Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    REC 2015 (I) | Críticas: Kalo pothi + El ball del vetlatori + Margarita with a straw

    Kalo pothi

    Viajes estoicos

    Crónica número I del XV Festival Internacional de Cinema de Tarragona.

    Llegó la decimoquinta edición del Festival Internacional de Cinema de Tarragona con una programación que, como cada año, sigue elevando la calidad de las películas exhibidas. Tanto en su impecable selección de óperas primas a competición, como en los debuts que integran las secciones paralelas, la línea de programación del certamen tarraconense mantiene sus dos objetivos esenciales. En primer lugar, llevar a Tarragona las mejores películas de 2015, previamente proyectadas en otros festivales estatales (Son of Saul, Mustang, Bridgend, Victoria); y, por otro lado, su apuesta por un cine de autor al margen del circuito español (Don’t Look at Me That Way, Siembra, As I Open My Eyes). Durante la primera jornada prevaleció una tendencia cinematográfica raramente común en otros certámenes. Los asistentes al REC tuvimos la oportunidad de ver tres películas realizadas por mujeres que dedicaron sus debuts a filmar la intimidad de otras mujeres. Sin embargo, las similitudes entre Mustang (Deniz Gamze Ergüven), Les amigues de l’Àgata (Laia Albart, Alba Cros, Laura Rius, Marta Verheyen) y Margarita with a Straw (Shonali Bose) van más allá de la simple coincidencia anecdótica de ser mujeres filmando a adolescentes. Los tres largometrajes comentados convergen en su aproximación, sutil y pudorosa, de la dimensión menos explorada (y menos accesible) del universo femenino. En esta crónica no reseñaremos Mustang ni Les amigues de l’Àgata puesto que ya fueron comentadas en su momento; pero sí hablaremos de la tercera película citada. Esta historia vitalista sobre el despertar sexual de una chica con parálisis cerebral nos lleva hasta otra tendencia que marcó la jornada inaugural del REC: los viajes estoicos. Sin duda, las fábulas de superación de Kalo Pothi, El ball del vetlatori y Margarita with a Straw fueron las más destacadas del primer día.

    Kalo pothi

    KALO POTHI

    The Black Hen. Min Bahadur Bham, Nepal, Alemania, Suiza, Francia / Competición.

    La película vencedora de la última edición de la Settimana Internazionale de la Crítica del Festival de Venecia –y que se convirtió en el primer film nepalí exhibido en la Historia de la Mostra– fue escogida para inaugurar la competición de óperas primas del Festival de Tarragona. Kalo Pothi (traducido como ‘La gallina negra’) nos sitúa en el corazón rural de Nepal, devastado y empobrecido a causa de una guerra civil que enemistó al ejército oficial con un grupo de guerrilleros afines a las ideologías maoístas, entre 1996 y 2006. El relato (fechado en 2001) arranca con una retransmisión radiofónica de los atentados a las Torres Gemelas de Nueva York. En dicha escena, los campesinos de la pequeña aldea ensayan una danza para futuras ceremonias, haciendo caso omiso al conflicto extranjero. Su reacción ante el affaire estadounidense es un reflejo de su negativa por entender y asimilar su contexto bélico. Un niño sin madre, llamado Prakash, que será abandonado por su hermana cuando ésta se escape para unirse al enemigo, es el encargado de representar la peligrosa indiferencia de todo un pueblo. Mientras él y su mejor amigo, Kiran, se desviven por encontrar una gallina que sustituya a la que perdieron por un mal trato, el horror de la guerra está interfiriendo en sus libertades. Min Bahadur Bham filma los juegos y las artimañas de los chicos con un toque neorrealista, que recuerda al mejor Abbas Kiarostami. Pero el estilo costumbrista no será el único que predomine en la ficción. El realizador novel mezcla la cotidianidad etnográfica con estilizadas escenas ralentizadas. En ellas percibimos los sueños del protagonista, que ponen de manifiesto la pérdida de la inocencia del muchacho como metáfora de la perversión de su país; por ejemplo, el recuerdo de la muerte de su madre o militares interfiriendo en un acto sacro. [85/100]

    El ball del vetlatori

    EL BALL DEL VETLATORI

    Marc Sempere, España / Fuera de Competición (Inauguración Primer Test).

    En 2014 el Festival de Tarragona creó una sección paralela, llamada Primer Test, donde ciertos realizadores noveles tuvieron la oportunidad de mostrar sus proyectos en fase de postproducción ante una audiencia compuesta por programadores, distribuidores y productores veteranos. De este Pitching Forum salieron largometrajes sonados como Game Over (Alba Sotorra) o Muerte en la Alcarria (Fernando Pomares). Asimismo, Marc Sempere fue otro de los cineastas debutantes, asesorados por los profesionales del gremio de la industria de Primer Test. Un año después, su conmovedora película, titulada El ball del vetlatori, ha tenido su premiere oficial días antes de la inauguración de la presente competición de óperas primas del REC; concretamente, ha sido la película encargada de abrir la segunda edición de Primer Test. El ball del vetlatori es una adaptación cinematográfica de uno de los poemas más desgarradores de Vicent Andrés Estellés, “La casa, ara sí”. Dicho texto fue escrito por el literato valenciano en 1956, cuando falleció su hija de cuatro meses. Tanto el filme como el poema declaran que el único lugar aconsejable para resistir el luto es en la propia casa, aunque parezca (y sea) más doloroso que seguir negándolo en el mundo exterior. Curiosamente, se trata de una idea que estuvo presente en la competición de la pasada edición del Festival de Tarragona con el debut de Sergi Pérez, El camí més llarg per tornar a casa. Por otro lado, es interesante comentar que la puesta en escena que Sempere ha propuesto de los versos de Estellés es temática, y no literal. En otras palabras, El ball del vetlatori parte del concepto central del poema, sin recrear todas y cada una de las metáforas del imaginario del poeta; pues el director no necesita abrazar el realismo mágico para serle fiel a Estellés. De este modo, en vez de representar visualmente los gusanos, los pañales putrefactos o los cuerpos en descomposición (que tanto se repiten en la fuente original), el largometraje se centra en el deambular constante –dentro y fuera de la casa– de un hombre, que es incapaz de volver a la rutina tras la pérdida de su hijo. [80/100]

    Margarita with a straw

    MARGARITA WITH A STRAW

    Shonali Bose. India / Fuera de Competición.

    Otra de las pequeñas joyas que se proyectaron durante la jornada de ayer fue la aclamada cinta de la cineasta india Shonali Bose, Margarita with a Straw. Esta multipremiada película (que ha dado la vuelta al mundo en festivales desde su presentación en Busan) es un coming of age de una adolescente con parálisis cerebral. Si bien es cierto que el filme denuncia las opiniones retrógradas contra la sexualidad de los discapacitados como Dora or the Sexual Neuroses of Our Parents, la película india se distancia de la segunda al mostrar el despertar sexual de la joven como un canto a la vida, y no cual acto de rebeldía tras muchos años de represión. La ficción sigue a Laila –interpretada por un soberbia Kalki Koechlin– antes y después de exiliarse de Delhi, para estudiar en una prestigiosa universidad de Nueva York. El choque (casi antitético) entre la cultura india con la americana no será su único rompecabezas. La curiosa Laila tendrá que lidiar con un dilema imprevisto: el descubrimiento de su bisexualidad. [70/100]


    Carlota Moseguí
    © Revista EAM / REC 2015



    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]