Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    A cambio de nada, el triunfo de lo profano

    A cambio de nada
    «… A Cambio de Nada funciona y convence en gran medida porque es capaz de recuperar un personaje de gran tradición española y lo adereza con varios elementos castizos. La figura del pícaro, protagonista de toda una corriente literaria, se adapta aquí al siglo XXI. El pícaro del Siglo de Oro de las letras españolas, entendido como personaje que proviene de un estamento social bajo y de familia poco respetable, encuentra su reflejo en la España actual en Darío, un joven de extrarradio marcado por el inminente juicio de divorcio de sus padres. Aun así, sus cualidades no han cambiado: su astucia, desvergüenza e ingenio le hacen sortear todo tipo de tretas y peligros. Además, Daniel Guzmán recupera la figura del fiel escudero en el personaje de Luismi, un compañero que será capaz de seguir ciegamente a su amigo, cual Sancho Panza tras Don Quijote. Este inteligente apunte a los clásicos viene acompañado de algunos toques muy genuinos, como las canciones de Julio Iglesias o el rastro madrileño, que aportan los toques de humor necesarios para desdramatizar la historia y conseguir arrancar alguna risa en el patio de butacas. Porque, al fin y al cabo, esa es el objetivo de Guzmán en su debut: minimizar cualquier rasgo de estilo que pueda aportar subrayados dramáticos para mostrar a unos personajes pegados a una realidad que le es cercana. Queda ahora preguntarse por los siguientes pasos de Guzmán, Herrán y Bachiller. El primero, deseamos que tenga la oportunidad de arriesgar en un segundo largometraje. Los segundos, esperamos que puedan reponerse de unos papeles con un carácter tan marcado como Darío y Luismi. El tiempo dirá».

    Si se trata simplemente de soñar despierto, la imaginación no guarda límites, no entiende de economía ni de emociones tópicas. Es probable que Daniel Guzmán, actor conocido por su participación en el serial de éxito Aquí no hay quién viva, hubiera soñado que su debut se convertiría en una película apreciada por la crítica y el público, que visitaría los mejores festivales del mundo y obtendría todos los premios posibles. También es probable que, tras esas primeras imágenes forzadas en su mente, abriera, una vez más, el guion de su primera película, A cambio de nada, y se sintiera orgulloso que sus miedos, sus ilusiones y experiencias tendrían una extensión más allá de su memoria, en forma de celuloide. Es por ello que A cambio de nada deja a un lado la parafernalia técnico-mediática para contar con sencillez las aventuras y desventuras de un joven de extrarradio. Una mirada tan agridulce como profana que sabe cómo llegar al público sin tener que apelar a la magia. Solo sueños reales.




    Post Patrocinado
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]