Introduce tu búsqueda

Totem
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    INTACTO (JUAN CARLOS FRESNADILLO, 2001)

    Intacto de Juan Carlos Fresnadillo
    Leonardo Sbaraglia protagoniza Intacto, el gran primer éxito de Juan Carlos Fresnadillo
    MAESTRO DE MARIONETAS

    Antes de sumergirse en las pantanosas aguas del largometraje, el tinerfeño Juan Carlos Fresnadillo probó suerte en el mundo del corto con una sugerente y, sin embargo, excéntrica pieza titulada Esposados. Esa disparatada comedia protagonizada por Anabel Alonso y Pedro Mari Sánchez ganó más de cuarenta premios a lo largo y ancho del circuito internacional y cosechó una nominación a los Oscar. En 24 minutos –casi rozando o dentro ya del mediometraje– el realizador dejaba entrever un claro dominio del lenguaje cinematográfico, situando los intrincados códigos de la comedia en un paraje abierto a la fantasía descacharrante, con giros perversos que te obligaban a pensar en la naturaleza casi marciana de sus protagonistas. Más tarde, el realizador canario se “fumaría un puro” con Alejandro Jodorowsky en el asiento de atrás del Psicotaxi. Personalmente, no creo que Fresnadillo sea un narrador de distancias cortas; le sienta mejor el traje de fondista.

    Con todo, y a pesar de semejante éxito, tardó cinco años en estrenar su ópera prima: Intacto. Mucho tiempo si hubiéramos pensado que tras llegar a Hollywood sorpresivamente, le lloverían proyectos de manera sistemática (Nacho Vigalondo es otro ejemplo del nominado que pasa de puntillas por el Kodak). Un breve lapso si tenemos en cuenta que el tiempo mínimo de gestación de una película son tres años: dos de escritura y uno de reescritura y búsqueda de localizaciones. Sea como sea, el debut de Fresnadillo como director de un largometraje fue recibido con interés y cierta expectación (sobre todo por parte de la crítica), ya que se trataba del bautismo de fuego de una promesa, savia nueva para una cinematografía, la española, que transitaba moribunda por las cuatro salas que apostaban por ella, exhibiendo un tipo de cine carente de interés o mayoritariamente rancio en su propuesta, contrario a ser original a la hora de urdir tramas ambiciosas que expusieran los rincones turbios y enfermizos de un país anclado todavía en su anacrónico complejo de inferioridad. Y es que, sobran los espectadores ávidos de potencial visual (siempre justificado y respaldado por un buen argumento), de tensión, de suspense, de oscuridad, de malos malísimos, de madurez, de catarsis, de ver y no creer con eso del cine español. De cine, en definitiva. Aunque desde hace quince años triunfe ese icono grasiento y James Bond cañí anunciado como “el brazo tonto de la ley”, un ex-poli que evoca permanentemente los versos de El Fary, putero y franquista (toma redundancia), que se declara hincha del Atleti (de Madrid, por supuesto) pero sólo cuando se ve respaldado por sus títeres. Algún día, el éxito del carismático Torrente será estudiado en decenas de estúpidas universidades norteamericanas, donde se estudian todos los fenómenos estúpidos sobre gente estúpida. Dicho esto, Gabino Diego hizo un papel memorable en la inacabable saga.

    Pero Fresnadillo juega en otra liga. Pertenece a esa prometedora generación de cineastas entre los que se encuentran Jaume Balagueró, Rodrigo Cortés y Juan Antonio Bayona (cuya próxima película con Ewan McGregor y Naomi Watts, Lo imposible, se estrenará el 11 de Octubre de 2012); todos ellos poseen una notable querencia por el thriller, componen atmósferas poderosamente desasosegantes, conciben este negocio con innegociable estilo, adentrándose en los códigos del género sin medias tintas. Y ahí, en el mundo del thriller –no sé si psicológico o fantástico–, se halla Intacto, una historia que versa sobre el azar y la culpabilidad: disponemos de un mapa que nos entregan al comienzo de la prueba, pero rápida y sutilmente nos hacen saber que hay obstáculos escondidos, senderos invisibles. El enigma de Tomás, un tipo sencillo que tras sufrir un accidente de avión y ser el único superviviente, es reclutado por un hombre que dice haber visto en él la personificación de la fortuna y el antídoto contra su jefe, un intimidante judío que regenta un Casino en cuyo laberíntico sótano juega a ser Dios. Siempre la misma prueba. La suerte frente a la desdicha. Un revólver para cada uno. Una bala en cada tambor. El aspirante falla. Él, no. Y ese confiado hombre en posesión de un don aparentemente transferible, decide que su mano derecha, Federico –el hombre que recluta a Tomás–, se quede sin el talento. A partir de ahí, Intacto conforma una especie de road movie cuyas paradas son piedra de toque: Tomás (Leonardo Sbaraglia) participa en juegos clandestinos que miden su fe, que se antojan mortales. Bajo la atenta mirada de su maestro –y captor– completa una serie de niveles que han de llevarle ante el boss supremo. Quizá demasiado banal si no hubiera de por medio una agente de policía asaltada por su pasado –un trágico accidente que nos dice quién es–, decidida a poner fin a ese violento circo que nadie en su sano juicio podría secundar.

    Y Fresnadillo maneja perfectamente los mecanismos de la intriga, el tempo de la acción y el suspense. Cuenta con un notable guión –escrito junto a Andrés Koppel– cuya arquitectura, lejos del manido recurso matemático de encajar golpes de efecto y puntos de inflexión espídicos, te atrapa y te maneja a partes iguales. Las interpretaciones de Leonardo Sbaraglia (ganador del Goya a mejor actor revelación) y Eusebio Poncela crean un sobrio contrapunto al Goliat de Max Von Sydow. Su halo de caballero estoico y su voz profunda casan a la perfección con esa extraña quietud de gánster que transporta. Su personalidad –un superviviente del Holocausto judío– es compleja y llegas a entender sus motivaciones, asientes a sus escuetos discursos como si fueran los de un orador casi extraterrestre. Y cuando la historia –aquí un ente dotado de vida– decide cambiar de geografía para salir de la urbe y abrir los horizontes, la composición es tan virtuosa como fascinante. La fotografía de Xavier Giménez dibuja –y colorea– ambientes que puedes sentir, oler, y prácticamente tocar. Es una peli genérica con un sustrato neurológico, dispuesta para tejer sinapsis en un páramo cerebral. Pero sobre todo, es una de esas obras que trasciende sin falsas pretensiones. Porque Intacto o no, la magia deja huella.

    El apunte: ¿Han visto Intruders? La próxima vez apunten el número que marca Clive Owen para apagar la alarma de su casa. Es la fecha de nacimiento de Juan Carlos Fresnadillo.

    Separador
    Imdb IntactoPor Juan José Ontiveros

    Leo, escribo, a veces pienso.
    El cine es totalmente subjetivo.
    Decía Hitchcock que "son 400 butacas que llenar".
    En esas butacas, además, puedes ver clásicos como Johnny Guitar.

    Edición por Emilio Luna
    Special Message from Johnny Lang

    Separador

    Póster:

    Intacto poster
    Ciclo de cine español
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania

    Estrenos

    Alemania

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    El deshielo

    Inéditas

    Rizoma