Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Sundance.
    Cobertura completa de la edición 2018.

    Repetir lo irrepetible.
    «En la playa sola de noche», de Hong Sang-soo.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Crítica | O futebol

    O futebol

    Pasatiempos

    crítica de O futebol (Sergio Oksman, España, 2015).

    Con la excusa de la celebración del Mundial de Fútbol en Brasil, Sergio visita a su padre Simão, a quien lleva más de 20 años sin ver y con quien apenas tiene relación. Con el deporte como telón de fondo (no solo de la cinta, sino de toda una vida), el director brasileño afincado en Madrid Sergio Oksman construye una película de silencios que se llenan esporádicamente por conversaciones futbolísticas, como si este se hubiera inventado para rellenar los vacíos comunicativos entre este padre y su hijo. O Futebol puede parecer un filme hecho para saldar cuentas, una especie de terapia para su propio director. Sin embargo, esquiva esos fines para convertirse mas bien en una reflexión sobre las relaciones paternofiliales y, casi por azar, sobre la despedida, en la que subyacen otros temas como la vuelta a los orígenes y el significado del tiempo. Y en este sentido, O Futebol es una película de encuentros, despedidas y ausencias. Está totalmente atravesada por un sentimiento crepuscular que impregna la textura y el color de sus imágenes. Oksman busca en diversas ocasiones la simetría del plano, como en un intento de ordenar los espacios que poco a poco se van vaciando de gente. Debido a esta puesta en escena austera y sencilla, además de por su corta duración, podría verse O Futebol como una obra demasiado pequeña, pero es en la grandeza de los temas que consigue representar donde se expande y encuentra su verdadera razón de ser: la película contiene vida, respira fotograma a fotograma una realidad que, pese al componente fuertemente personal que atañe al director, es capaz de conectar de una manera veraz, inteligente y sincera. Pese a temáticas y desarrollos totalmente distintos, recuerda a No todo es vigilia, de Hermes Paralluelo, por ese universo íntimo pero universal y evocador que ambas logran construir.

    «El espíritu de O futebol capta el eco de estos pasatiempos en el día a día de las personas que retrata, y cómo ese mismo eco parece ser la única vía de comunicación entre ellos, sus recuerdos más vivos, su memoria colectiva».


    Oksman nos muestra un São Paulo alejado de la típica postal. Justo en el momento en el que el mundo está más pendiente de la instantánea festiva que debe ofrecer una ciudad que aloja un espectáculo de tal envergadura, el director se centra en la cara B de la urbe, en los lugares donde, pese al fútbol, la vida sigue. Y es que cuando el árbitro anuncia el final de los noventa minutos reglamentarios, efectivamente la vida debe seguir. Desde el parabrisas del coche de Simão vemos una ciudad gris que languidece, casi fantasmagórica. A sus habitantes parece que el Mundial les toca solo de un modo tangencial, como una manera más de rellenar las 24 horas que tiene el día. Así, en la cotidianeidad de su existencia y en la hasta cierto punto vacua monotonía de su subsistencia, el fútbol es un simple pasatiempo, ni más ni menos, totalmente inofensivo. La película se aleja de las imágenes de los partidos: en contadas ocasiones se ven por televisión e incluso evita meterse dentro del campo. Al contrario, lo más cerca que están padre e hijo de un terreno de juego es cuando aparcan el coche cerca de uno de los estadios donde juegan dos selecciones y, a través del eco de las reacciones de los aficionados, tratan de identificar si alguno de los dos equipos ha marcado gol. Ese es el espíritu de la cinta: captar el eco de estos pasatiempos en el día a día de las personas que retrata, y cómo ese mismo eco parece ser la única vía de comunicación entre ellos, sus recuerdos más vivos, su memoria colectiva. Y es que parece que, a su entender, la vida es lo que ocurre mientras hablamos de fútbol. | ★★★★ |


    Víctor Blanes Picó
    © Revista EAM / L'Alternativa 2015


    Ficha técnica
    O Futebol. España. 2015. Dirección: Sergio Oksman. Guión: Sergio Oksman, Carlos Muguiro. Producción: DOK Films. Fotografía: André Brandão. Montaje: Sergio Oksman, Carlos Muguiro. Reparto: Simão Oksman, Sergio Oksman, Ailton Braga.

    Póster O futebol
    Godard

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Premios

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Festivales

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]