][Portada][slider3top]
    Cine Alemán Siglo XXI

    Crítica | I'm Not Everything I Want To Be

    || Críticas | Las Palmas 2024 | ★★★★☆
    I'm Not Everything I Want To Be
    Klára Tasovská
    Análisis tardío


    Rubén Téllez Brotons
    Las Palmas |

    ficha técnica:
    República Checa, Eslovaquia, Austria, 2024. Título original: Ještě nejsem, kým chci být. Duración: 90 min. Dirección: Klára Tasovská. Guion: Alexander Kashcheev, Klára Tasovská. Compañías: ARTE G.E.I.E, Czech Television, Mischief Films, Nutprodukcia, Somatic Films. Reparto: Libuse Jarcovjakova.

    "No sé quién soy”, dice en off la fotógrafa Libuse Jarcovjakova al inicio de I´m Not Everything I Want To Be; “necesitaba saber que seguía viva”, se le escucha a mitad del metraje; “sigo sin saber quién soy”, remata al final de la obra. Como el lector habrá podido intuir, la nueva película de Klára Tasovská camina sobre los músculos agarrotados del desconcierto que surge ante la imposibilidad tanto de definirse a uno mismo utilizando dos o tres frases, como de autopercibirse como un ser coherente que tiene unas pasiones concretas, unas filias y unas fobias personales, y, en fin, una forma reconocible de estar en el mundo. La directora utiliza exclusivamente las instantáneas que Jarcovjakova ha ido tomando desde que cayó en sus manos su primera cámara para hilvanar un recorrido preciso y matizado por su vida.

    La pantalla aún está en negro cuando la artista confiesa que le han ofrecido un espacio bastante grande en una sala muy importante para que exponga un compendio de su obra. Debe, por tanto, escoger entre la infinidad de fotos que ha sacado a lo largo de los años, seleccionar las escenas clave de su vida, desde las más íntimas hasta las más contextuales, darle un orden a las imágenes para que conformen el relato más exacto de una existencia difícil. Es el momento que lleva esperando décadas: por fin su trabajo se va a ver reconocido. Después de que la rechazaran dos veces en la universidad; de que le prohibieran retratar a los trabajadores de una imprenta en la que trabajaba; de haber luchado por su .libertad e independencia en una época en la que la mujer era condenada a ser una comparsa del hombre; de haberse marchado del bloque soviético en busca una libertad que no tenía bajo el manto de la URSS; de haberse sentido perdida y asfixiada en una sociedad capitalista que, por desconocimiento, creía más libre; de haberse resignado a sacar fotos para marcas de ropa, cohibiendo su voz creativa y condenándola a hablar a través de susurros en la esquina de su conciencia; de haber dejado dicho trabajo para centrarse en su impulso artístico, aunque eso supusiese aceptar oficios mucho más precarios, de haber conocido a infinidad de personas que la han querido y a las que ha querido: por fin atisba los fulgores del éxito. Aunque sigue sin saber quién es.

    I´m Not Everything I Want To Be funciona como un río infinito condenado a no desembocar en ningún mar, a seguir fluyendo a través de un paisaje cambiante, a veces áspero y duro, otras algo más cálido y luminoso, sin alcanzar un horizonte que no existe como realidad física, sino que se desvela como una construcción mental instaurada por una sociedad que siente la necesidad de encuadrar todo en unos términos rígidos, estáticos y opresivos. Libuse Jarcovjakova busca a lo largo de los noventa minutos de metraje una identidad que, al esquivar las fronteras de la definición simple, le produce una angustia indescriptible. Sus fotos, como apéndices expresivos que, como diría Bergman, funcionan como madera y hacha, detienen la realidad en una imagen en blanco y negro que es capaz de cargar con la cerámica vacía de su dolor porque, precisamente, forma parte de ella. Su trabajo es el resultado de una vida que no sería la misma si no fuese por ese impulso que la mueve a expresarse a través de su entorno y de su propia fisicidad. De ahí, que en su obra —y en la película— se diferencien dos tipos de instantáneas que, pese a sus disimilitudes, están indisociablemente unidas, en tanto que conforman esa identidad que la protagonista busca. Por un lado, están las que inmortalizan el día a día de todos los colectivos que eran marginados por salirse de la hegemonía; y, por otro, las que retratan su cuerpo a través de angulaciones expresivas y poco convencionales. La directora parece decir que los contextos en los que se mueve la protagonista y el medio expresivo a través del que lo hace son los elementos que conforman una personalidad que está en constante cambio, que escapa de la posibilidad de ser categorizada o definida en dos o tres palabras. La identidad es el eco de una pulsión libre que la sociedad (machista, homófoba, racista, clasista) reprime. Por tanto, intentar aprisionarla en un lenguaje convencional y hegemónico es un esfuerzo inútil.

    El dolor que surge de dicha represión lo describió a la perfección Pier Paolo Pasolini en su magnífico poema Análisis tardío: “Sé bien, sé bien que estoy en el fondo de la fosa; / que todo aquello que toco ya lo he tocado; / que soy prisionero de un interés indecente; / que cada convalecencia es una recaída; / que las aguas están estancadas y todo tiene sabor a viejo; / que también el humorismo forma parte del bloque inamovible; / que no hago otra cosa que reducir lo nuevo a lo antiguo; / que no intento todavía reconocer quién soy; / que he perdido hasta la antigua paciencia de orfebre; / que la vejez hace resaltar por impaciencia sólo las miserias; / que no saldré nunca de aquí por más que sonría; / que doy vueltas de un lado a otro por la tierra como una bestia enjaulada; / que de tantas cuerdas que tengo he terminado por tirar de una sola; / que me gusta embarrarme porque el barro es materia pobre y por lo tanto pura; / que adoro la luz sólo si no ofrece esperanza.” ♦


    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Montessori
    Hate songs
    Rosalie
    La chica que sanaba

    Estrenos

    Amouras neves
    Rosalie

    Streaming

    Amour fou
    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas

    Bulle Ogier