Introduce tu búsqueda

El deshielo
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica | Saltburn

    || Críticas | Amazon Prime Video | ★★★★★
    Saltburn
    Emerald Fennell
    La erótica del poder


    José Martín León
    Telde (Las Palmas) |

    ficha técnica:
    Estados Unidos, 2023. Título original: Saltburn. Dirección: Emerald Fennell. Guion: Emerald Fennell. Producción: Emerald Fennell, Josey McNamara, Margot Robbie. Productoras: LuckyChap Entertainment, Metro-Goldwyn-Mayer (MGM), MRC Film, Media Rights Capital (MRC). Distribuidora: Metro-Goldwyn-Mayer (MGM), Amazon Prime Video. Fotografía: Linus Sandgren. Música: Anthony B. Willis. Montaje: Victoria Boydell. Reparto: Barry Keoghan, Jacob Elordi, Archie Madekwe, Rosamund Pike, Richard E. Grant, Alison Oliver, Carey Mulligan, Sadie Soverall.

    Emerald Fennell irrumpió en el campo de la dirección con una de las óperas primas más rompedoras, controvertidas y originales de los últimos años, Una joven prometedora (2020), la retorcida historia de una venganza cocinada a fuego lento, la fraguada por Cassie (Carey Mulligan en una de las mejores interpretaciones de su impecable carrera) contra un puñado de hombres que abusaran sexualmente de su mejor amiga en el pasado. Cine feminista que denunciaba fuertemente el patriarcado, comprometido y, al mismo tiempo, arriesgadísimo, al tratar una temática tan delicada desde una óptica de comedia negra que culminaba con uno de los finales más kamikazes que se recuerdan. La directora dejaba el listón muy alto para su segundo trabajo, que, tras su estreno mundial en el Festival de Cine de Telluride, ha llegado en época navideña a la plataforma de Amazon Prime Video, colocándose rápidamente como lo más visto de la misma y convirtiéndose en un nuevo fenómeno capaz de generar todo tipo de comentarios en redes sociales. Saltburn, el título de la nueva película de Fennell, lo ha vuelto a hacer. No cabe duda de que la realizadora sabe cómo vender sus productos y crear encendidos debates, a base de polémica y mucha provocación. Porque, sí, de nuevo estamos ante una obra provocadora y muy sombría que, bajo una apariencia un tanto superficial –buscadísima, a tono con los ambientes frívolos y vacíos en los que se mueven sus personajes–, vuelve a contar con un protagonista tan atormentado como la Cassie de Una joven prometedora, también guiado por motivaciones oscuras para conseguir un fin que no conoceremos hasta los últimos compases de la historia. En esta ocasión, las riendas de la misma las lleva Oliver Quick, un joven estudiante de humildes orígenes, que consigue ingresar en la elitista universidad de Oxford, gracias a una beca, y que pronto aprenderá a desenvolverse entre sus muros, acercándose, interesadamente, al chico más popular del lugar, Felix Catton, proveniente de una de las familias más ricas y poderosas del país y dotado de un arrasador carisma y una enorme capacidad de seducción hacia todos los que le rodean, incapaces de no caer rendidos ante su innato encanto personal y una amabilidad impropia de los jóvenes ricachones que miran a los más pobres por encima del hombro.

