Introduce tu búsqueda

Olga
El acusado Plumas
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica | Il Pataffio | #Locarno22

    || Críticas | Locarno 2022 | ★★★☆☆
    Il Pataffio
    Francesco Lagi​ 🇮🇹
    Humor feudal


    Ignacio Navarro Mejía
    Locarno (Suiza) |

    ficha técnica:
    Italia, Bélgica, 2022. Título original: «Il Pataffio». Director: Francesco Lagi. Guion: Francesco Lagi. Producción: Vivo Film, RAI Cinema. Fotografía: Diego Romero. Música: Stefano Bollani. Reparto: Lino Musella, Giorgio Tirabassi, Viviana Cangiano, Giovanni Ludeno, Vincenzo Nemolato, Alessandro Gassman, Valerio Mastandrea, Emlio De Marchi, Martinus Tocchi, Antonio Lanni, Daria Deflorian, Marco Sincini. Duración: 117 minutos.

    La época medieval, como han reconocido unánimemente los historicistas, fue una de las más oscuras de nuestro pasado, repleta de crueldad, carestía, analfabetismo y, en general, falta de progreso. Pero, en ese contexto, autores posteriores han encontrado una provechosa fuente de humor. En el cine, el referente lo tenemos sin duda en Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores, la segunda incursión en el largometraje de los Monty Python, donde se sirvieron de las fortalezas, torturas, la brujería, el honor de la caballería o los derechos de los campesinos, entre otras señas de identidad medievales, para ofrecernos una parodia desenfrenada (o, más bien, sin riendas). Su fuente, en que se inspiraban muy libremente, era la leyenda del rey Arturo, muy conocida y reformulada en toda la literatura occidental. Menos conocido es en cambio el libro de Luigi Malerba, Il pataffio, escrito en el siglo XX y ambientado igualmente en época medieval, para burlarse de ella con un tono más bufonesco (quizá menos sofisticado) que, en el caso de los Monty Python, al menos tal como se comprueba en la adaptación que ha realizado Francesco Lagi, seleccionada a competición en esta edición del festival de Locarno.

    En esta película de título homónimo, se nos narran las desventuras de una pareja recién casada, ella de origen noble y el humilde, que recibe como dote un feudo dotado de un castillo, una aldea y terrenos entre yermos y silvestres, todo ello localizado a una cierta distancia del hogar del que parten. El metraje arranca con su viaje a punto de culminar, pues avistan un castillo remoto que creen ser el suyo. Sin embargo, resulta ser de una doncella vecina, bien protegida y con muy mal carácter, ya que el castillo que ha recibido en propiedad está al otro lado del valle. El mismo no está nada resguardado, sino completamente abandonado, con la puerta oxidada, las paredes convertidas en grietas y el dormitorio principal en pasto para animales, incluso con la presencia de una vaca en el lugar que debía ocupar la dama. El panorama es cuanto menos desalentador, aunque el nuevo dueño del feudo no se deja amedrentar y decide organizar poco a poco la coexistencia de su séquito con los campesinos. Estos no abanderan una ideología marxista (como en el antedicho filme de 1975), pero casi, ya que su líder es partidario de ideas más democráticas que el mero servilismo ante su señor que, por lo demás, tropieza con otras dificultades de abastecimiento, disciplina y salud.

    Estos son solo unos pocos detalles de una narración caracterizada por una sucesión de secuencias hilarantes, donde el humor se extiende a la forma de hablar de los personajes (una mezcla de italiano vulgar, romance y latín), a la arbitrariedad de algunas de las decisiones que toman o a su propio hábitat, como hemos dicho bastante inhóspito, a lo cual reaccionan no con desesperanza sino con digna costumbre de la época. Hay muchos gags, por tanto, verbales y físicos, y a fuerza cualquier espectador alcanzará al menos alguna carcajada. Entre otros chistes memorables, cabe mencionar el censo desactualizado de los registros del castillo, los rezos inatendidos del cura que acompaña al protagonista (el personaje más grotesco y entretenido), el cruel destino de dos soldados enamorados o el infructuoso intento de asalto al castillo vecino. La comedia está pues muy conseguida, pero falta ese refinamiento subyacente que define las mejores parodias. El estilo es algo burdo, lo cual a priori concuerda con lo que se narra, si bien olvida que, conscientemente, estamos ante una parodia del pasado, vista con ojos del presente, por lo que se podría haber pedido a Il Pataffio una cierta actualización y consiguiente depuración de la historia que nos narra. ⁜


    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Flixolé

    Estrenos

    Flixolé

    #70SSIFF

    Benediction

    Streaming

    Memoria