Introduce tu búsqueda

  • [8][Portada][slider3top]

    CRÍTICA | PERFECT SENSE

    Perfect Sense
    SIN SENTIDO(S)
    crítica de Perfect Sense | David Mackenzie, 2011

    sección atlas | Atlántida Film Fest

         2011 fue el año de los apocalipsis cinematográficos, adelantándose un año a la predicción de los mayas. Dos se presentaron en el correspondiente festival de Cannes, El árbol de la vida (Terrence Malick, 2011) y Melancolía (Lars von Trier, 2011), las dos con gran reconocimiento crítico, ambas obras de madurez de sus respectivos autores. Otra ya se había visto en Sundance, aunque recibió igualmente su confirmación y bendición en la Croisette: Take Shelter (Jeff Nichols, 2011). También cabría recordar otra propuesta independiente americana proveniente de Park City, como es Otra tierra (Mike Cahill, 2011). Ir más allá y nombrar incluso Contagio (Steven Soderbergh, 2011) probablemente llevaría el spoiler demasiado lejos, pero el caso es que esta repentina moda por rodar el fin del mundo no era razón para inquietarse, ya que los resultados de las citadas cintas fueron de indudable calidad, algunas alcanzando la excelencia. Pues bien, en esta enumeración debería incluirse ahora Perfect Sense (Reino Unido, 2011), aunque sea de tapadillo, pues esta última ha tenido mucha menos repercusión que las anteriores. ¿Es su calidad también menor?

    Para responder a esta pregunta es necesario partir siquiera de un resumen del argumento, aunque por mucha brevedad que se emplee queda ya destripado casi todo su contenido: la gente va perdiendo sus cinco sentidos, dejando transcurrir cierto tiempo entre cada uno, del menos al más importante. Así de simple. Si deducen ustedes en qué orden se sufren estas discapacidades, la consecuencia inmediata es que se deducen igualmente casi todos los puntos de giro del guion, los conflictos que van a ir apareciendo e incluso la manera o el momento exacto en que va a acabar la película. Sin embargo, diseñar una historia según estos parámetros estrictos no tiene solo puntos negativos: es de apreciar la coherencia interna con que Mackenzie y su guionista Kim Fupz Aakeson montan dicha narrativa, y resulta igualmente valorable que se centren para ello en las vivencias de una pareja y en el amor que llegan a profesarse, en vez de fraccionar el enfoque dramático (al tratarse de una epidemia plenamente generalizada) como sí hizo Soderbergh en Contagio. Ello conlleva una mayor facilidad de identificación con los protagonistas por parte del espectador, así como una puesta en escena más intimista y cercana.
     
    Perfect Sense

         Esta ventaja se antoja tanto más clara y asequible al contar con dos caras conocidas como son las de Ewan McGregor y Eva Green. Su química puede ser discutible, pero ambos se entregan sin tapujos a sus personajes, evocando sobretodo el sufrimiento y la congoja, aunque también la complicidad y la condescendencia. Él trabaja de chef, una elección profesional bastante facilona por parte de Fupz Aakeson, pues la temprana pérdida del olfato y del gusto dará ya lugar a evidentes trances. Ella, por su parte, es una epidemióloga, otra opción cuanto menos oportuna por la propia naturaleza de la trama. Ella vive enfrente del restaurante de él –donde su mejor amigo es aquel interpretado por Ewen Bremner, evidente guiño a Trainspotting (Danny Boyle, 1996)– , por lo que es inevitable que acaben conociéndose, aunque la obviedad de este tercer elemento tendrá la virtud de conducir a un desenlace más intenso y satisfactorio. De hecho los últimos veinte minutos de la película son particularmente poderosos, pues al quedar menos sentidos por despachar, la coherencia estilística y dramática se precisa y acentúa, al margen de la creciente desolación que experimenta la gente. El ejemplo más destacable en este sentido es probablemente la falta de sonido directo que sigue a la repentina sordera global.

    Sin embargo, hay varias cosas que impiden que Perfect Sense alcance todo el potencial que podía indicar su premisa. Por un lado la fotografía y el montaje son algo confusos, con una cámara que en ocasiones enloquece, como si representase el punto de vista de un mosquito, mientras que en otras se desliza suavemente sobre las vías de un traveling, o emplea un dinamismo intermedio, acorde a la animación de una determinada escena (como el día a día del restaurante). La estética, por su parte, es dispar, y no en el buen sentido, pasando del cuasi documental al melodrama o al terror, con transiciones poco claras. Y las distintas situaciones y diálogos son a veces risibles (véanse algunas de las conversaciones de la mencionada pareja), al intentar mezclar con poca fortuna lo trascendental y lo cotidiano, marcando la primera intención con una voz en off que no se sabe muy bien de donde viene. Todo ello provoca la sensación de estar contemplando una obra heterogénea y poco madurada, pues este amalgama de formas y fondos expresa cierta falta de seguridad sobre la dirección en la que se quiere conducir la historia, al margen de la ya señalada coherencia que exige el propio guion.

