Introduce tu búsqueda

El deshielo
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Blu-ray Review | The Master

    The Master, de Paul Thomas Anderson

    VERDADES INCÓMODAS

    Blu-ray review de The Master | Paul Thomas Anderson, 2012

    Una paradoja. En eso se ha convertido el listado de nominados al Oscar cada año. Una relación de aspirantes que demuestra el vetusto criterio y sistema de votación de unos académicos impregnados de una ortodoxia recalcitrante. El cine es lo de menos. Pueden las ideologías, el marketing y la corrección política. ¿Para qué innovar si podemos tener a los burócratas contentos? Paralelo a este listado lleno de calcos y superficialidad siempre aparece el de las ovejas negras, el de las ausencias. Obras de calado intelectual, de estética y mensajes vanguardistas, filmes que no entienden de erosión temporal y que suponen un cambio en la concepción cinematográfica de una generación. Todo está inventado pero es necesario recordarlo cada cierto tiempo a las nuevas miradas. Es el lugar para las etiquetadas —también comercialmente— cintas de culto, creaciones cuya gloria se forja a fuego lento y bajo la gracia de un minutero impasible pero justo. Se les negó el triunfo inmediato en forma de esa fast-food de la mercadotecnia llamada premios. Que diablos importa ¿no? Demos importancia a la memoria. Ésta nos descubre de forma reciente un puñado de muestras que erizan vellos pero, sobre todo, desbordan mentes. O acaso no recuerdan cómo Cadena perpetua (The Shawshank Redemption, Frank Darabont) se iba de vacío en una edición de 1994 donde arrasaba Forrest Gump (Robert Zemeckis); cómo filmes como El topo (Tomas Alfredson) o Drive (Nicolas Winding Refn) no tuvieron opción de entrar en las diez mejores películas en un año donde fueron nominadas cintas que el tiempo borrará de forma irremisible como Criadas y señoras (The Help) o Tan fuerte, tan cerca (Extremely Loud and Incredibly Close). Incomprensible. Tanto o más que un genio llamado Paul Thomas Anderson no tuviera un hueco en la última edición de los Oscar y los Globos de Oro con la sobresaliente The Master. Previamente, en el viejo continente, el director de la Mostra de Venecia, Alberto Barbera, comentaba fuera de micrófono que gracias a la legislación del festival Pietá, de Kim Ki-duk, obtuvo el León de Oro. De no haber reglas de por medio, el señor Anderson se hubiese llevado un tráiler entero de galardones. Que diablos importa.

    The Master

    imagen| ★★★★★

    sonido| ★★★★★

    contenidos| ★★★★★


    Número de discos| 1. Imagen| 1.85:1 1080p 24fps. Audio| Inglés - Dolby Digital 5.1, Castellano - Dolby Digital 5.1, Catalán - Dolby Digital 5.1. Subtítulos| Castellano, Catalán.

    43 años. Esa es la edad de Paul Thomas Anderson. Es probable que su mente tenga unas décadas de más. Este director estadounidense ha pasado de aprendiz de Stanley Kubrick a creador de universos únicos, plasmados bajo un binomio antitético de sensibilidad e incomodidad. Obras maestras como Magnolia (1999) y Pozos de ambición (There Will Be Blood, 2007) así lo atestiguan. Con The Master ofrece un lienzo inigualable sobre las creencias cimentadas bajo el yugo de las necesidades primarias del ser humano. Articulado bajo la sumisión de dos mentes al borde de la disolución psíquica y que desgranan todos los miedos y verdades incómodas que nos rodean a diario. Todo se rige bajo el sexo y el dinero. De la unión de ambos conceptos nace el poder. Y con éste no hay barreras en los caminos, sólo miradas furtivas o aplausos complacientes. Anderson construye un mosaico donde cada tesela abre un vano para que el espectador, como si de un voyeur se tratara, sienta en primera persona esa dolorosa y sedienta sensación de convertirse en Freddie Quell (Joaquin Phoenix). Horroriza ver a ese hombre masacrado por tiempo. Duele identificar algunos de sus rasgos, que resultan familiares, inherentes. Que contrastan con una visión acomodaticia de la realidad.

    The Master, de Paul Thomas Anderson

    Cada revisión del blu-ray del filme de Anderson se convierte, por tanto, en un tratado empírico y antropólogico. Un ejercicio donde tenemos las cartas pero no sabemos las reglas del juego. Desde el primer fotograma corroboramos que se trata de una obra maestra. Independientemente de lo inteligible del mensaje de Anderson, The Master es todo un prodigio que a 1080p se convierte en una experiencia inigualable. Es la excelencia de la técnica. Formación clásica, resultado vanguardista. Cada plano, cada encuadre, representan la perfección cinematográfica. La iluminación que otorga su camarógrafo, Mihai Malaimare Jr., resulta tan prodigiosa como el uso de la cámara del cineasta californiano. Un envoltorio de lujo para un relato de recorrido anatómico cíclico: mente-garganta-vísceras-mente. Es la obra de un genio. El mayor halago es visionar su obra. Lo demás, ¿qué diablos importa?

    Contenido adicional | Crítica de The Master.

    Emilio Luna.
    editorial EAM.

    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania
    Alemania

    Estrenos

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    En nombre de la tierra

    Inéditas

    Rizoma