Introduce tu búsqueda

Rosalie
FICX Imatge Permanent
  • LPA Film Festival
    [8][Portada][slider3top]
    La chica que sanaba
    Cine Alemán Siglo XXI

    Blu-ray Review | Las sesiones

    Las sesiones

    A MIS (CASI) CUARENTA ABRILES

    Blu-ray review de Las sesiones | The Sessions, Ben Lewin, 2012

    “Mi pene me habla, padre”. Esta lúbrica afirmación pertenece a un hombre tetrapléjico, postrado crónicamente en una cama móvil, dentro de un pulmón de acero por culpa de la maligna polio que le sobrevino cuando apenas contaba siete años. Su interlocutor es un entrañable y heterodoxo cura que no imparte monsergas seudoinquisitivas, más bien al contrario: se conforma con servir a Dios desde su modesto pedestal en una parroquia de Berkeley, con un Cristo de roble crucificado bajo la colorida vidriera que filtra la luz del sol. “Mañana probaremos el coito”, le dice Mark O’Brien, “y me vendría bien su consentimiento”. Mark O’ Brien es, lógico, quien escruta ladeado el mundo, un lúcido poeta que ha decidido perder la virginidad para más tarde plasmarlo en varios artículos sobre las dificultades y los triunfos del acto sexual en personas minusválidas. Él siente que se acercan los tiempos de sequía y, por tanto, se encomienda a una terapeuta sexual que lo iniciará en tan disfrutable materia. Así, entre secuencias cargadas de sarcasmo y seducción volátil, ese personaje real —interpretado virtuosamente por John Hawkes— logra trascender los márgenes de la pantalla. Escrita y dirigida por Ben Lewin, Las sesiones es un ejercicio de humor romántico o romanticismo contra la adversidad, esa película que nunca se presentaría con arrogancia, ni siquiera como un relato netamente honesto. El director y sus dos fabulosos secundarios (Helen Hunt y William H. Macy), que sirven en bandeja de plata sendos personajes de alto calibre, trazan un triángulo de confidencias que finalmente desemboca en la miniaturización comercial de los grandes productos de factura indie. Subvalorada por algún espectador y demasiados exhibidores, se presenta ahora en formato doméstico, dispuesta a ganar más público. Un éxito que se negó por negarse a vender humo. Y porque el protagonista es un tipo casi inédito en el mercado nacional, alguien refractario al marketing omnisciente. Con o sin perilla, se trata de uno de los actores más portentosos del cine actual: John Hawkes.

    Las sesiones blu-ray

    imagen| ★★★★

    sonido| ★★★★

    contenidos| ★★★★★


    Número de discos| 1. Imagen| 1.85:1 1080p. Audio| Inglés - DTS-HD Master Audio 5.1; Castellano - DTS 5.1; Francés - DTS 5.1.

    extras| La edición en Blu-ray trae consigo un making-of fragmentado en cuatro clips —cada uno de ellos dedicado a un aspecto particular de la producción— que dan buena prueba del clima que se respiraba en el set de rodaje, así como la naturaleza familiar del proyecto: Lewin dispuso de su hija y su mujer como productoras, en tanto que su hijo ejerció labores de asesor musical. Macy, Hunt y Hawkes describen su atracción por el proyecto, por los matices de una historia que ya figuraba en el papel, aunque a la espera de ser trasladada al lenguaje cinematográfico. No hay ridiculez, ni adobo en la exposición a cámara. El maquillaje es justo y las morcillas, adornos que colorean los diálogos del enfermo. Hawkes sólo necesitó una pelota a la altura de las lumbares para conseguir esa posición curva, con el tórax proyectado hacia delante y los músculos tensos. En resumen: oficio y no pocas sonrisas. También dos escenas inéditas que apuntan claramente a descartes necesarios, si no de urgencia mientras ultimaban la postproducción.

    Cada vez que observo cómo ese afectivo cura llega a casa de Mark O’Brien con un paquete de cervezas después de hacer footing, ataviado con un pañuelo pirata que absorbe el sudor de su frente y pantalones cortos y deportivas que evocan a un rockero high school, me reafirmo en la convicción de que ahí está la magia del cine, la falsa espontaneidad de los mejores guiones y los personajes que dejan huella sin proponérselo. No soltaré el manido tópico de “título imprescindible”, pues no existe tal cosa. Las sesiones es una película necesaria en tiempos de tristeza; sorprendente, vitalista, irónica, perdurable, sencillamente funcional. El bálsamo (o la diversión, intercambien sustantivos) que debe proporcionar toda videoteca.

    Juan José Ontiveros.
    crítico de cine.

    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Hate songs
    La chica que sanaba

    Estrenos

    Hate songs

    Streaming

    Hammarskjold
    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas

    Ama gloria