Introduce tu búsqueda

  • Cobertura de la 71ª edición del Festival de Cannes.
    Por Víctor Blanes, Alberto Sáez, Ignacio Navarro & Emilio Luna.

    Siluetas y contornos: intersticios vitales.
    Amante por un día, de Philippe Garrel.

    El acto y el gesto.
    Isla de Perros, de Wes Anderson.

    La paternidad de los fantasmas.
    El león duerme esta noche, de Nobuhiro Suwa.

    Crítica | The Rocket

    The Rocket

    Postales de Laos

    crítica a The Rocket (2013), dirigida por Kim Mordaunt.

    Manufacturar una película de temática oriental desde el punto de vista occidental puede resultar un experimento cinematográfico tan complejo como interesante, sobre todo si sumergimos la narrativa en el contexto de un país cuyo pasado reciente está teñido por la tristeza, el legado de la guerra de Vietnam y los cambios económicos: Hablamos de Laos, un territorio cuya historia equivale a pobreza, a resistencia, a renovación y a esperanza, un lugar poblado por gentes valientes, supersticiosas y familiares, fuertemente influenciadas por el folclore, la religión y el trabajo rural. Sus paisajes inusuales y pintorescos, su clima tropical y sus costumbres son elementos capaces de teñir la estética de un filme de color, novedad y magia, además de introducirnos en el seno de una sociedad desconocida para la mayoría de nosotros. Con la intención de aunar este complejo caleidoscopio de tradición, fuerza, optimismo y sentimientos nace The rocket, la ópera prima del director Kim Mordaut, aspirante australiana en la anterior edición de los Premios Óscar en la categoría de Mejor Película de habla no inglesa. Antes de animarse a debutar el mundo de los largometrajes, su creador ya había acumulado experiencia en el terreno de la interpretación y una amplia carrera en el género documental. Para captar la auténtica esencia de la vida en Laos y poder desplegar el abanico de costumbres, supersticiones y circunstancias que allí se respiran, Mordaunt escogió un reparto variado procedente del país de origen, así como de Tailandia, que combina actores profesionales con otros nóveles y amateurs, y se trasladó a espectaculares ubicaciones geográficas para narrar esta historia. Una narración genuina a modo de fábula con moraleja para momentos de recuperación y cambio, impregnada de realismo mágico, y con un formato que nos recordará a un cuento oriental salpicado de épica y esperanza.

    El protagonista de The rocket es Ahlo (Sitthiphon Disamoe), un niño de diez años huérfano de madre con fama de atraer las desgracias y la desdicha, puesto que debido a una vieja leyenda laosiana los gemelos son imanes para la mala suerte, y su hermano idéntico a él ya había fallecido tras el parto. Como a perro flaco todo son pulgas, su familia, de origen humilde, pierde su hogar y se ve obligada a optar por la emigración y pasar todo tipo de calamidades a lo largo y ancho de Laos, una tierra todavía surcada por las viejas cicatrices y secuelas de la contienda vietnamita. Ahlo se hace amigo del resto de protagonistas; Kia (Loungnam Kaosaina), una huérfana alegre y avispada de nueve años y su excéntrico tío Purple, alcohólico y de mente abierta y liberal. Ahlo, discriminado y vapuleado por su familia, tiene en lo más alto de sus sueños ganar el Rocket Festival, una competición de cohetes de fabricación casera que se realiza de manera anual para clamar a la naturaleza por la llegada de la lluvia, pues la agricultura de subsistencia es la base económica de la región. El folclore, la congoja ante la pérdida, el peso de la estructura familiar y la importancia de los rituales y la espiritualidad son ejes que vertebran los acontecimientos de esta película, que procura desdramatizar las penurias del lugar mediante el humor y la calidez, a través la mirada limpia y enérgica de un protagonista que encarna una actuación sobresaliente. Su aventura no está exenta de peligros, como la proliferación de minas anti-persona, artefactos sin estallar y viejas bombas que provoca que cada paso dado pueda suponer el fin de todo. No es casualidad que en The rocket se palpen constantemente los recovecos y los designios de la muerte, pero siempre sin caer en el sensacionalismo o en la autocompasión histórica. Kim Mordaunt se atreve a usar una perspectiva pasional, positiva, rabiosa, como el enfoque irremediable que la infancia le da siempre a la supervivencia: inconsciente, obvio y repleto de curiosidad. La dulzura de los principales personajes y la ternura que nos transmiten se aleja de construcciones edulcoradas y nos habla de maneras alternativas de mirar hacia el futuro y recuperarse de los varapalos.