    La primera parte de Saltburn nos muestra la vida en la universidad y cómo Oliver no parece resignarse a ser un marginado más como el chico que primero le ofrece su amistad, por lo que no duda en darle de lado desde el momento en que se gana la atención de Felix, después de que Oliver le saque de un apuro. El millonario empieza a sentir verdadero afecto hacia su nuevo amigo, que se vende como un chico proveniente de una familia absolutamente problemática, tocada por problemas de salud mental y adicciones a sustancias varias, por lo que no duda en integrarle en su selectivo círculo de amistades –en contra de las opiniones de alguna de sus novietas, que se avergüenza de la forma de vestir de Oliver, o de su sarcástico primo estadounidense Farleigh, que ve en el recién llegado una amenaza–, hasta el punto de invitarle a pasar las vacaciones de verano de 2007 en el castillo familiar, ese gótico Saltburn del título. Es aquí cuando el filme eleva definitivamente el vuelo, ofreciendo una mirada nada complaciente de la alta sociedad inglesa, mostrando a una excéntrica familia que nada en la abundancia económica, pero que carece de valores y de la más mínima empatía hacia quienes les rodean. Mientras que Sir James parece un tipo descerebrado, su esposa Lady Elspeth se presenta como una mujer egocéntrica e interesada, una antigua modelo de éxito durante los 90 que ahora lidia con su papel de madre de dos adolescentes, el exitoso Felix y la desdichada Venetia, una joven que vive a la sombra de su hermano, cargada de inseguridades que le han hecho caer en problemas depresivos y trastornos alimenticios. Impagable es el pequeño personaje que interpreta Carey Mulligan, el de Pamela, una “amiga” de la familia que ha sido acogida en la mansión, mientras supera una mala racha personal. Gracias a ella, vemos cómo se las gastan los Catton, las humillaciones veladas, la falsa caridad y los continuos desprecios a los que tiene que hacer frente, ya que, en fondo, solo la ven como un parásito que se ha acomodado en su hogar. Y eso es lo que viene a ser, también, Oliver, con la diferencia de que este ha llegado a Saltburn con una mayor facilidad para ganarse a sus no demasiado inteligentes anfitriones, manipulándoles y llevándoles suavemente hacia su terreno. Como bien le define Venetia en una escena, Oliver es como una polilla que se ha colado en su casa, agujereando, poco a poco, sus paredes hasta terminar destrozándola desde dentro.

    Lo primero que llama poderosamente la atención de Saltburn es su maravilloso acabado visual, presente, tanto en la espectacular dirección artística como en la magna labor de Linus Sandgren en la fotografía –en un trabajo que recuerda mucho al realizado en Babylon (Damien Chazelle, 2022)–, otorgando a la majestuosa y, a la vez, decadente mansión un protagonismo casi tan importante como el de sus personajes. Los excesos con los que están rodadas las fiestas en el hogar de los Catton, con enormes animales asándose a la vista de todos en el jardín, lacayos que parecen salidos de otra época, y drogas y libertinaje acampando a sus anchas por cada rincón del recinto, muestran la degradación moral de una clase alta a la que, no obstante, Oliver querría pertenecer a toda costa. Barry Keoghan parece haberse especializado en roles perturbados y, en la línea de su papel en El sacrificio de un ciervo sagrado (Yorgos Lanthimos, 2017), realiza otro tour de force, generoso en situaciones de un atrevimiento poco habitual en el cine comercial –su “sanguinolenta” escena de seducción en el jardín; ese otro momento, que roza lo necrófilo, sobre una tumba; cierto pasaje en el que juega un papel determinante el desagüe de una bañera o un audaz baile final al ritmo del Murder on the Dancefloor, de Sophie Ellis-Bextor, encumbran al personaje de Oliver entre los más icónicos del año–. Su magnífica actuación, tan desbordante de carisma, no opaca la maravillosa labor de Jacob Elordi, perfecto en su encantador rol de Felix, de una Rosamund Pike que vuelve a demostrar, en su papel de Elspeth, que los papeles de víbora se le dan mejor que a nadie, y, sobre todo, de una sorprendente Alison Oliver, capaz de dotar al personaje de Venetia de una fragilidad digna de lástima. Saltburn se las apaña para adornar una historia no demasiado original que, en resumidas cuentas, parece demasiado una nueva versión más desquiciada de El talento de Mr. Ripley, compartiendo Oliver con el personaje salido de la imaginación de Patricia Highsmith, no solo su homosexualidad (más explícita en la visión de Anthony Minguella de 1999 que en la novela), sino, también, esa ambición y esa mezcla entre fascinación y odio hacia su objeto de deseo y, en última instancia, víctima, para que parezca algo mucho más novedoso. El resultado es una película excesiva en sus formas y muy comprometida consigo misma a la hora de provocar con su cóctel de momentos sexualmente bizarros, algo que la convierte en orgiástico espectáculo homoerótico, repleto de humor negro y bilis a raudales, tan hipnótico y adictivo como esa visión del apolíneo Felix contoneándose al son de la música que tan repetidamente nos regala la directora a lo largo de su película. ♦


    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania
    Alemania

    Estrenos

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    En nombre de la tierra

    Inéditas

    Rizoma