Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Crítica | Una mujer fantástica

    Avanzar a contraviento

    Crítica ★★★★ de Una mujer fantástica (Sebastián Lelio, Chile, 2017).

    Tras su presentación oficial en el Festival Internacional de Cine de Berlín el pasado mes de febrero, Sebastián Lelio apuntaba que Marina, protagonista de Una mujer fantástica, «está totalmente preparada para el mundo, pero el mundo no está preparado para ella». Bien podría servir esta afirmación para condensar la paradoja a la que se enfrenta esta mujer, que es también la encrucijada en la que se encontraba la Gloria interpretada por Paulina García en su anterior película. Se trata de dos mujeres que tanto en alma como en cuerpo se han reafirmado en su libertad como individuos, pero que la sociedad rechaza desde una posición conservadora inamovible. Es justo la metáfora visual que utiliza Lelio en un momento del filme, en el que una ventolera huracanada impide a Marina continuar avanzando por la calle, que lucha por continuar erguida paso a paso. Si en la excelente Gloria el director chileno se recreaba más en la intimidad de esa mujer madura y sus andanzas en busca de la felicidad tal y como ella la entendía, en Una mujer fantástica hace más patente la vertiente social y onírica de esta lucha en la piel de una joven transexual. Y lo hace, ante todo, sin perder de vista esos elementos más íntimos que definen la titánica lucha de Marina. En la búsqueda de su rostro en los espejos se ejemplifican las distintas capas discursivas que explora. En cada reflejo de sí misma que escruta, en cada mirada que se lanza, Marina intenta descifrarse, entenderse, quererse, hacerse fuerte. Ya sea al final del día tras darse un baño y colocar un pequeño espejo circular en el pubis o al cruzarse en plena calle con un enorme espejo. Desde el espacio más íntimo y seguro hasta el más abierto y desprotegido, en cualquier lugar surge esa necesidad de mirarse, de fortalecer el convencimiento de que una es la que es le pese a quien le pese. Pero es difícil esquivar el insulto y mantener la frente alta; es difícil correr a contraviento.

    Como decíamos, Lelio vuelve a escoger a un personaje femenino puesto contra las cuerdas. Así, nos presenta a Marina, una mujer a quien la vida le cambia la noche en que su pareja, 20 años mayor que ella, fallece en sus brazos tras una noche de fiesta. A partir de ese momento, Marina se enzarza en una lucha constante contra los prejuicios y la legalidad de una sociedad que le cierra todas las puertas negando cualquier atisbo de empatía, dispuesta a noquearla. Más aún cuando lo que pretende Marina (interpretada de manera magistral por Daniela Vega, un descubrimiento que rebosa al mismo tiempo fuerza y fragilidad) es despedirse de la persona a la que ha amado durante el último año. La familia de Orlando la margina e insulta. La burocracia alimenta su maquinaria para señalar al individuo más débil y anularlo. Los miedos de toda una sociedad, fruto del desconocimiento, alimentan el odio hacia lo que se nos aparece como diferente, extraño, nuevo. La intransigencia campa a sus anchas. Pero Marina siempre busca la forma de que los problemas no le afecten, de saltar por la ventana y salir volando, de mirar hacia adelante, al fin y al cabo.

    «En esa lucha contaste por resistir y mantenerse en pie, el realizador encuentra la excusa perfecta para hacer una delicada y certera radiografía de Marina a la vez que salpica la historia de pequeñas pinceladas que, desde lo humano y lo cotidiano, apuntan a un problema de intolerancia que no debería entenderse como algo exclusivo de la capital chilena, sino como un mal global de la sociedad actual».


    La naturalidad y honestidad con que presenta a Marina y el modo en el que desvela su condición son simplemente unos de los pocos ejemplos de la delicadeza y el cariño con los que Lelio cuida a sus personajes. La cámara busca constantemente su rostro, la interroga para descubrir detrás de sus ojos la tristeza y la incomprensión de una persona que, como cualquier otra, lo único que busca y reclama es afecto. De la misma manera, cuando la presión es demasiado fuerte y Marina empieza a tocar fondo, Lelio consigue levantarla mediante la fantástica resolución de la escena en la discoteca: una mirada hacia el interior del personaje a la que no renuncia en ningún momento. De este modo, entre la pausa de lo íntimo y la violencia de lo público, el director chileno deja escapar momentos imprevistos de fuga. Los instantes de evasión a los que somete sus películas encuentran en Una mujer fantástica un elemento cercano a la comedia del arrebato imprevisto que, por un lado, liberan la narrativa de las ataduras del melodrama y, por otro lado, subrayan su carácter de película de personaje. Lelio consigue escapar de la simple (aunque necesaria) visibilización de un colectivo para realmente ofrecernos a una Marina llena de matices más allá de su transexualidad. Es, sin duda, la mejor manera para abrir los ojos a realidades distintas y representar las continuas dificultades que encuentran en su día a día. En esa lucha contaste por resistir y mantenerse en pie, el realizador encuentra la excusa perfecta para hacer una delicada y certera radiografía de Marina a la vez que salpica la historia de pequeñas pinceladas que, desde lo humano y lo cotidiano, apuntan a un problema de intolerancia que no debería entenderse como algo exclusivo de la capital chilena, sino como un mal global de la sociedad actual. | ★★★★ |


    Víctor Blanes Picó
    © Revista EAM / Berlín


    Ficha técnica
    Chile. 2017. Título original: Una mujer fantástica. Director: Sebastián Lelio. Guion: Sebastián Lelio, Gonzalo Maza. Productoras: Fabula / Komplizen Film / Setembro Cine. Fotografía: Benjamín Echazarreta. Música: Matthew Herbert. Montaje: Soledad Salfate. Dirección artística: Estefanía Larrain. Reparto: Daniela Vega, Francisco Reyes, Luis Gnecco, Aline Küppenheim, Amparo Noguera, Antonia Zegers. Presentación oficial: Berlinale 2017. Duración: 104 minutos.


    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]