Introduce tu búsqueda

Descansa en paz
FICX Imatge Permanent
  • [8][Portada][slider3top]
    Cine Alemán Siglo XXI

    Crítica | 2 Guns

    2 Guns

    MERCADO LIBRE DE HOLLYWOOD

    crítica de 2 Guns | Baltasar Kormákur, 2013

    2 Guns es una película de acción que pudiera haber firmado la versión veraniega de Doug Liman. Consciente de sí misma, y con las taras y virtudes afines a estos productos, se erige como un ejercicio de entretenimiento que pone punto y final al periodo estival que toca. Su director no es americano, pero maneja perfectamente las reglas del género: La acción a ritmo de guitarra eléctrica, como si los Black Keys se hubieran metido a tocar en medio del desierto texano con el televisivo Walter White llevando la voz cantante. Todo en mitad de unos paisajes que retrotraen fácilmente a los conocidos ambientes de la Albuquerque de Breaking Bad. El islandés Baltasar Kormákur sabe lo que se hace. Su idiosincrasia como cineasta es la de un europeo que quiere ser americano, utilizando como base la experiencia acumulada hasta el momento: el éxito como actor teatral, la dirección de obras de corte ambicioso, el traspaso al mundo del cine, y por fin, ese punto de inflexión que convierte su carrera en lo que es ahora: Reikjavik 101, su primer trabajo como director que en el 2000 le sitúa entre las 10 promesas de ese año según Variety. Después llegarían la entrada oficial al mercado americano Contraband (2012) y el éxito de su nueva obra en territorio escandinavo, The Deep —seleccionada por Islandia para los Oscars—. Su primer paso en Estados Unidos le otorgó la amistad con Mark Wahlberg, al que convertió en socio. Algo que en Estados Unidos te abre las puertas de su industria de par en par.

    2 Guns, por tanto, es oficialmente su segundo trabajo de producción americana, la adaptación de una novela gráfica de Steve Grant, (conocido escritor de comics de la Marvel) que viene a contarnos la aventura de dos autoridades un tanto gamberras, un marine y un agente de la DEA, ambos haciéndose pasar por traficantes sin que el otro lo sepa. Su objetivo es el de desbancar a un cártel mexicano liderado por el imponente Edward James Olmos. ¿El Plan? Inculparlo mediante un atraco al Banco local, para provocar el desmantelamiento de la organización. Ahí la parte sencilla. El desarrollo contiene lo básico y debido. Explosiones atronadoras, persecuciones en mitad del desierto, giros argumentales, humor cachondo y un ritmo imparable. Todo ello orbitando alrededor de un punto de partida que se antoja sencillo, añadiendo piezas una tras otra, en aras de una complejidad argumental que pretende dar profundidad al discurso pero no deja poso permanente. El devenir de los acontecimientos provoca ideas interesantes. La corrupción del sistema, incluida la CIA; el condicionamiento de los gobiernos y las autoridades, que al final acaban rindiéndose a las órdenes recibidas aunque sean cuestionables, la avaricia desmedida, y en último término lo absurdo que resulta el conjunto. La ejemplificación perfecta nos la regala la propia película. Una frase que retrotrae de forma inmediata a la conclusión de aquella controvertida Mátalos Suavemente de Andrew Dominik: “America no es un país, es un puto negocio”. Una verdad que encuentra su eco en la obra de Kormákur: “Esto es un mercado libre, no un mundo libre”.

    2 Guns

    De un tiempo a esta parte, el cine esta empeñado en dejar claro el concepto. Y 2 Guns es una reafirmación del mismo. Disfrazado de divertimento inocuo, sin ganas de entrar en densidades, expresa suficiente ímpetu como para perdonarle su afán ocioso. Al fin y al cabo es lo que se pretende desde el principio, desde esa secuencia de apertura en la cafetería que demuestra un pulso y una frescura que se echaban de menos en este cine. Un humor que, sorpresa, funciona. Y una inventiva para la puesta en escena que posiblemente sea lo más inesperado. Kormáki otorga chispa a un interrogatorio común, alicatándolo con detalles mínimos, unas luces con temporizador, que marcan el ritmo de la escena, inyectándole tensión. O unos momentos de acción que no por apostar fuerte dejan de ser coherentes, y están solucionados con gracia. Un tiroteo en mitad de las reses de un granero, una escaramuza nocturna (teléfono mediante), o el juego de espejos que hay en un momento dado. La relación entre la acertada puesta en escena y la capacidad para aprovechar bien los escenarios es parte de la clave de que el engranaje funcione. Es eso lo que eleva a 2 Guns por encima de la media del verano. El islandés se preocupa por crear un producto que, aparte de acaparar taquilla, este bien hecho y sea digno de disfrutarse, y lo consigue.

    2 Guns

    Pero no todo es mérito suyo. Si el filme se sostiene es en gran parte gracias a sus protagonistas. Tanto Denzel Washington como Mark Wahlberg se mueven cómo pez en el agua. Esto ya lo manejan, saben cómo encararlo. El registro de ambos actores ha conocido todo tipo de caminos en su carrera. Unos más acertados que otros. Walhberg dejó más que claro en The Lovely Bones que el drama no era lo suyo. Por lo menos no con Peter Jackson. Su carrera ha estado siempre más enfocada a personajes como éstos. Y el que le otorga 2 Guns es la mezcla perfecta. La socarronería, la actitud infantil, la impulsividad y la despreocupación. Por su parte Denzel Washington poco puede aportar a las cimas que ya ha alcanzado. Complementa el trabajo de su compañero sin fisuras y ambos desprenden un carisma que eleva este entramado de corrupción perpetrado por Grant y cia. Poco más pueden añadir ellos, porque la película de Baltasar Kormákur tiene las armas idóneas para defenderse entre su público objetivo: Ese que vaya buscando un entretenimiento inteligente, pero no pedante, algo ligero, que le otorgue su dosis justa de reflexión para no sentirse demasiado insulso, ofreciéndole unos interpretes que saben manejar el género, y una acción bien llevada que no explota el asombro, aunque sí lo utiliza a menudo. Un disparo certero del cineasta islandés para reafirmar su lugar en el “mercado libre” de este mundo que es Hollywood. ★★★★★

    Gonzalo Hernández.
    Redacción Madrid.

    Estados Unidos, 2013. Título original: 2 Guns. Director: Baltasar Kormákur. Guiónista: Blake Masters. Interpretes: Denzel Washington, Mark Wahlberg, Paula Patton, Bill Paxton, Fred Ward, James Mardsen, Edward James Olmos. Música: Clinton Shorter. Fotografía: Oliver Wood. Producción: Boom Entertainment, Emmett/Furla Films, Envision Entertainment Corporation, Foresight Unlimited, Herrick Entertainment, Hollywood Studios International, Marc Platt Productions. Estreno oficial: Premiere de Nueva York (30 de Julio de 2013).

    2 Guns póster
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    La patria perdida
    Green Border
    German Film Fest
    Alternativa Pro
    Alternativa Oficiales
    Green border Alternativa Ofi

    Estrenos

    Alternativa Pro German Film Fest

    Streaming

    Alternativa OficialesLa patria perdida
    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas