Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Tráiler de BABY DRIVER, de Edward Wright

    Baby Driver

    Cuatro años después de cerrar su celebradísima “trilogía del Cornetto” con Bienvenidos al fin del mundo (2013) –completada por las no menos divertidas Zombies Party (2004) y Arma fatal (2007)–, el director Edgar Wright vuelve a ponerse detrás de las cámaras con Baby Driver (2016), una comedia de acción en su variante de cine de atracos que ya ha cosechado excelentes críticas entre quienes han tenido la fortuna de disfrutarla. Con un extraordinario reparto encabezado por el joven Ansel Elgort –lanzado gracias a su emotivo rol de Bajo la misma estrella (Josh Boone, 2014)– y secundado por estrellas de la talla de Kevin Spacey, Jamie Foxx y Jon Hamm, la cinta sigue de cerca los pasos de Baby, un muchacho aquejado de tinnitus desde que sufriera un accidente en el pasado, por lo que combate el continuo pitido en sus oídos oyendo constantemente música. Esta incómoda circunstancia no es inconveniente para desarrollar con impecable precisión su labor de conductor especializado en robos, conducta criminal que se planteará abandonar cuando conoce a una dulce camarera (Lily James) de la que se enamora. Sin embargo, el capo mafioso para quien trabaja no estará dispuesto a prescindir de los servicios del chico tan a la ligera. Baby Driver, parcialmente inspirada en el videoclip de Blue Song (dirigido por Wright en 2003), de la banda inglesa Mit Royale, llega como una excitante y fresca vuelta de tuerca al género –algo así como una versión gamberra (y más juvenil) de Drive (Nicolas Winding Refn, 2012)–, acompañada de la incesante banda sonora que suena en los cascos de Baby y una combinación perfecta de thriller, humor, romance y (tal y como vemos en el vibrante tráiler) unas espectaculares escenas de acción. Sn duda, nos hallamos ante uno de los títulos destinados a elevar el nivel de calidad de la cartelera veraniega, con estreno previsto para el próximo 18 de agosto en Estados Unidos y España.

    Tráiler internacional en versión original:



    Tráiler en castellano:



    Póster oficial:



    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]