Introduce tu búsqueda

Olga
El acusado Plumas
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica | Nação valente | #Locarno22

    || Críticas | Locarno 2022 | ★★★☆☆
    Nação valente
    Carlos Conceição​ 🇵🇹
    Un mundo de paz por descubrir


    Ignacio Navarro Mejía
    Locarno (Suiza) |

    ficha técnica:
    Portugal, Francia, Angola, 2022. Título original: «Nação valente». Director: Carlos Conceição. Guion: Carlos Conceição. Producción: Shebin Backer Productions, Moving Narratives, Udaya Studios. Fotografía: Vasco Viana. Reparto: João Arrais, Anabela Moreira, Gustavo Sumpta, Miguel Amorim, André Cabral, Vicente Gil, Ivo Arroja, Diogo Nobre, João Cachola, Meirinho Mendes, João Alves, João Amaral, Ulé Baldé, Leonor Silveira, Silvio Domingos, Angelina Gonga, Agostinho Candongo, Madaleno Cape, Djucu Dabo, Milagre Janeth de Jesus, Rodrigo Esteves, Niquelson Guerra, Rui Lutucuta, Kimberley Pearl, Leonel Vasconcelos, Sílvio Vieira, Keynes Welson. Duración: 120 minutos.

    Angola fue uno de los últimos territorios colonizados en África en alcanzar su independencia, en 1975, tras varios años de guerra con la metrópoli portuguesa. Más que una guerra a gran escala, el conflicto se desarrolló a base de guerrillas, marco propicio para que muchos soldados de uno y otro bando asumieran un mando autónomo o tomaran acciones por su cuenta. La crueldad humana se reveló tanto en su prolongación temporal como en su naturaleza sangrienta, y así muchos jóvenes perdieron la vida o vieron su futuro truncado, sobre todo los que fueron llamados a filas sin antes haber podido recibir una educación plena. Se formaron, por tanto, en el frente, tanto los angoleños como los portugueses, y estos últimos quedaron todavía más enajenados al luchar en un enclave tan lejano. Muchos sin duda no entendían por qué debían ser enviados allí, para encontrar la muerte, más aún ante la falta de una autoridad estable y consistente.

    Todo ello se advierte en Nação valente, recién presentada en el festival de Locarno. Su director y coguionista Carlos Conceição es portugués pero nacido en Angola, en 1979, cuatro años después de la independencia, si bien no en un periodo de paz, puesto que la guerra se prolongó allí hasta 1991. Se puede intuir entonces la cercanía del cineasta con este material, que arranca entrelazando las experiencias de varios civiles y combatientes en el país africano en 1974. En particular, se va centrando en un soldado de los que claramente han dejado de lado toda sujeción a la jerarquía militar, adoptando una actitud errática que en seguida nos deja entrever su frágil salud mental. El episodio más terrible acontece cuando se encuentra con una mujer autóctona, sola en el bosque. Ella teme al hombre blanco, pero decide seducirlo para poder seguir luego su camino libremente. Él accede, pero una vez consumado el acto, se pone a rezar y acto seguido la mata de varios disparos. Tras ello, se marcha y el metraje da entonces un salto, porque este soldado desaparece y en su lugar seguimos las vicisitudes de otros jóvenes soldados, estos al mando de un temible coronel, que los adiestra sin piedad y los mantiene alejados del enemigo tras un muro infranqueable.

    Hablar del motivo del salto y consiguiente cambio de escenario y personajes sería desvelar el gran giro narrativo que sobreviene poco antes del desenlace, cuando se acumula un segundo giro, más explicativo. Solo diremos que los mismos tienen su efecto, aunque no funcionan del todo porque dejan en el aire algunas cuestiones que les restan verosimilitud. Hasta entonces la película funciona a otro nivel, en el más sencillo retrato del horror bélico, aun sin caer en imágenes grotescas ni pasajes de gran angustia. Esto también se debe al gran cuidado de la fotografía, tanto en la iluminación como en la planificación. En la primera destacan las escenas nocturnas, aquellos paisajes iluminados por rayos o los espacios apenas visibles mediante velas o linternas. En cuanto a la segunda, sigue una composición firme, con medidos travelings y contadas panorámicas. Que ya sea un gusto ver una película rodada con una técnica sofisticada, aunque sin ningún tipo de exceso, contrarresta el disgusto que podría provocar el fondo de su visionado. El problema es que ese fondo resulta algo disperso, incorpora en ocasiones un tono entre lírico y fantástico (incluso con un momento que parece sacado de una cinta de terror de muertos vivientes) que no acaba de combinar con el resto del drama. Con todo, si obviamos los desajustes narrativos del segundo y tercer actos, el último plano sí resulta contundente, e incluso puede interpretarse en clave actual de que la guerra no está reservada a lugares y épocas concretas, sino que puede extenderse a cualquier sitio en cualquier momento. ⁜


    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Flixolé

    Estrenos

    Flixolé

    #70SSIFF

    Benediction

    Streaming

    Memoria