Introduce tu búsqueda

El último verano
FICX Imatge Permanent
  • [8][Portada][slider3top]
    Cine Alemán Siglo XXI

    Crítica | The Collection

    The Collection

    Masacre en el Hotel Argento

    crítica de The Collection | de Marcus Dunstan, 2012

    Dentro de la nueva hornada de directores especializados en cine de terror (una lista en la que podríamos meter a gente como Alexandre Aja, Rob Zombie, Ti West o James Wan), el nombre de Marcus Dunstan puede resultar menos conocido para la mayoría. Es probable que carezca de las aspiraciones autorales, renovadoras o incluso comerciales de algunos de ellos, pero Dunstan lleva años haciendo méritos para ser tenido en cuenta por cualquier fan del gore más desprejuiciado y peleón. Primero, por ser una de las cabezas pensantes detrás de esa loquísima trilogía iniciada con Atrapados (Feast, John Gulager, 2005), llena de monstruos y humor, y continuada con las aquí inéditas Feast II: Floppy seconds (John Gulager, 2008) y Feast III: The Happy Finish (John Gulager, 2009). Segundo, por afrontar junto a su compinche habitual, Patrick Melton, la difícil tarea de dar algo de coherencia a las entregas cuatro, cinco, seis y siete de la franquicia Saw, así como a Piraña 3DD (Piranha 3DD, John Gulager, 2012). Y tercero, y sobre todo, por haber dirigido una de las cintas de terror más estimulantes de los últimos años: The Collector (The Collector, 2009). Dunstan eligió para debutar como director una historia que, si bien poseía ciertos agujeros evidentes en su guión y estaba inevitablemente contaminada por la fiebre del torture porn, tenía también una capacidad notable para inquietar y para sorprender al espectador. Como era de prever, a tenor de la carrera previa del director, The Collector mantenía algunas de las constantes visuales de la saga Saw pero, de manera inesperada, se acercaba también por momentos al giallo en su manera de dosificar el suspense y hacerlo estallar en brutales explosiones de violencia. Siguiendo en esa misma línea, la conexión con el cine de terror italiano se hace incluso explícita en esta secuela, The Collection: la mayor parte del metraje transcurre en desvencijado hotel llamado Argento, en el que el sanguinario psicópata guarda su colección de trofeos humanos y se dedica al arte posmoderno... a su manera.

    The Collection

    A primera vista, The Collection podría parecer un más de lo mismo: de nuevo, tenemos a unos personajes atrapados en un único escenario lleno de trampas. Si quieren salir vivos de allí, no les queda más remedio que ir cruzando habitaciones mientras intentan escapar de estos peligros y del propio villano. Pero, una vez más, Dunstan prefiere no limitarse a cumplir las expectativas más elementales de su público potencial. Demostrando que pretende ir por delante de éstas, el director y guionista lleva a cabo un giro de guión en el que El Coleccionista es esta vez el objeto de caza y no el cazador. El papel de perseguidores lo asumen ahora unos mercenarios (contratados por el padre de una de las chicas raptadas por el psicópata), liderados por el que fuera el antihéroe de la primera parte, Arkin (Josh Stewart). Así, casi podríamos decir que The Collection supone a The Collector algo así como lo que Aliens, el regreso (Aliens, James Cameron, 1986) fue para Alien, el octavo pasajero (Alien, Ridley Scott, 1979). Es decir, manteniendo unas mismas constantes genéricas (en aquéllas pertenecientes a la ciencia-ficción, en éstas al terror), se presenta un viraje hacia el más puro cine de acción que, en ambos casos, guarda asimismo algunas similitudes: los mercenarios de The Collection, con sus peinados imposibles, sus modales chuscos y sus espectaculares maneras de morir, bien podrían haber formado parte de la tripulación de la Sulaco. Por su parte, el pobre Arkin hace las veces de una Ripley resignada a enfrentarse de nuevo, aunque ahora con mayor fortaleza, a sus peores pesadillas. Este giro hace que la película gane en personalidad propia no sólo con respecto a su predecesora, sino también al género al que pertenece en su esencia. Y esto es de agradecer, especialmente si tenemos en cuenta que Dunstan ha vivido hasta ahora de la repetición de ideas y la explotación en cadena de unos mismos conceptos.

    The Collection

    Otro detalle digno de elogio es la concreción de la película: The Collection supone un chute de adrenalina desde sus primeros minutos (tan bestias que es mejor no describirlos y dejar que los veáis vosotros mismos) y está narrada casi en tiempo real, lo que hace que sus ajustadísimos ochenta minutos de metraje (créditos incluidos) pasen volando. Pero hay algo que, debido también a esta concisión narrativa, provoca que la cinta no sea tan satisfactoria como podría haberlo sido: con tanto artificio, no hay tiempo para las explicaciones y nunca terminamos de saber quién es El Coleccionista, por qué hace lo que hace, qué relación exacta hay entre él y un misterioso personaje femenino que se esconde en el hotel, y cómo consigue preparar todas esas trampas en lugares ajenos (¿o acaso no todos los son?) sin que nadie le vea. Pero puede que Dunstan prefiera no tener que entrar en detalles porque, si lo hiciera, este castillo de naipes cortantes y manchados de sangre terminaría derrumbándose con el más leve soplido de la lógica. Depende de la permisibilidad del espectador y de sus ganas de jarana decidir si The Collection merece o no la pena. En mi caso, sólo puedo añadir que espero que hagan la tercera parte... ★★★★★

    Pedro José Tena
    redacción Extremadura

    Estados Unidos, 2012, The Collection. Director: Marcus Dunstan. Guión: Patrick Melton, Marcus Dunstan. Productora: LD Entertainment / Fortress Features. Música: Charlie Clouser. Montaje: Kevin Greutert, Mark Stevens. Intérpretes: Josh Stewart, Emma Fitzpatrick, Randall Archer, Navi Rawat, Christopher McDonald, Johanna Braddy, Lee Tergesen, Andre Royo, Daniel Sharman, Erin Way, Brandon Molale, Shannon Kane, Justin Mortelliti, William Peltz, Tim Griffin. Distribuye: Alimpro Films.

    The Collection póster
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Montessori
    Hate songs
    Rosalie
    La chica que sanaba

    Estrenos

    Amouras neves
    Rosalie

    Streaming

    Amour fou
    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas

    Bulle Ogier