Introduce tu búsqueda

  • Cómo hilvanar la conexión y la desconexión.
    El hilo invisible, de Paul Thomas Anderson.

    We need to talk about Thelma.
    Thelma, de Joachim Trier.

    Nada dorado puede permanecer.
    Heartstone, de Guðmundur Arnar Guðmundsson.

    El fulgor del melocotón.
    Call me by your name, de Luca Guadagnino.

    Tráiler de The day after, de Hong Sang-soo


    그 후, The Day After, Hong Sang-soo.

    Por la relación semántica entre títulos, fotografía en blanco y negro y estampas nocturnas de Seúl, la nueva película de Hong Sang-soo parece llamar al diálogo con The Day He Arrives, una de las obras más redondas del cineasta. En aquella ocasión, el regreso a la capital surcoreana de su protagonista, un director de cine retirado a la vida en provincias, planteaba un juego de variaciones entre dos mujeres físicamente similares: una la exnovia del protagonista, la otra una nueva conocida durante su vuelta a Seúl. La indefinición del personaje entre un pasado de heridas sin cerrar y un futuro incierto era dispuesta, pues, a un doble nivel: espacial y relacional. Seúl se presentaba como un escenario cargado de recuerdos dolorosos (entre ellos, su antigua y añorada relación) a la vez que cargado de posibilidades de futuro vaporosas (su nueva amante). De ahí también que la narrativa difuminase su linealidad para hacerse legible como una multiplicidad de presentes posibles. La debilidad de su protagonista, su fragilidad emocional, convertía a la posibilidad de la narración en algo igualmente quebradizo.

    Aunque, como sucede siempre con Hong, estos diálogos entre sus obras son relevantes por las disparidades que presentan. Kwon Hae-Hyo, sospechoso habitual para los sangsooístas, encarna en este ocasión a un personaje que da rienda suelta a su cobardía vital (admitida en uno de los adelantos que han visto la luz) mediante su indeterminación entre dos mujeres: su esposa y su amante, esta última empleada de la pequeña editorial que él dirige. En esta ocasión, sin embargo, la raigambre del protagonista en el escenario urbano parece ser mayor, dado que constituye una parte de su rutina (rara vez vemos a los personajes de Hong en el lugar donde viven y desempeñando su trabajo normal, y en esto The Day After puede ser un poco excepcional). Lo que no quita que el tráiler introduzca una imagen predilecta del cineasta, connotadora de la condición errante de sus personajes: el protagonista vagando, mochila al hombro, por las calles solitarias.

    Claro que el diálogo podría amplificarse si atendemos al tercer personaje femenino que aparece en los clips que han visto la luz de la cinta (tres escenas de conversación en las que el protagonista interactúa con esas tres mujeres): el encarnado por Kim Min-hee, nueva musa de Hong. Recién llegada a la vida del protagonista como nueva empleada (tras haber despedido este a su amante) y que parece funcionar como una especie de voz de su conciencia. Así, al menos, se adivina en el clip donde aparece, en el que expresa una actitud de espiritualidad resignada que la conectaría con la protagonista, también encarnada por Kim, de On the Beach at Night Alone. ¿Podría ser que la de Kim sea (toda una rareza en el cine de Hong) la única actriz-personaje que completa un aprendizaje vital película a película? Este aspecto ya era perceptible en el diálogo que establece On the Beach at Night Alone con Ahora sí, antes no, origen del binomio Hong-Kim. En este caso, tendríamos que dejar abierta la posibilidad de que sea ella, y no Kwon, la auténtica voz cantante de The Day After. Si no fuera porque, en su clip, el propio personaje parece negarlo: “Siento que no soy un personaje principal”. El cine de Hong nunca da respuestas definitivas.





    Clermont

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    • Anuario 2017. Una recopilación de lo mejor del curso cinematográfico

      «El 2017 se nos ha hecho viejo y, como cada año, toca volver la vista atrás y echar un vistazo a todo lo que nos ha regalado desde un punto de vista cinematográfico. Es el momento de las siempre controvertidas listas de lo mejor del año. Controvertidas porque nunca llueve a gusto de todos, pero también porque, al fin y al cabo, estamos hablando de consideraciones que, aunque no lo parezcan, se hacen en caliente, bajo el influjo del calor cercano de la sala de cine y las sensaciones que nos ha producido...».
    • Mindhunter: Sympathy for the devil

      «Celebérrimo es el aforismo 149 que Frederich Nietzsche formuló en el capítulo IV de su libro Más allá del bien y del mal (1886): «El que lucha con monstruos debe ir con cuidado para no resultar él mismo un monstruo. Pues si miras mucho a un abismo, el abismo acabará por mirar dentro de ti». A buen seguro, los creadores de Mindhunter tuvieron muy presente esta idea del filósofo alemán a la hora de decidirse a adaptar el libro de John E. Douglas y Mark Olshaker, Cazador de mentes: Dentro de la unidad de élite de crímenes en serie del FBI (1995)...».
    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]