    The Rocket

    Aunque no contenga exceso de acción, la atmósfera de toques fantásticos que envuelve esta historia nos contagia y nos absorbe para mostrarnos una porción de la vida difícil que atraviesa la gente de a pié en Laos. De hecho, la idea original del filme parte de un documental de 2007 acuñado por el propio director, en que se relataba la ardua labor de recogida de minas y bombas en Laos, financiado en parte por la ayuda de Australia. Por culpa de estos explosivos sin desactivar un centenar de laosianos fallece cada año, y otros tantos sufren mutilaciones. Así, el trasfondo de esta obra, camuflado por la fábula, tiene una clara vocación de denuncia. La frescura y la naturalidad del reparto contribuyen a facilitarnos la conexión con el argumento, destacando especialmente la pareja de niños protagonistas, que muestran una gran complicidad en pantalla a través de diálogos y primeros planos poderosos y expresivos. Los pensamientos de Ahlo, los consejos del borracho pero sabio tío Purple y el desparpajo de Kia nos guían por un sendero lleno de humor, emotividad y una clara filosofía de vida: lucha por tus sueños y cuando sea necesario, transgrede la norma. El silencio y la musicalidad se justifican a partes iguales, conformando un producto poético en el que hay que resaltar su magnífica fotografía, con paisajes caóticos y verdosos dignos del National Geographic. Al final, lo más importante de The rocket es esta unión de documental y potencial emocional para dibujar un relato único acerca de la resistencia y las ganas de vivir. | ★★ |

    Andrea Núñez-Torrón Stock
    redacción Santiago de Compostela


    Australia, 2013, The Rocket. Director: Kim Mordaunt. Guionista: Kim Mordaunt. Productora: Coproducción Australia-Laos-Tailandia; Screen Australia / Red Lamp Films. Música: Caitlin Yeo. Fotografía: Andrew Commis. Reparto: Sitthiphon Disamoe, Loungnam Kaosainam, Thep Phongam, Bunsri Yindi, Sumrit Warin, Alice Keohavong. Presentación oficial: 2013: Festival de Berlín: Mejor ópera prima. 2013: Festival de Tribeca: Mejor película, actor (Sitthiphon Disamoe) y premio de la audiencia. 2013: Seminci de Valladolid: Sección Punto de Encuentro (fuera de concurso).


    Póster: The Rocket
    Publicidad

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    • Mindhunter: Sympathy for the devil

      «Celebérrimo es el aforismo 149 que Frederich Nietzsche formuló en el capítulo IV de su libro Más allá del bien y del mal (1886): «El que lucha con monstruos debe ir con cuidado para no resultar él mismo un monstruo. Pues si miras mucho a un abismo, el abismo acabará por mirar dentro de ti». A buen seguro, los creadores de Mindhunter tuvieron muy presente esta idea del filósofo alemán a la hora de decidirse a adaptar el libro de John E. Douglas y Mark Olshaker, Cazador de mentes: Dentro de la unidad de élite de crímenes en serie del FBI (1995)...».
    • Anuario 2017. Una recopilación de lo mejor del curso cinematográfico

      «El 2017 se nos ha hecho viejo y, como cada año, toca volver la vista atrás y echar un vistazo a todo lo que nos ha regalado desde un punto de vista cinematográfico. Es el momento de las siempre controvertidas listas de lo mejor del año. Controvertidas porque nunca llueve a gusto de todos, pero también porque, al fin y al cabo, estamos hablando de consideraciones que, aunque no lo parezcan, se hacen en caliente, bajo el influjo del calor cercano de la sala de cine y las sensaciones que nos ha producido...».
    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».

    Festivales

    Cineclub

    [12][Trailers][slider3top]