Introduce tu búsqueda

  • Cómo hilvanar la conexión y la desconexión.
    El hilo invisible, de Paul Thomas Anderson.

    We need to talk about Thelma.
    Thelma, de Joachim Trier.

    Nada dorado puede permanecer.
    Heartstone, de Guðmundur Arnar Guðmundsson.

    El fulgor del melocotón.
    Call me by your name, de Luca Guadagnino.

    Entrevista | Lilith Stangenberg

    Lilith Stangenberg

    En el marco del Festival de Cine Alemán, charlamos con Lilith Stangenberg, coprotagonista del filme inaugural (Las mentiras de los vencedores) e imagen de la 17ª edición del certamen. Versada hasta ahora en el teatro, la joven actriz berlinesa se muestra entusiasta con su primer papel cinematográfico importante y expone su experiencia con una honestidad que, esperemos, no pierda con el paso de los años.


    Las mentiras de los vencedores supone tu primer papel protagónico en el cine. ¿Has visto la película por primera vez en este festival?

    No, por segunda vez, pero ha sido como la primera. La vi por primera vez en Alemania, pero fui incapaz de disfrutarla: me sentía fuera de lugar, como el Titanic en pleno naufragio. Pero esta vez he logrado poner distancia entre la cinta y yo y me ha gustado mucho más verla.

    ¿Cómo te sientes al ser la imagen del festival?

    Es increíble. Aún no me lo creo. Y el cartel es precioso, con aires de la Nouvelle vague. Ya me he hecho una fotografía con él para mandársela a mi abuela.

    Al ser tu primera película importante, todo esto es nuevo para ti. ¿Cómo fue el salto del teatro al cine?

    Maravilloso. He estado muy cómoda, aunque siempre teniendo presente la opinión del director. A fin de cuentas, estoy acostumbrada al teatro. He trabajado mucho el papel y visitado medios de comunicación para ver trabajar a las mujeres a las que intento honrar con el personaje.

    ¿Te costó el cambio de arte?

    Sí, me costó olvidar las costumbres teatrales. En el teatro, cada interpretación es definitiva, así que me tomé cada día de rodaje muy en serio. Quizá demasiado. Al final tuve que convencerme de que no pasa nada por estropear una toma, porque en el cine siempre hay una segunda oportunidad para hacerlo bien. O sea que no tienes que ser perfecto a cada segundo.

    Y, ahora que conoces los dos medios, ¿te gustaría seguir explorando el séptimo arte o preferirías volver a los escenarios?

    Empecé en el teatro y me encanta, pero el cine es una gran pasión. Sencillamente lo adoro. Así que, ahora que tengo la oportunidad, me encantaría seguir explorándolo.

    ¿Cómo diste con el papel?

    A través de un proceso de casting. Me encantó el guion desde el primer momento y luché por el personaje.

    ¿Y cómo te has sentido al trabajar junto a Florian David Fitz?

    Ha sido increíble porque él es un actor muy conocido en Alemania y yo acabo de empezar. Además, nuestra forma de trabajar es muy diferente porque provenimos de dos contextos muy distintos: fuimos como dos planetas que se encuentran y chocan. Pero la tensión ocasionada por nuestras diferencias hizo el rodaje muy interesante. Y creo que trasciende a la pantalla y enriquece a nuestros personajes. Pese a nuestras diferencias, me encantó trabajar con Florian: al principio yo estaba muy nerviosa, pero él siempre me ayudó con su humor.

    En Las mentiras de los vencedores ambos interpretáis a una pareja de periodistas en plena investigación. ¿Ha cambiado tu visión del mundo periodística tras trabajar en la película?

    Desde el principio me resultó un tema muy interesante porque es de gran actualidad: estamos muy acostumbrados a ser rodeados por la información, pero no es normal interesarse por lo que hay detrás. Normalmente, masticas y tragas sin reflexionar. La película nos obliga a reflexionar sobre quién escribe la historia que conocemos como verdadera, el cuento de hadas que vivimos.

    Por último, ¿cuál es tu opinión sobre el cine alemán actual?

    Es una situación muy ardua porque los directores jóvenes lo tienen muy complicado para conseguir dinero y deben invertir mucho tiempo para lograrlo. La industria sólo se preocupa por la industria. Hacer arte es difícil.

    Pero… ¿hay esperanza?

    No lo sé. Por supuesto, yo mantengo la esperanza. Para algo soy joven.


    Entrevista: Juan Roures.
    Imagen: Festival de Cine Alemán de Madrid.



    Clermont

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    • Anuario 2017. Una recopilación de lo mejor del curso cinematográfico

      «El 2017 se nos ha hecho viejo y, como cada año, toca volver la vista atrás y echar un vistazo a todo lo que nos ha regalado desde un punto de vista cinematográfico. Es el momento de las siempre controvertidas listas de lo mejor del año. Controvertidas porque nunca llueve a gusto de todos, pero también porque, al fin y al cabo, estamos hablando de consideraciones que, aunque no lo parezcan, se hacen en caliente, bajo el influjo del calor cercano de la sala de cine y las sensaciones que nos ha producido...».
    • Mindhunter: Sympathy for the devil

      «Celebérrimo es el aforismo 149 que Frederich Nietzsche formuló en el capítulo IV de su libro Más allá del bien y del mal (1886): «El que lucha con monstruos debe ir con cuidado para no resultar él mismo un monstruo. Pues si miras mucho a un abismo, el abismo acabará por mirar dentro de ti». A buen seguro, los creadores de Mindhunter tuvieron muy presente esta idea del filósofo alemán a la hora de decidirse a adaptar el libro de John E. Douglas y Mark Olshaker, Cazador de mentes: Dentro de la unidad de élite de crímenes en serie del FBI (1995)...».
    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]