    Perfect Sense

         Pero ésta al fin y al cabo se limita a concordar la pérdida de algunos de nuestros sentidos con un determinado tratamiento de sus consecuencias en pantalla, sin armonizar necesariamente todo lo demás. Perfect Sense acaba buscando a toda costa transmitir emociones y reflexiones, pero sin desarrollarlos suficientemente y en perjuicio de la claridad expositiva, por lo que se queda en una fábula algo ingenua e irregular. Habrá con todo quienes se queden con lo primero, con la indudable sensibilidad de la película, y la aprecien por ello; mientras que otros desconectarán por lo segundo, acusando al filme de ser absurdo y desorientado; y en fin un tercer grupo se contentará con el modesto entretenimiento que le suponga este romance de ciencia ficción... Sea como sea, no es el fin del mundo. ★★★★★

    Ignacio Navarro.
    director & crítico cinematográfico.

    Reino Unido. 2011. Director: David Mackenzie. Guion: Kim Fupz Aakeson. Productora: Coproducción GB-Alemania-Dinamarca; BBC Films/Zentropa Entertainments/Scottish Screen/The Danish Film Institute. Presentación: Festival de Sundance 2011. Fotografía: Giles Nuttgens. Música: Max Richter. Montaje: Jake Roberts. Intérpretes: Ewan McGregor, Eva Green, Connie Nielsen, Stephen Dillane, Ewen Bremner, Denis Lawson.

    Perfect Sense poster

    Perfect Sense

    Perfect Sense

    Perfect Sense

    Publicidad

    11 comentarios:

    1. Me gustó bastante más que a ti. Si que es cierto que tiene muchos defectos, empezando porque es muy repetitiva y manipuladora. Pero me acaba llegando y dejando buenas sensaciones. Eva Green es otro punto a favor. Quizás el más poderoso.

      ResponderEliminar
    2. A mi la manipulación no me suele importar tanto, pero la repetición si es un defecto que no he mencionado directamente en la crítica. Eva Green está espléndida, efectivamente. ¡Un saludo!

      ResponderEliminar
    3. Me dejó frío pero a la vez me pareció interesante. Días después la seguía recordando. Creo que merece una oportunidad comercial esta película. la crítica americana no la puso demasiado bien. Un saludo

      ResponderEliminar
    4. El argumento me recuerda a The five senses, la canadiense. Aunque claro, allí eran 5 historias. Habrá que verla igual.

      ResponderEliminar
    5. Dialoguista Diálogos Cinéfilos29 de marzo de 2013, 3:31

      A mi me encantó. Puede que coincida con la voz en off (ahora ya no la recuerdo), pero ese desorden estético, a mi me pareció acertado, tanto que no lo considero desorden. ;)
      El montaje, los colores, los planos; en mi caso ayudaron a que sienta esos sentidos faltantes.
      Saludos!!!

      ResponderEliminar
    6. Me conformo con el modesto romance que trasmitio emociones, que me permitió ver la película hasta final

      ResponderEliminar
    7. Hola, la verdad que me encanta el cine, sin embargo de técnica no sé nada, así que mi crítica solo puede fundarse en aspectos básicos. Igual, me voy a arriesgar a emitir una opinión. La peli al final me pareció interesante. En realidad me encanto. Debo admitir que fue un poco densa en su desarrollo, los actores fueron importantes a la hora de mantener el film. Si no hubieran estado ellos seguramente no llego al final. Creo que lo interesante de la peli fue esa hipótesis que se plantea: asi como el universo nació de un big bang para la ciencia, o de la luz para la religión, de repente; como sería si de repente se acabara, si iniciaramos el camino inverso?? Conversando con mi hermana, ella sostenía que al final, cuando nos quedemos sin sentidos, desarrollariamos un sexto sentido... sería entonces el nacimiento de una nueva conciencia, un super hombre? Esto me llevó a recordar 2001 Odisea del Espacio... en fin, el cine es el 7mo arte, y como todo arte depende del artista y de la interpretación y extensión que le da el que la mira con profundidad. Un abrazo.

      ResponderEliminar
    8. La vi ayer. Al poco de comenzar la trama, me vino a la memoria Saramago y su magnífica novela (en cuanto a narrativa) sobre la ceguera. Sigo pensando que es una idea copiada y desarrollada luego un poco al tún tún. Para mí de nada sirven los planos bien tomados, el color -tan vivo que deja de ser natural-, no tan bién el montaje, si el guión -amañado entre dos- no logra situar al espectador 'dentro de la historia'. Hacia el final, es precipitada y cierra de una forma indecisa por incierta. Me dejó cuadriculada.

      ResponderEliminar
    9. ¿¿Qué necesidad había de hacer esta película??

      ResponderEliminar
    10. ajjajajajajajajajaja..... eso queee???.... la misma necesidad q todo lo q existe, ... que necesidad tenemos de escuchar tu critica chafa, wey todos lo relacionamos con Saramago un poco pero awuanta, esmuy disntinta la tematica....

      ResponderEliminar
    11. Para mí, fue una buena película. No entiendo por qué la crítica es tan mala. Sin duda, va para un 60 ó 70 ´sobre 100. Puede tener algunos aspectos desprolijos pero sino me equivoco es una película independiente. Eso hay que tenerlo en cuenta. La idea me parece bastante original y queda bien lograda en el final, el cual me parece que es el punto fuerte de la historia.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    HomeCinema

    BenQ

    Estrenos

    Inéditas

    Festivales

    Ensayos

    Call me by your name