Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Tráiler de The day after, de Hong Sang-soo


    그 후, The Day After, Hong Sang-soo.

    Por la relación semántica entre títulos, fotografía en blanco y negro y estampas nocturnas de Seúl, la nueva película de Hong Sang-soo parece llamar al diálogo con The Day He Arrives, una de las obras más redondas del cineasta. En aquella ocasión, el regreso a la capital surcoreana de su protagonista, un director de cine retirado a la vida en provincias, planteaba un juego de variaciones entre dos mujeres físicamente similares: una la exnovia del protagonista, la otra una nueva conocida durante su vuelta a Seúl. La indefinición del personaje entre un pasado de heridas sin cerrar y un futuro incierto era dispuesta, pues, a un doble nivel: espacial y relacional. Seúl se presentaba como un escenario cargado de recuerdos dolorosos (entre ellos, su antigua y añorada relación) a la vez que cargado de posibilidades de futuro vaporosas (su nueva amante). De ahí también que la narrativa difuminase su linealidad para hacerse legible como una multiplicidad de presentes posibles. La debilidad de su protagonista, su fragilidad emocional, convertía a la posibilidad de la narración en algo igualmente quebradizo.

    Aunque, como sucede siempre con Hong, estos diálogos entre sus obras son relevantes por las disparidades que presentan. Kwon Hae-Hyo, sospechoso habitual para los sangsooístas, encarna en este ocasión a un personaje que da rienda suelta a su cobardía vital (admitida en uno de los adelantos que han visto la luz) mediante su indeterminación entre dos mujeres: su esposa y su amante, esta última empleada de la pequeña editorial que él dirige. En esta ocasión, sin embargo, la raigambre del protagonista en el escenario urbano parece ser mayor, dado que constituye una parte de su rutina (rara vez vemos a los personajes de Hong en el lugar donde viven y desempeñando su trabajo normal, y en esto The Day After puede ser un poco excepcional). Lo que no quita que el tráiler introduzca una imagen predilecta del cineasta, connotadora de la condición errante de sus personajes: el protagonista vagando, mochila al hombro, por las calles solitarias.

    Claro que el diálogo podría amplificarse si atendemos al tercer personaje femenino que aparece en los clips que han visto la luz de la cinta (tres escenas de conversación en las que el protagonista interactúa con esas tres mujeres): el encarnado por Kim Min-hee, nueva musa de Hong. Recién llegada a la vida del protagonista como nueva empleada (tras haber despedido este a su amante) y que parece funcionar como una especie de voz de su conciencia. Así, al menos, se adivina en el clip donde aparece, en el que expresa una actitud de espiritualidad resignada que la conectaría con la protagonista, también encarnada por Kim, de On the Beach at Night Alone. ¿Podría ser que la de Kim sea (toda una rareza en el cine de Hong) la única actriz-personaje que completa un aprendizaje vital película a película? Este aspecto ya era perceptible en el diálogo que establece On the Beach at Night Alone con Ahora sí, antes no, origen del binomio Hong-Kim. En este caso, tendríamos que dejar abierta la posibilidad de que sea ella, y no Kwon, la auténtica voz cantante de The Day After. Si no fuera porque, en su clip, el propio personaje parece negarlo: “Siento que no soy un personaje principal”. El cine de Hong nunca da respuestas definitivas.





    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]