Introduce tu búsqueda

Totem
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Cinematography | Blow-Up (1966)

    Blow-Up

    Blow-Up (Deseo de una mañana de verano), de Michelangelo Antonioni (1966).

    Los sentimientos, la historia, los pequeños detalles. Todo aquello que nos rodea visto por el objetivo. Imágenes que persisten en nuestros días. Que no envejecen nunca. Fotografiar es el arte de grabar la luz. Destellos luminosos que perciben nuestros ojos. El reflejo de la realidad, de una realidad que ha ido evolucionando hasta tocar la ficción. La imagen obtenida, bien lograda o no, es un instante congelado en el tiempo. La función de un fotógrafo consiste en eso y en hacerlo de manera que nos impresione. Pero, ¿Qué es la fotografía para un fotógrafo? Para adentrarnos en su mundo el director italiano Michelangelo Antonioni nos muestra en 'Blow-Up', en el Londres más moderno, la labor profesional de Thomas. Un fotógrafo treintañero que vive en su propio estudio fotográfico. Con lonas para los fondos de plató, cuartos oscuros de revelado, vestuario para las modelos...Todo un privilegio. Fueron los 60. Mandaba el analógico. Películas de 35 mm, Hasselblad, Rolleiflex, Yashica, placas de medio formato, gran formato, B/N. Se sumergía-y sumerge- la película en tres baños para obtener el negativo. Se trata de un proceso químico bastante simple. Revelador, paro y fijador. Cada uno de ellos con distintos efectos sobre el celuloide. Los problemas surgían cuando se confundía de líquidos o se velaba la película entre otros.

    El primer largometraje en habla inglesa de Antonioni está basado en un relato del argentino Julio Cortázar 'Las babas del diablo' de su libro 'Las armas secretas'..."cuando se anda con la cámara hay como el deber de estar atento, de no perder ese brusco y delicioso rebote de un rayo de sol en una vieja piedra, o la carrera trenzas al aire de una chiquilla que vuelve con un pan o una botella de leche". Durante hora y media contemplamos la vida de Thomas dentro del ámbito fotográfico. Con la ayuda de su asistente cambia de objetivos según el plano a interesar. Maneja la Hassel desde el trípode. Se agacha para encuadrar a la modelo desde el visor. Al moverse hacia adelante o hacia atrás se asegura del enfoque. Anima a las chicas indicándoles la pose a realizar: “Mírame. Con intensidad. Vamos Eso es.” “Estupendo. Tócate la cara. Muy bien” “¡Estupendo, estupendo!” “Bien. Ahora, este lado. Hacia delante. La mano ahí.” Al conseguir las fotos tomadas en el parque se dirige al cuarto oscuro para el revelado. Después obtiene los negativos, los introduce en la secadora y al sacarlos los lleva a positivar en la otra habitación. Con la ayuda de la ampliadora expone el negativo sobre el papel, en su caso, coloca éste último en la pared debido a su gran tamaño. Lo proyecta como si de un proyector de cine se tratase, ajusta el tiempo de exposición, diafragma. Recoge el papel, lo introduce en las cubetas para los baños y a continuación los saca para que se sequen. Esto sería un pequeño resumen de cómo se trabaja en fotografía química (analógico). Los detalles son numerosos.

    Blow-Up es un término fotográfico. Significa la ampliación de una imagen. Thomas (en ningún momento de la película se menciona su nombre. Solo en las reseñas y notas del director) descubre tras positivar los negativos un crimen que se ha cometido ante su objetivo. Irá reconstruyendo el asesinato a base de ampliar las fotografías. Esto supone un tema muy jugoso por el cual ganaría mucho dinero. ¿Qué importa quiénes fueran esas personas si ya tengo la exclusiva? Se preguntaría. Ama su cámara por encima de todo. Sus coqueteos con las mujeres son por pura diversión. Era la época del amor libre, el Swinging London, jóvenes modernos que bailaban a ritmo de The Kinks o The Who. La conciencia moral del protagonista es mínima. Su vanidad le permite insultar a las modelos y tratar a sus empleados como donnadies. Se casaría con su cámara si quisiera. Vive por y para la fotografía. No se aferra a la realidad, vive en su burbuja imaginaria, hasta que sus fotos no le demuestran lo contrario. Su razonamiento se basa en exhibir antes que ver, de ahí la importancia de la imagen. El elemento clave de la película. 

    “Cuando se utilizan ampliadoras [...] pueden verse cosas que probablemente el ojo desnudo no sería capaz de captar [...]. El fotógrafo de Blow-Up, que no es un filósofo, quiere ver las cosas más de cerca. Pero lo que sucede es que, al ampliarlas demasiado, el objeto se desintegra y desaparece. Por lo tanto, hay un momento en que asimos la realidad, pero ese momento pasa. Este es en parte el significado de Blow-Up”. (Michelangelo Antonioni).

    Inés Lendínez.
    fotógrafa.

    Galería | Pulsar para ver en Alta Definición.

    Blow-Up (1966)

    Blow-Up (1966)

    Blow-Up (1966)

    Blow-Up (1966)

    Blow-Up (1966)

    Blow-Up (1966)

    Blow-Up (1966)
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania

    Estrenos

    Alemania

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    El deshielo

    Inéditas

    Rizoma