Introduce tu búsqueda

  • Malas calles.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Down by Earth.
    «Song to Song», de Terrence Malick.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Loyal to the nightmare of my choice.
    «Dunkerque», de Christopher Nolan.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino (Próximamente).

    Crítica | La chica danesa

    The danish girl

    El descubrimiento del verdadero yo

    crítica de La chica danesa (The Danish Girl, Tom Hooper, Reino Unido, 2015).

    Un enorme éxito comercial, excelentes críticas y 4 Oscars —incluidos los de mejor película y director— convirtieron a El discurso del rey (2010) en la catapulta perfecta para el cineasta Tom Hooper en el que fue su tercer largometraje. A aquel biopic sobre Jorge VI, el tartamudo rey de Inglaterra al que dio vida un inspirado Colin Firth, le siguió una espectacular versión musical de la novela de Victor Hugo Los miserables en la que, a pesar de algunos altibajos, Hooper volvió a demostrar ser un infalible director de actores, haciendo que Anne Hathaway lograse la estatuilla dorada a la mejor actriz secundaria por su desgarrador rol de Fantine. Tras estos dos triunfos consecutivos, no es de extrañar que el realizador vuelva a reincidir en el cine de época con un nuevo biopic (género que parece estar en boga en los últimos años, así como muy presente en las carreras de premios), La chica danesa (The danish girl, 2015), que cuenta la valiente historia de primera persona que se atrevió a someterse a un tratamiento de cambio de sexo, a través de cinco operaciones quirúrgicas a lo largo de dos años. Einar Mogens Wegener nació en Dinamarca en 1882 y llevó una vida normal como varón, dedicándose a pintar paisajes y casándose con otra joven artista, Gerda, especializada en ilustraciones para revistas de moda. El modo en que descubre su verdadera identidad como la pintora Lili Elbe, una mujer atrapada en un cuerpo masculino que no le corresponde, y cómo aquellas circunstancias afectaron a la relación con su esposa, quedaron reflejados en la autobiografía Man into Woman, publicada en 1933 y convertida en novela en 2001 por el escritor David Ebershoff.

    La chica danesa es, al mismo tiempo, una poderosa historia de amor incondicional —el de Gerda hacia su pareja (primero Einar; finalmente Lili)— y un canto a la búsqueda de la felicidad, en este caso, lograda a través del encuentro y autoaceptación del verdadero yo de la protagonista, así como su paulatina metamorfosis en la mujer que siempre ha querido ser. El matrimonio Wegener queda representado en la película como la viva estampa de la complicidad y la armonía, compartiendo una vida idílica y su pasión por el arte. Precisamente, cuando Gerda necesita a una modelo para uno de sus trabajos y recurre a su marido para que pose vestido con prendas femeninas, se abre un camino sin retorno para la pareja, ya que, lo que comienza como una especie de juego (el éxito de la nueva y misteriosa modelo de Gerda es tal que Einar adopta el álter ego de Lili para sucesivos retratos), va dando paso al descubrimiento del marido de su auténtica naturaleza, la de una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre que, desde ese momento, lucharía por salir a la superficie. Es en la comprensión de Gerda, su acompañamiento en el duro tránsito de su pareja a la apariencia que desea, y el cómo afronta que su todavía esposo comience a manifestar deseos sexuales hacia hombres, donde la película funciona mejor, pese a que el tratamiento de las relaciones de Lili con los personajes masculinos sea un poco ligero y superficial. El guion de Lucinda Coxon parece más preocupado, en este sentido, en resaltar el dilema al que se enfrenta Gerda que el torturado mundo interior del personaje central y su metamorfosis, centrándose exclusivamente en los obstáculos a los que el matrimonio tiene que hacer frente para seguir unido, por encima de cualquier género (su amor nunca desaparece; únicamente evoluciona) y relegando al resto de personajes secundarios a la categoría de meras comparsas sin excesivo desarrollo dramático.

    The danish girl

    «Alicia Vikander inunda de fuerza, humanidad y empatía a su rol de Gerda, al tiempo que logra una maravillosa química con Redmayne que hace que el filme, a pesar de no resultar especialmente arriesgado o audaz en su escritura, sea una auténtica doble lección de interpretación, así como una gran historia de amor, valor, coraje y superación».


    Al igual que El discurso del rey, el nuevo filme de Hooper tiene ese acabado formal tan académico habitual en las cintas de época británicas —aun cuando la historia de La chica danesa transcurra en Copenhague—, con un notable trabajo de ambientación, vestuario y, sobre todo, una magistral labor en la fotografía de Danny Cohen, muy pictórica y esteticista (tal vez demasiado, ya que corre el riesgo de eclipsar con su belleza visual a lo que realmente quiere contar). También la música de Alexandre Desplat contribuye a construir una atmósfera sensible y delicada. Tan delicada como es la manera en el que se traduce en imágenes el progresivo cambio de Einar en Lili. En este sentido, Eddie Redmayne realiza una actuación impecable, con la dosis exacta de amaneramiento, midiendo milimétricamente cada mirada, gesto o movimiento para no caer en la caricatura y buscar, descaradamente, una nueva nominación al Óscar tras el premio recogido el año pasado por su celebrada personificación del astrofísico Stephen Hawking en La teoría del todo (James Marsh, 2014), otro biopic con el que La chica danesa guarda ciertas similitudes en el retrato de un matrimonio protagonista en el que la esposa sufre en sus carnes los conflictos internos del marido. Y, al igual que la magnífica Felicity Jones de aquella cinta, es Alicia Vikander quien roba la atención en un papel que, de primeras, tenía menos oportunidades de lucimiento que el de su compañero de reparto. La joven actriz inunda de fuerza, humanidad y empatía a su rol de Gerda, al tiempo que logra una maravillosa química con Redmayne que hace que el filme, a pesar de no resultar especialmente arriesgado o audaz en su escritura (todas las escenas se mueven dentro de terrenos convencionales), sea una auténtica doble lección de interpretación, así como una gran historia de amor, valor, coraje y superación. Tal vez, por pudor, La chica danesa se quede un tanto en la superficie de los tormentosos temas que trata, pero no cabe duda de que Hooper ha sabido plasmar con sutileza y elegancia esta inspiradora historia de Lili, auténtica pionera en los años 20 del movimiento transgénero, merecedora de ser conocida por las nuevas generaciones. | ★★★ ½ |


    José Martín León
    © Revista EAM / Madrid


    Ficha técnica
    Reino Unido, Alemania, USA. 2015. Título original: The Danish Girl. Director: Tom Hooper. Guion: Lucinda Coxon (Novela: David Ebershoff). Productores: Tim Bevan, Eric Fellner, Anne Harrison, Tom Hooper, Gail Mutrux. Productoras: Focus Features / Working Title Films. Preestreno: Festival de Venecia 2015. Premios: Sindicato de Actores (SAG): Nom. actor (Redmayne) y actriz sec. (Vikander); Globos de Oro: Nom. a mejor actor (Redmayne), actriz (Vikander) y música; Premios BAFTA: 5 nominaciones, incluyendo Mejor film británico. Fotografía: Danny Cohen. Música: Alexandre Desplat. Vestuario: Paco Delgado. Montaje: Melanie Oliver. Dirección artística: Grant Armstrong, Tom Weaving. Reparto: Eddie Redmayne, Alicia Vikander, Amber Heard, Ben Whishaw, Matthias Schoenaerts.

    Póster: The danish girl
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».
    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».

    Classics

    Trailers

    [12][Trailers][slider3top]