Introduce tu búsqueda

La patria perdida
FICX Imatge Permanent
  • [8][Portada][slider3top]
    Cine Alemán Siglo XXI

    127 HORAS (127 HOURS)

    ALIENTO DE VIDA

    "James Franco conmueve y cautiva en la excelente 127 Horas, todo un prodigio de tensión y emoción que consolida a Danny Boyle en la cúspide del cine actual."

    El cuestionado éxito de Slumdog Millionaire (2008) no sólo dejo un puñado de Óscars, también colocó a Danny Boyle en la lista de directores más solicitados. Calificado como realizador de culto, Boyle se ha labrado una sólida carrera con títulos de todos los géneros que han calado con fuerza en el espectador. Tumba Abierta (Shallow Grave, 1994), Trainspotting (1996), La Playa (The Beach, 2000), 28 Días Después (28 Days Later, 2002), Millones (Millions, 2004) o Sunshine (2007) forjaron la reputación de original creador que siempre ha llevado implícito Boyle.

    Con Slumdog Millionaire obtuvo un merecido premio a su arriesgado currículum que, sin embargo, encontró numerosos detractores tras la lluvia de Óscars que recibió esta cinta de amor ambientada en la India. Una injusta infravaloración ante una historia original, emocionante y con una factura técnica sobresaliente. Sea como fuere, Slumdog Millionaire colmó de prestigio (aparte de una copiosa recaudación) al creador británico colocándolo en una posición ventajosa en la elección de los grandes estudios. Un puesto merecido y relevante en el cine actual ávido de brío y corazón. De esta manera, nos llega su último filme, 127 Horas, precedido de una gran expectación apoyada en una positiva campaña tras su paso por diversos festivales norteamericanos.

    ARON RALSTON: LUCHA Y VIDA

    127 Horas (127 Hours, 2010)
    nos sitúa ante un hecho verídico que padeció el joven montañero americano Aron Ralston. En una de sus escapadas, Ralston sufrió un accidente quedando su brazo atrapado por una roca durante varios días. Con el filo de la muerte cercano tuvo que tomar una decisión mezcla de desesperación y deseo vital. Un caso que conmocionó a su país y cuya experiencia fue publicada por el propio Ralston en el libro de título 127 Horas. Una historia difícil de adaptar a la gran pantalla sin caer en estereotipos y que llegó a las inmejorables manos de Danny Boyle. Si alguien podía mostrarnos este duro relato sin caer en tópicos ese es el director de Manchester. Con el guión del propio Boyle y su habitual Simon Beaufoy (también creador del libreto de Slumdog Millionaire) tan sólo quedaba conocer quien interpretaría a Ralston en pantalla. La elección no puedo ser más acertada.

    EL MOMENTO DE JAMES FRANCO

    James Franco, ejemplo positivo de actor´s Studio, prosigue con una interesante evolución en su filmografía. Tras el triunfo en la caracterización de James Dean (2001) para la HBO, su carrera se tornó en irregular aunando cintas interesantes (The Company de Robert Altman) con fracasos sonados (Tristan & Isolda). Cómo muchos jóvenes intérpretes, su trayectoria fue dando tumbos hasta que encontró el camino correcto con títulos cómo: En el Valle de Elah (In the Valley of Elah, 2007); Mi Nombre es Harvey Milk (Milk, 2008) o Pinneaple Express (2008). Cintas que le dieron el espaldarazo definitivo y lo auparon como uno de los actores del momento. Con una carrera muy similar a intérpretes de su generación cómo Ryan Gosling y Heath Ledger, Franco ha sabido aprovechar su versatilidad y en este 2010 llega su momento culmen. Un momento que le deparará su primera nominación al Óscar.

    Impresiona Franco en 127 Horas. Carismático y creíble demuestra una profunda mimetización con su personaje. Desde el comienzo nos atrapa con un personaje lleno de vida, enigmático a nuestros ojos pero de fácil empatía. Esta empatía es la clave, su destino esta ligado a nuestras retinas y sentimientos. Los momentos de soledad y desesperación sitúan al público bajo la roca, una tensión que sólo nos abandona con los títulos de crédito. Los monólogos de Franco tanto en voz como en gestos demuestran un actor de primera categoría. Resaltar el momento “radiofónico”, toda una exhibición del actor de Palo Alto con la ayuda técnica de Danny Boyle. Tras esa conmovedora escena uno se rinde extasiado ante el poder de James Franco en hacernos sentir esa desazón silenciosa que le acerca a su final como a su deseo de vida. Enamora Franco, cautiva Boyle.

    BOYLE O CÓMO DOMINAR LA ESCENA

    Al igual que en su filmografía, Danny Boyle demuestra en 127 Horas una técnica excelente tanto en lo narrativo como en lo técnico. Nos presenta imágenes de gran poderío visual que nos traslada a un mundo tan vasto, salvaje y solitario cómo bello y lírico. La fotografía de Anthony Dod Mantle--Enrique Chediak y la partitura musical de A.R. Rahman complementan el gran nivel de detalle de 127 Horas. Una de las mejores películas del curso pasado, que tendrá su eco en éste con forma de nominaciones al Óscar. Un film emotivo, un canto a la vida extraordinario con una de las mejores interpretaciones de la década.

    “Don´t give up Aron”

    Lo Mejor: Un brillante James Franco merecedor de todos los elogios. Valiente Danny Boyle que se aleja de los convencionalismos del género.

    Lo Peor: Que sea considerado un simple outsider en los Óscar. 127 Hours ratifica el nivel sobresaliente de cine del final del año pasado.

    Puntuación: 8.7/10 CINE USA 2010

    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Green Border
    German Film Fest
    Alternativa Pro
    Alternativa Oficiales
    Ex husbands
    El último verano
    Green border Alternativa Ofi

    Estrenos

    Alternativa Pro German Film Fest

    Streaming

    Alternativa OficialesEx husbands
    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas