Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    IV Mostra de Cinema Italià de Barcelona

    Cloro, de Lamberto Sanfelice

    En los recuentos y estadísticas de cuota de pantalla de las salas de cine, desde el año 2000 solo tres filmes de habla no inglesa han estado dentro de los más vistos. A pesar de la omnipresente producción francesa, el cine europeo goza de escasa popularidad en comparación con la gigantesca industria estadounidense de Hollywood. Es por esto, entre otros motivos, que el Instituto Luce Cinecittà, en colaboración con el Instituto Italiano de Cultura de Barcelona han promovido desde hace algunos años un espacio de difusión de las propuestas más interesantes del cine italiano actual en la Mostra de Cinema Italià, la cual llega a su cuarta edición. Entre el 11 y el 17 de diciembre, se proyectará en los cines Verdi y Verdi Park de manera gratuita y en versión original una cuidada selección de largometrajes y cortometrajes aún inéditos en nuestro país.

    Una de las cuestiones más interesantes de la Mostra es la autoría de las obras presentadas, pues la mayoría de los ocho largometrajes son óperas primas, lo que demuestra una apuesta por la creación emergente, fuera del canon cinematográfico. En palabras de la directora del Instituto Italiano, Roberta Ferrazza, «[…]la Historia del cine es importante, pero también los jóvenes directores, con sus particulares lenguajes y análisis de la problemática contemporánea […] este es un instrumento fundamental para conocer la realidad italiana en sus vertientes social, cultural, política, económica, etc […]». No en vano, Giorgio Cosetti, crítico y director de la sección Venice Days del Festival de Venecia, ha escogido para esta mostra cuatro primeraos largos de cineastas noveles. La película de inauguración será Se dio vuole —que llegará próximamente a salas bajo el título Que sea lo que dios quiera—, también primera incursión en la dirección del guionista Edoardo Falcone. Atención especial merece también el ámbito del cortometraje, tan digno y lleno de calidad como las demás producciones cinematográficas. Dentro de los ocho cortos presentados, se encuentra espacio para lo más nuevo, como E.t.e.r.n.i.t, de Giovanni Aloi o L’errore, de Brando de Sica. La mostra incluirá además las proyección especial de Vergine giurata (Laura Bispuri) —premiada en numerosos festivales, incluidos Tribeca o Karlovy Vary—, así como una retrospectiva póstuma de Mario Monicelli en el centenario de su nacimiento, donde se podrá ver, aparte de Rufufú (1958) o La gran guerra (1959), el documental Monicelli, la versión de Mario.

    Largometrajes

    Arianna, de Carlo Lavagna
    L’attesa, de Piero Messina
    Cloro, de Lamberto Sanfelice
    Mediterranea, de Jonas Carpignano
    Noi e la giulia, de Edoardo Leo
    Non essere cattivo, de Claudio Caligari
    Per amor vostro, de Giuseppe Gaudino
    Viva la sposa, de Ascanio Celestini

    Cortometrajes

    La valigia, de Pier Paolo Paganelli
    E.t.e.r.n.i.t, de Giovanni Aloi
    L’impresa, de Davide Labanti
    Ghigno sardonico, de Fulvio Risuelo
    Due piedi sinistri, de Isabella Salvetti
    L’errore, de Brando de Sica
    The age of rust, de Francesco Aber y Alessandro Mattei
    A tutto tondo, de Andrea Bosca
    Proyecciones especiales
    Se dio vuole, de Edoardo Falcone
    Vergine giurata, de Laura Bispuri

    Homenaje a Mario Monicelli

    Rufufú (1958)
    La gran guerra (1959)
    Monicelli, la versione di Mario, de Mario Canale, Felice Farina, Mario Gianni, Wilma Labate, Annarosa Morri
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]